Restaurante / 5 de Abril de 2013

resto

Lindo como el otoño

“Jolie”. Avenida de los Incas 3802, Belgrano R. 3534-7295. Cocina de mercado y pastelería de autor. De lunes a domingos de 8 a 24. Reservas, principales tarjetas. Té de las 5 (para 2):
$ 96. Precio promedio (cena): $ 150.

Por

Con la llegada de los primeros fríos, los cafés de Buenos Aires se llenan. Todo invita a sentarse junto a una ventana a mirar caer las hojas, tazón de café con leche en mano. Los viejos cafés del centro, de los que cada vez quedan menos, tienen una mística especial pero, gracias a la moda de recuperar lo típico, en la ciudad han surgido muchos “lugarcitos” ubicados en esquinas en ochava, ex almacenes de barrio, especializados en panificación y pastelería artesanal. Uno de ellos es “Jolie”, en pleno boulevard de Avenida de Los Incas, una zona de grandes árboles, alejada del mundanal ruido de la cuidad.
La ambientación de “Jolie” es un poco fría en su intento minimalista, pero nada que no se solucione con algo sabroso y calentito. Lo ideal es tomarse un rico desayuno, como el desayuno Jolie, con tazón de café o té en hebras, huevo poché y pancito brioche tibio con jamón y queso; o para tomarse un opíparo té de las cinco en punto (¡no hace falta ser puntual!), con torta, budín, cuadrado de manzana, scons, brioches de jamón y queso, tostadas con manteca y mermelada y jugo de naranja. “Jolie” también es una buena opción para el mediodía. Hay buenas ensaladas, como la Campigna, con lomitos de pollo a la mostaza de Dijon, champignones, corazón de alcaucil, rúcula y chips de calabaza, y suculentos sándwiches, como el Lomito con panceta crocante, morrones ahumados y cebolla glaseada en chiabatta crocante con hummus o el bagel de salmón ahumado untado con queso crema especiado, huevos revueltos, cebollín y olivas negras.

En “Jolie”, todos los panes están hechos en casa, elaborados en base a una masa madre por el maestro panadero Patricio González. La pastelería está a cargo de Gimena Lombardo y las opciones son infinitas: alfajores de Nutela (masa de almendras con crema de Nutela), scons de naranja y de queso, whoopies de vainilla con dulce de leche, cheescake de limón y jengibre, y gâteau de Oreo y chocolate blanco, por solo mencionar algunas.
A la hora de los platos más elaborados, “Jolie” no es tan cumplidor. Como dice el conocido dicho popular, el que mucho abarca poco aprieta… A veces hay que focalizar en la propuesta, en este caso lo “simple y casero”, y no aventurarse con una cocina elaborada. Algunas opciones son el medallón de lomo grillado al Malbec (uno de los platos más vistos en los restaurantes del momento) envuelto en panceta con torre de tomates secos, queso azul y acompañado con papas bouchon; el filete de lenguado a la manteca de almendras, puré de coliflor (frío) y espinacas salteadas; y unos correctos sorrentinos de berenjenas ahumadas con queso crema azul y panceta. Los postres, lejos de ser originales, corren con mejor suerte a la hora del sabor: mousse de maracuyá, volcán de chocolate, gâteau de chocolate blanco y cookies, entre otros.
En cualquier momento del día o para un trago al atardecer, “Jolie” no falla. Vea pasar el otoño desde su ventana, al calor de sus panes y tortas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *