Televisión / 22 de abril de 2013

tv

La noche del domingo

“Periodismo para todos” (PPT). Periodístico. Domingos a las 22, por El Trece. Conducción: Jorge Lanata. Con: Nicolás Wiñazki, Luciana Geuna, Mariel Fitz Patrick y otros. Dirección: Luis Barros.

Por

Qué lío armó Lanata. Y un domingo a la noche, con el asado todavía en digestión. Un lío para ser envidiado desde Sofovich a Chiche Gelblung, desde el detective más obsesivo hasta los guionistas de Coppola, Scorsese y De Palma juntos. Por rating, farándula, escándalo, ironía, repercusión, política y mafia, todos los condimentos del show pero con un soporte devastador: la realidad. Que ya probamos puede ser más increíble que la ficción, el humo y las luces de colores.

Porque sabíamos desde el año pasado que “Periodismo para todos (PPT)” era un music hall periodístico. Con un gran conductor y periodista, atacado y discutido desde varios frentes, con hambre de gloria televisiva, con deseos de reinventarse una vez más, cumplidos sus muy caminados 50 años (“Soy periodista desde los catorce”, acota siempre) y con ganas de provocar en el fuego cruzado sabiendo que, tarde o temprano, ser opositor en las coyunturas críticas de la Argentina siempre tendrá espectadores (y esto sin meternos en la transitada discusión cuasi filosófica acerca de si el periodismo será antioficialista o no será nada, con múltiples matices intermedios).

Y el show comenzó, con un Lanata más asentado delante de la cortina roja y frente a la gente (ops, hablando de demagogias, da una cosita incómoda cada vez que la cámara toma las caritas festejantes del público), con su monólogo de apertura pasando revista a la actualidad, con acidez y toques de humor más o menos logrados. El “discurso” era interrumpido por la venta de lo que vendrá. En primer lugar, mucho imitador como para no extrañar el Gran Cuñado de Tinelli (su fantasma pasó corriendo): Mauricio Macri (Diego Scott) y Horacio Rodríguez Larreta (Martín Bilyk); “Timer-Punk”, un canciller muy sacado (a la manera de un personaje de “Titanes en el ring”); “Mahatma Scioli” (una versión zen del gobernador bonaerense); la sección “Desacartonando a Binner”; por supuesto, la Presidenta (Fátima Florez) con programa propio a su medida, “CrisTV”; y un segmento prometedor por novedoso y por el encanto de “la Sueca” Alexandra Larsson que intentará reinsertarse en Estocolmo después de su experiencia en Buenos Aires.

Pero eso apenas fueron avances. Porque lo que siguió, se llevó puesto todo. Ni hace falta contarlo porque apareció en todos lados: “la ruta del dinero K”. Las redes sociales estallaron (en Twitter, el ciclo se convirtió en “Trending Topic” mundial con el hashtag #DineroK), ningún medio dejó de levantar el tema, hubo tela para programas políticos y de chimentos, se presentaron denuncias judiciales y pedidos de informes, no se habló de otra cosa y los círculos oficialistas quedaron atónitos. Para próximas emisiones quedarán las discusiones sobre cámaras ocultas, farandulizaciones varias, precisiones en la investigación y demás deberes. Sin los humoristas y con periodismo, el show arrasó y Lanata lo hizo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *