Restaurantes / 12 de Julio de 2013

resto

El mejor amigo de la mujer

“Compañía de chocolates”. Seguí 3551, Palermo Chico. 4801-1339. Brunch y postres. Lunes a domingos de 7 a 21. Brunch de 11 a 16. Principales tarjetas. Brunch de tres pasos, sábado y domingo:
$ 125 / $ 170 (para compartir).

Por

Son varias las teorías, probadas o no, sobre los efectos del chocolate en el cuerpo y el alma. Dicen que un pedacito justo a tiempo reemplaza al psicoanalista, al sexo y hasta al perro, el mejor amigo del hombre. Antes de destronar a los leales caninos, cabe aclarar que el chocolate es una pasión más femenina que masculina, al menos así lo dictan las estadísticas de “Compañía de chocolates”: de los casi 20.000 amigos de su página de Facebook, el 80% son mujeres. Adictas, devotas, seguidoras de la dulzura en forma de bombones, trufas, conejos, totems incaicos o las clásicas tabletas del mejor chocolate, de distintos sabores y colores.

Hace 8 años que Daniel Uría, “chocolatero”, como a él mismo le gusta definirse, se ganó con su arte el corazón de todas las mujeres. Pero resulta que Daniel también es cocinero y recientemente, en su local de la calle Seguí, empezó a cocinar almuerzos y brunchs, que los fines de semanas se extienden en un menú de tres pasos. Más que un brunch (del inglés “breakfast”, desayuno; más “lunch”, almuerzo) la propuesta de “Compañía de chocolates” ubica cada una de estas comida en uno de sus pasos. El primer paso tiene aires de desayuno: panes con dulces y queso crema o manteca con café orgánico; frutas frescas con yogur y granola; huevos revueltos sobre brioche con salmón gravlax son algunas de las opciones a elegir.

En el segundo paso, empieza el almuerzo: salmón grillado con verdes, risotto o pasta del día, sándwiches y ensaladas, como la de rúcula con avellanas, queso de oveja con láminas de bife de chorizo, Dijon y miel. En el tercer paso, llega el momento más esperado, el postre, donde la estrella del lugar, el amado chocolate, tiene la oportunidad de lucirse. Mousse de chocolate 70% cacao y mandarina cremosa, crumble de chocolate con helado de frutos rojos o la selección de siete helados, otro producto imperdible de “Compañía de chocolates”. Caseros y tan cremosos que casi no parecen fríos, los helados de Uría son tan únicos como sus chocolates. Inolvidable el de chocolate blanco con lima y cereales crocantes, ideal para cualquier momento del día.
La cocina de “Compañía de chocolates” satisface pero no deslumbra. Hay demasiados platos, algunos muy elaborados para el reducido espacio de cocina y el servicio no está aún tan aceitado. La diferencia de calidad entre platos de cocina y postres es muy notoria. Las tortas, mousses y helados son realmente deslumbrantes y es difícil no comparar a la hora de la comida. “Compañía de chocolates” se beneficiaría con una propuesta más sencilla, con menos platos y materias primas más cuidadas; y garantizándose a su vez un mejor tiempo de servicio.

“Compañía de chocolate” es un reducto acogedor. Tiene apenas veinte cubiertos y un gran ventanal, perfecto para ver pasar el invierno con una buena taza de chocolate caliente entre las manos. Si quiere empiece con el brunch pero, sea hombre o mujer, no deje de comerse a “su mejor amigo”. Un buen chocolate nunca defrauda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *