Música / 29 de Noviembre de 2013

Musica

A puro sapucay

Posadas vivió su 44º Festival Nacional de la Música del Litoral y 6º del Mercosur”. Mucho chamamé y géneros y artistas invitados.

Por

Desde el Litoral. Amplia gama de estilos y profesionales de lujo.

★★★★ Como cualquiera de los muchos festivales nacidos en los ’60 como reflejo de Cosquín, el de la música del litoral de Posadas se debate entre sostener su origen o crecer hacia la masividad, entre fomentar los nuevos valores o hacer pie en los consagrados, entre dar crédito a los artistas locales o tener un número significativo de “invitados”. Seguramente es distinto lo que se siente dentro de la propia interna, pero mirado con perspectiva nacional y viendo la intención de hacer trascender este encuentro a todo el país, una mirada más distante nos lleva a decir que el equilibrio logrado en esta última edición ha sido muy bueno.

El escenario, majestuoso en una barranca sobre el río Paraná, con la ciudad paraguaya de Encarnación como fondo, es un marco que sorprende al visitante. Es, sin dudas, un valor agregado de este encuentro que nació en 1963 y que, con algunas interrupciones, acaba de cumplir una muy exitosa 44ª edición. Fueron cuatro jornadas, largas, con muchos artistas por noche y con una paleta muy amplia de estilos, géneros, niveles de profesionalismo y repercusión pública.

Entre lo litoraleño más puro podemos mencionar como destacados a los misioneros Pamela Ayala, Los Núñez –el dúo de guitarra y bandoneón, en lo más alto del podio–, Joselo Schuap, y el dúo Karozo Zuetta-Nerina Bader, o los correntinos Mario Bofill y Los Tupá. Los Mitá pusieron su cuota de humor juvenil apoyado en el chamamé y el chotís tradicionales. El inencasillable Gringo Barreto enfervorizó a la multitud con su set muy efectista. Y fue un lujo la presencia del octogenario Ramón Ayala, no tan interesante como cantor pero un autor de altísimo vuelo.

La presencia del Mercosur fue esta vez relativamente menor. Fue muy buena la actuación de los brasileños Tchê Barbaridade, un muy buen grupo chamamecero/festivo de Porto Alegre. El resto: una presencia paraguaya con el grupo Amalgama y unos cuantos invitados por Schuap para compartir su propuesta de “Cuatro banderas”.

Yendo a lo “foráneo”, Los Huayra trajeron su cuota de noroeste, Hugo Varela puso su humor ya conocido, Jorge Rojas enloqueció a las mujeres en la primera noche y el Chaqueño Palavecino hizo vibrar, literalmente, el anfiteatro en la última con su estilo desbordante. Pero a nuestro juicio, el festival tuvo su pico más alto en la reconcentrada actuación de Pedro Aznar. Actuó solo con sus instrumentos. Pasó por zambas, chacareras, coplas y chamamés. Compartió “El Cosechero” con su autor, Ayala. Y, muy bien recibido por la gente, demostró que también en los encuentros musicales masivos se puede ir por otros carriles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *