Televisión / 21 de febrero de 2014

Televisión

“Avenida Brasil”, a novela maior do mundo

Telenovela. Lunes a viernes a las 16.30, por Telefe. Elenco: Débora Falabella, Cauã Reymond, Murilo Benicio, Adriana Esteves, entre otros. Dirección: Ricardo Waddington.

Por

★★★★★ Quien se anime, que se someta a esta prueba: la de ver por internet el primer capítulo de “Avenida Brasil”, la tira brasileña que desde diciembre emite Telefe por la tarde, ganando esa franja y todas las franjas de la televisión de aire local. Se escuchan apuestas pero si hay sangre en las venas, la historia de Rita y Carminha entrará, sin duda, como piña al medio del estómago. A partir de ahí, solo queda esperar que la venganza tome su forma.

Porque “Avenida Brasil” es una historia de venganza, un melodrama clásico que tensa la cuerda más sensible, la del que regresa a cobrarse el despojo. Por supuesto, hay cátedras –“El Conde de Montecristo”, de Alejandro Dumas– y grandes versiones televisivas –la serie “Revenge”, de Sony– pero siempre habrá una próxima vez. Como la de Rita y Carminha (Débora Falabella y Adriana Esteves). Y no Rita y Jorgito (Cauã Reymond), la pareja amorosa que, esperamos, termine feliz.

pasión y venganza. Debora Falabella y Cauá Reymond, amor con barreras. Y la rubia malvada (ab.), Adriana Esteves.
Pasión y venganza. Debora Falabella y Cauá Reymond, amor con barreras. 

 

 

Porque en el duelo de esas dos mujeres, la heroína y la villana, está el hueso de este dramón que paralizaba cada noche del 2012 a casi 40 millones de brasileños. Para Esteves, su malvada fue consagratoria. Sin su espina, no hay estímulo para la batalla final. Es una mala patológica, que no descansa jamás, obsesiva como la madrastra de Blancanieves, que lucha contra el dolor de su propio pasado pero sin permitirse nunca un asomo de lástima o empatía.

Paralelo a la trama central, se desarrollan otras historias muy jugosas, construidas por el guionista João Emanuel Carneiro (“El color del pecado”, “La favorita”) con la misma definición que los personajes protagónicos.

No hay rellenos ni casualidades caprichosas, cada uno tiene su motor y todos estos destinos terminarán de alguna manera conectados: Monalisa (Heloísa Périssé), la peluquera dueña del mejor método para alisar el cabello, enamorada del futbolista Tifón (Murilo Benicio) y otra desbarrancada por Carminha; o Carlitos (Alexandre Borges), un empresario seductor y bígamo que se enreda también con Alexia (Carolina Ferraz), una mujer rica e independiente cuyo proyecto era conseguir esperma para la maternidad en solitario.

Gran parte del éxito de la tira se debe a que refleja el ascenso de la nueva clase media que creció gracias a los planes de inclusión del ex presidente Lula. Rita (o Nina bajo su otra identidad) recorre el suburbio barrial, el basural más miserable, la clase acomodada en la Argentina (cuando es adoptada por un bodeguero en Mendoza, papel que interpreta Jean Pierre Noher) y los nuevos ricos en Río de Janeiro.

El viaje por los estratos sociales, acompañados por la superproducción habitual y la calidad de imagen de las tiras de Rede Globo, dialoga con esos cambios. En ese paisaje, el hallazgo universal de “Avenida Brasil” fue reinstalar la difícil, casi pesimista, tarea de vencer a los malos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *