Teatro / 21 de febrero de 2014

Teatro

“Red” de John Logan, la médula del arte

Con Julio Chávez y Gerardo Otero. Dirección: Daniel Barone. Paseo La Plaza, Corrientes 1660.

Por

Un festín. Julio Chavez, apoteótico, y Gerardo Otero, a tono con el duelo.

★★★★★ Un hombre sentado en un sillón de madera, no tan cómodo, contempla largamente lo que solo parece ser una enorme superficie de color rojo. Pero él ve ahí mucho más que una tela pintada: ve la grandeza, la ferocidad y el misterio del universo. Es Mark Rothko, un gran artista. Su ayudante, un joven aspirante a pintor que acaba de ser contratado, camina en puntas de pie a su alrededor: se cuida por un lado de los arranques de ira de su maestro, pero escucha con cuidado el fluir al parecer constante de su mente atormentada.

Para quien sigue su pensamiento, toda la historia del arte puede concentrarse en esos dos rectángulos de bordes difusos y colores cada vez más oscuros que caracterizan buena parte de su obra. El joven escucha los planteos de Rothko: hasta qué punto es tarea del contemplador encontrar la belleza, el sentido, el lenguaje de la obra.

El texto de John Logan es de una inteligencia arrolladora: llega hasta la médula del acto de la creación, tal vez la tarea más difícil de poner en palabras, pero también contempla el universo que lo rodea, se desespera ante la frivolidad, confiesa sus propias bajezas y se sumerge, por fin, en el océano de sus miedos. La pieza se concentra en un hecho en particular que, tal como su asistente le señalará oportunamente, va a constituirse en una ineludible contradicción de consecuencias imponderables para el futuro de su carrera.

Él, que lo exige todo del contemplador, debe realizar una serie de cuadros para el lujoso restaurante The Four Seasons del edificio Seagrams de Nueva York. Su ilusión es derrotar la banalidad del consumo con la fuerza del arte: quiere convertir el restaurante en una capilla.

Julio Chávez como Rothko confirma su lugar como uno de los mejores actores argentinos. Se nota que ama a su personaje: se mueve con intensidad, sutileza y humor, sin permitirse el más mínimo desborde. Gerardo Otero es Ken, su joven asistente, quien sorprende con su calidad actoral. En las múltiples facetas que explora esta relación, logra establecer su propia personalidad ante un contendiente del tamaño de Chávez. La dirección de Daniel Barone pone el ritmo y el despliegue necesarios para esta fiesta teatral, con la apropiada escenografía y un perfecto juego de luces.

“Red” es una obra bellísima de este joven autor norteamericano, que no hace más que ganar premios. Es responsable también de historias tan tocantes como la de Martin Scorsese para “La invención de Hugo”, fue el guionista de “Skyfall”, la más reciente película de James Bond, y ya fue contratado para las próximas dos de la serie.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *