Sociedad / 15 de abril de 2014

La vida de la mujer de Mangeri después de Ángeles

Sin casa ni trabajo, cómo vive Diana, la esposa del portero. Visitas a la cárcel.

Por

VIERNES 4, 18 hs. Saettone sale de visitar a Mangeri en el penal de Ezeiza. Esposa incondicional. Dice que él es inocente.

Cuando Jorge Mangeri se autoinculpó en una polémica declaración testimonial que luego sellaría su suerte, la fiscal del caso, María Paula Asaro, le lanzó sorprendida: “¿Pero qué hizo? ¿Y su casa, su trabajo, su mujer?” Tenía sentido lo que decía la fiscal: al atacar a Ángeles Rawson, si es que realmente lo hizo, Mangeri se arriesgaba a perder todo lo que tenía. Hoy, perdió su libertad y su trabajo ya que en el edificio de Ravignani al 2300 ya tiene un reemplazo. Y quien también perdió todo fue su mujer.

El 27 de octubre del 2013, Diana Saettone tuvo su última mañana en el departamento del octavo piso que estaba reservado al encargado y que ella había ocupado junto a su marido durante más de una década. Descongeló la heladera y empacó sus cosas en cajas, acompañada por su sobrino, Lorenzo, que fue algo así como un hijo para ella y Mangeri.

En la cárcel, Mangeri adelgazó varios kilos y se convirtió en el “portero” de su pabellón. La familia de Ángeles no volvió al edificio de la calle Ravignani.

 

Carlos, su papá, enfermo de cáncer en un ojo, la ayudó a mudarse. Saettone volvería al único lugar que le quedaba: la casa familiar en Troncos del Talar, en la zona de Tigre. La administración del edificio, contó ella, había decidido desalojarla. La explicación: la familia Rawson quería volver y convivir con la mujer del posible asesino de su hija era imposible. Diana hizo las valijas, sin discutir demasiado.

Saettone fue una mujer abnegada a través de toda esta secuencia de pequeñas desgracias. Según fuentes en el SUTERH, dejó el edificio de común acuerdo con la administración, y jamás reclamó por escrito por su vivienda o por su cobertura de salud. Tampoco le soltó la mano al esposo que marcó su ruina. Hasta hoy, lo visita cada martes y viernes en el Módulo 1 del penal de Ezeiza. Todavía lo cree inocente.

Soportarlo. En el penal, las mujeres de los otros presos no se la hacen fácil. De vez en cuando la insultan, le recuerdan el crimen del que se acusa a su marido. Ante esto, Diana no se queja. Es una simbiosis lógica. Del otro lado de las rejas, Diana es lo único que el portero tiene. Alguien que conoce bien a ambos afirma: “Mangeri siempre se mostró ante Diana como un gran perejil, y ella compró”.

En el sector H del Módulo 1, Mangeri bajó varios kilos, charla con una psicóloga dos veces por semana y se convirtió en una suerte de mascota para el resto de los presos: compañeros de encierro como Eduardo Vázquez, el sindicalista José Pedraza o un importante narco suelen palmearle la espalda. Cocina, ordena y limpia, con la misma actitud de portero servicial que tenía en Ravignani.

Saettone, una figura fija en los livings de la tevé de la tarde durante la explosión del caso, ya no da entrevistas: se hartó de hacerlo. El nuevo abogado de su marido, el penalista Adrián Tenca, le aconsejó no dar más notas. Todavía sin trabajo, contenta porque sus problemas de salud no recrudecieron, habla en privado de “la batalla” que está por venir.

El juicio oral por la muerte de Ángeles Rawson ya tiene fecha. Para llevarlo a cabo, fue designado por sorteo el TOC 9, a cargo de los jueces Luis García, Fernando Ramón Ramírez y Ana Dieta de Herrero. Se espera una instrucción preliminar para fines de este año, y un comienzo posible del juicio en el 2015.

A Mangeri se lo acusa de abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa agravado y femicidio agravado. Tras 25 cuerpos de expediente y 170 pericias, la fiscal Asaro es tajante: “Lo veo complicado, con condena. Su defensa va a tener que trabajar mucho. Hay pruebas que son contundentes”.

Tal como Saettone, la familia de Ángeles desapareció también de la mirada pública. El shock todavía sigue: la madre de la chica, Maria Elena Aduriz, no pudo volver a trabajar y vive hoy sumida en la depresión. Su marido, Sergio Opatowski, explica: “Recién ahora podemos empezar a elaborar un duelo. A Ravignani no vamos a volver”.

¡Lee la nota completa suscribiéndote online a REVISTA NOTICIAS!

Federico Fahsbender
ffahsbender@perfil.com

 

24 comentarios de “La vida de la mujer de Mangeri después de Ángeles”

  1. mangeri,chivo expiatorio,acusado por portaciòn de cara,¿a quièn le vendrìa bien acusar a èste hombre? a la familia de la vìctima!!!obvio!!!…familia extraña,no?ni una làgrima cuando muriò la niña!!!…¿vieron entrar a la niña al edificio,segùn las càmaras de video?no!!!entonces,,,¿còmo mangeri pudo ser culpable?….hay un inocente preso,y es mangeri…..!!!

    1. olga , escuchaste a los abogados decir , que fue otra persona , jamas lo unico que ,que el precedimiento fue mal hecho .

  2. se acuerdan de la pelicula de bruce willis, y tom hank ” la hoguera de las vanidades” habla que un rico que mete la pata sobre la muerte accidental de un joven negro….. este caso me hace acordar a esa pelicula en varios tintes que tiene…

  3. Nunca debió exponerse en los medios como lo hizo, ni ella ni su familia. Si fue asesino o encubridor se verá en el juicio.

  4. Averiguen porque CLARIN cambio la tapa del 14 de Junio del 2013. La original decia “…El hermanastro se quebro y confeso el crimen, complicando a su padre y al portero”…La fiscal Asaro sabe que Mangeri NO ES EL CRIMINAL, sino un participe necesario. El verdadero criminal esta suelto. Esta es la Justicia que tenemos en el Pais. SuperBerni tambien sabe la
    verdad. La gente compro la version televisiva de C5N, Doman, Mauro Viale y todas esas alimañas. Mangeri no es un santo pero tampoco asesino. Que digan como hicieron para sacar el cuerpo sin que nadie notara nada. Que digan DONDE la mataron. El dia que se sepa la
    verdad muchos se van a querer morir.

  5. Que caradura el que habla de inocencia de este chacal. La vida de la dulce Angeles es irrecuperable y lo unico que queda es que esta basura se pudra en la carcel. Espero lo envien a otra carcel en donde le hagan padecer el calvario que hizo sufrir a la nena.

  6. LA QUE OPINA QUE EL PORTERO ES UN PEREGIL. QUE LO DEMUESTRE.POR LO PRONTO Y CONTUNDENTE.LA CAUSA TIENE ADN,LESIONES PARAGENITAL .LOS ARAÑAZOS DEL AUTOR DEL CRIMEN.EL PORTERO PERPETUA.!!!

  7. no cabe la menor duda que Mangeri es culpable,a esta altura con tantas pruebas,su esposa sabe la verdad,que trató de engañarnos,gritando a los cuatro vientos su inocencia,que ya nadie cree..Lo mejor que pudieron hacer,es desaparecer de los medios.

      1. Guido: Me extraña que hagas un comentario de ese tenor…no se trata de calentarse con una pendex y andar violando y asesinando. No seamos tontos, ni ignorantes…

    1. MANGERI NO FUE.PERO SI SABE QUIEN LO HIZO.YO TAMBIEN ESPERO QUE MANGERI DIGA TODA LA VERDAD EN EL JUICIO,A PESAR DE LAS AMENAZAS QUE DEBE RECIBIR, EL VERDADERO ASESINO TIENE QUE PAGAR POR LO QUE LE HIZO A LA POBRECITA ANGELES.

  8. Me acuerdo del raid televisivo de esta gente, ella, la sobrina, hartantes!!!! defendiendo a este asesino, tratando de embarullar a la opinión pública, el tiempo pasó, el tipo sigue preso, va a juicio y la pobre niña muerta! Dios te tenga un su santa Gloria, dulce Angeles! mis condolencias a tu familia!

  9. como tenia que ser siempre,estas personas no tenían que vivir en ese edificio,ni en ningún planeta.por el horrendo crimen de esa pequeña.Sin discriminar a nadie.como explica los veintiséis arañazos en el cuerpo ADN .irrefutable a la hora de la ciencia.falta un detalle quienes fueron los cómplices de su familia encubridora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *