Teatro / 16 de abril de 2014

TEATRO

“Dos pícaros sinvergüenzas”, brillante entretenimiento

Libro y música de Jeffrey Lane y David Yazbek. Con Guillermo Francella, Adrian Suar y elenco. Dirección: Marcos Carnevale. Metropolitan Citi, Corrientes 1530.

Por

hay química. Adrián Suar y Guillermo Francella, un dúo desopilante y con el mismo timing. Para ver en familia.

★★★★ El prestigioso crítico teatral Ernesto Schoo decía que había actores con un poder de convocatoria tan grande, que podían sentarse a leer la guía telefónica y el público acudiría a verlos y aplaudirlos sin reservas. Lejos de ser una ironía, ejemplifica cómo unos pocos y carismáticos intérpretes consiguen la adhesión inmediata del público, ya sea en el teatro, la televisión o el cine.

 

Guillermo Francella y Adrián Suar están entre ellos. Ambos supieron generar el cariño de la audiencia y les sobra oficio para componer de forma brillante sus habituales personajes de comedia. Bienvenida entonces la nueva reunión teatral de esta dupla, que ofrece al espectador un entretenimiento visualmente refinado (la escenografía de Alberto Negrín es espléndida) y la garantía de reír a mandíbula batiente.

Dos-pícaros-sinvergüenzas-Adrián-Suar,-Guillermo-Francella-y-Melania-Lenoir-2

 

El origen de esta obra está en la película “Bedtime Story” (1964), protagonizada por David Niven y Marlon Brando. Luego vino la remake, “Dirty Rotten Scoundrels” (1988), interpretada por Michael Caine y Steve Martin (en Latinoamérica se tituló “Dos pícaros seductores”) y, más tarde, en el 2005, fue adaptada para el musical homónimo de Broadway.

Finalmente, este año, inició su primera temporada en el West End londinense.
La trama muestra el lujoso estilo de vida del maduro Lawrence Williams (Francella), hábil estafador de mujeres millonarias, a quienes engaña con sensibleras historias y artimañas para que le donen cuantiosas sumas de dinero.

Cuenta a su favor con la complicidad de André (Pablo Codevilla) el jefe de policía local. Pero de pronto, a la elegante ciudad costera del Sur de Francia, Beaumont sur Mer, llega otro embaucador, el joven Freddy Benson (Suar) simpático aunque con poco vuelo. Tras el fallido intento del veterano por deshacerse del novato, la dupla decide unirse e intercambiar estrategias. El objetivo es desplumar a las aburridas y enamoradizas señoras ricas, dispuestas a creer en disparatadas excusas donde abundan fines filantrópicos o parientes enfermos de gravedad.

De todos modos, la sociedad no es fácil: Lawrence es poco generoso con Freddy y este no se resigna a recibir sólo experiencia o conocimientos como única compensación. La forzada armonía es amenazada con la aparición de la sensual Srta. Skip (Gimena Accardi), “Reina del jabón” y rica heredera norteamericana, que plantea un tentador desafío para ambos. Es hilarante la lograda escena entre el supuesto médico alemán y el militar estadounidense en silla de ruedas.

El director Marcos Carnevale sabe mover los hilos del género y se apoya en la química y las chispas de comicidad que provoca el cruce de sus protagonistas. Accardi aporta frescura y sugestión, Codevilla su intacta experiencia histriónica y el resto del elenco, rostros conocidos a través del teatro musical, en breves roles, los secundan con versatilidad. Ideal para disfrutar en familia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *