Danza / 2 de Julio de 2014

DANZA

Iñaki, de mendigo a millonario

“Dios se lo pague”. Ballet interpretado por la compañía ‘Danza por la inclusión’. Bailarina invitada: Gabriela Alberti. Director general artístico: Iñaki Urlezaga Orquesta Sinfónica de Buenos Aires. Director: Luis Gorelik. Teatro Coliseo.

Por

★★★ Prosiguiendo con el proyecto impulsado por el bailarín Iñaki Urlezaga y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se puso en escena en el Teatro Coliseo ‘Dios se lo pague’, basado en la antológica película de Luis César Amadori.

Es interesante que Urlezaga haya elegido un tema familiar al público nacional, evitando repetirse con historias ya trabajadas por coreógrafos internacionales. La traducción del relato que aquí hace el bailarín es por lo general acertada, con algunos pocos momentos confusos, como la concreción de la venganza de Mario Álvarez contra Richardson. La coreografía de Urlezaga resalta las escenas grupales, donde los jovencísimos bailarines de ‘Danza por la inclusión’ resuelven con justeza las dificultades, incluyendo temerarios ‘portés’. Imposible juzgar la parte escenográfica y lumínica, que no llegó a completarse para el día anunciado para el estreno.

Gabriela Alberti, primera bailarina del Colón, fue una invitada solvente tanto técnica como actoralmente, en un papel que destaca su personalidad delicada y segura a la vez. Iñaki Urlezaga como Mario Álvarez enfatizó más su faceta dramática, y fue un muy buen ‘partenaire’ para Alberti. Toni Padrón fue un brillante ‘croupier’, y muy adecuado el cuerpo orquestal.
Bellísimo el vestuario de Verónica De la Canal, 350 piezas confeccionadas por tres cooperativas. Esta meritoria puesta es el segundo escalón en la promisoria compañía ‘Danza por la inclusión’.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *