Sociedad / 27 de Octubre de 2014

El nuevo Código Procesal Penal: las críticas

La fiscal general Mónica Cuñarro objeta y discute los puntos más calientes.

Por

Mónica Cuñarro, fiscal general.

La cadena nacional de CFK el martes 21 en donde anunció el envío al Congreso del nuevo Código Procesal Penal generó una cierta tensión entre los fiscales alrededor del país. El Código promete desde sus bases cambiar la forma en que se investiga el delito en el país. La fiscal general Mónica Cuñarro, licenciada en administración de Justicia, tiene una larga experiencia en combatir el narcotráfico y delitos complejos, con causas libradas contra integrantes de la barra brava de Boca, entre otras. Para ella, no todo es tan sencillo. Éstos son sus argumentos.

NOTICIAS: El principal punto en la reforma del Código es el paso a un sistema acusatorio, en donde el fiscal acusa y el juez decide. ¿Está de acuerdo?

Mónica Cuñarro: Sí, claro que lo estoy. Pero si no se quiere que el anteproyecto fracase debe ser algo integral, es decir, tiene que estar acompañado de una ley de implementación que sea seria, detallada y tiene que estar acompañado también de una reforma de la ley orgánica del Ministerio Público que garantice tanto un sistema judicial y fiscal más horizontal, más democrático, que impida que se digiten causas, que se digiten fiscales, que se respeten las competencias, las jurisdicciones, que se recorten los recursos para evitar chicanas y apelaciones innecesarias y que los fiscales que acusan sean los que hagan el debate, que no haya instrucciones particulares, que haya más fiscales, jueces y defensores de acuerdo a la cantidad de litigios y no porque lo pida el gobernador de turno. Por otra parte, se necesita una gran transferencia de recursos y presupuesto por parte del poder judicial al Ministerio pùblico fiscal , que permita que se crucen datos sobre causas, personas, hechos. Estas dos leyes deben ser remitidas en conjunto, porque sino es como que te den la carcaza de un auto pero sin motor y sin nafta.

El tope tres meses hasta un año para una investigación preliminar da la impresión de mayor celeridad judicial. Pero no parece un plazo realista, mucho menos para causas complejas.

Cuñarro: La celeridad no es igual a eficiencia. Por ejemplo, tres meses para investigar una causa compleja como las de corrupciòn de funcionarios públicos o privados, narcotráfico, trata de personas, pirateria del asfalto, grandes evasiones, o estafas complejas, o mafias como la china, o disputas territoriales por narcotráfico, o corrupción policial o barras bravas es algo exiguo. Es igual a impunidad.

Hay una percepción generalizada de que este nuevo Código puede reducir la inseguridad, o que es la expresión de una política sobre lo criminal más endurecida del kirchnerismo.

Cuñarro: A la gente de a pie no le va a servir de nada,para evitar la inseguridad. El problema delictivo de la inseguridad no se arregla con una reforma procesal o penal. Eso es un tema de política criminal y la política criminal la fijan los poderes ejecutivos provinciales y nacionales, no el poder judicial. Los fiscales actúan cuando ya se cometió el hecho y les llegan aquellos que seleccionan las fuerzas policiales provinciales o nacionales. Por ejemplo: Santa Fe tiene un código acusatorio bastante parecido al del anteproyecto que se eleva. Sin embargo, es la región con mayor tasa de homicidios, y es una de las zonas más sensibles al narcotráfico, con una fuerza policial corrupta, con entramados con el poder político y judicial. Las tasas de procesados son elevadas. En la provincia de Buenos Aires, vemos que el sistema fracasó. Hay una altísima tasa de procesados, baja tasa de condenas firmes, causas interminables. Los juicios abreviados y las probation casi se han transformado en un delivery del anti juicio. El sistema de los fiscales claramente no es independiente, les quitan las causas, se las dan, el fiscal de cámara hace lo que quiere, se dan instrucciones particulares. Los casos de Candela Rodríguez y de Luciano Arruga son una clara muestra de cómo funciona el sistema acusatorio con jueces y fiscales que tienen leyes que son verticales y no horizontales. Tucumán es otro ejemplo, tiene un sistema acusatorio bastante parecido al del anteproyecto. El caso Marita Verón es un claro ejemplo no solo de una causa interminable, sino de un sistema que muestra poca independencia de jueces y fiscales. ¿Cuántos casos conoce de investigaciones sobre corrupción política y privada, en concejales, diputados, gobernadores en las dos provincias? Ninguna, ¿no? ¿Y eso, qué le dice?

La cuestión presupuestaria, de recursos periciales para poder investigar delitos, es otra preocupación de muchos fiscales. Son sus herramientas de trabajo.

Cuñarro: El Poder Judicial, cuando se sancionó la ley de Ministerio Público actual que garantiza independencia interna y externa, se comportó institucionalmente como un ex marido que oculta el patrimonio ganancial y no le transfirió lo que le correspondía al Ministerio Público, quiero ver si ahora harán lo mismo, si la ley que mandan les exige dicha transferencia de recursos a la Corte. Eso es una decisión política central. Si no hay leyes de transferencia de recursos y sistemas horizontales de justicia y de fiscales, fuertes, con fiscales como los italianos, será un fracaso. Si no hay ley de reforma de las policias y una ley de reforma del sistema penitenciario, es poco el cambio. El sistema se saturará de procesados rapidamente, la inseguridad o el delito no terminará ni bajará como no bajo con la ley Blumberg, en los delitos complejos el plazo exiguo casi garantiza impunidad. Por eso, las reformas deben ser discutidas punto por punto. No deben ser discutidas punto por punto. Una reforma debe sobrepasar a los gobiernos de turno .

 

Comentarios de “El nuevo Código Procesal Penal: las críticas”

  1. Muy buena nota. Espero que la mayoria automática , la de la obediencia debida, que está muy apurada por aprobar sin discutir, tenga aqui la oportunidad de rescatar algo de la dignidad perdida, legislando para el futuro y no para la coyuntura partidista y/o electoral con el lamentable oportunismo de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *