Empresas / 22 de noviembre de 2014

AIR FRANCE

De primera clase

La aerolínea francesa presentó su nuevo hábitat en el aire. El negocio del bajo costo.

Por

Con una moderna muestra denominada “Air France, France is in the air”, inaugurada a mediados de septiembre por el CEO de Air France–KLM, Frédéric Gagey, la aerolínea francesa presentó las nuevas cabinas Economy y Premium Economy, Business y La Première, que demandaron una inversión de 500 millones de euros y que llegarán a nuestro país a fines del año que viene.

“Hemos trabajado en profundidad sobre la calidad de nuestra oferta, con una sola obsesión, nuestros clientes. Y vamos a seguir haciéndolo”, aseguró en la presentación parisina Patrick Alexandre, vicepresidente Comercial, y uno de los hombres fuertes de la compañía que forma parte de la alianza de líneas aéreas SkyTeam, que también integra la estatal Aerolíneas Argentinas.

Las primeras rutas que contarán con las nuevas comodidades serán instaladas progresivamente en más de 40 Boeing 777. Shangai y Nueva York, dos de los destinos más fuertes de la compañía francesa, estarán entre las primeras ciudades que fueron anfitrionas de la muestra en mayo y junio. En total, la empresa renovará su flota con 76 nuevas primera clase, denominadas “La Première suites”; 2.102 clase Business; más de 1.100 Premium Economy y alrededor de 10.000 Economy.

Si bien los remozados aviones recién llegarán el año que viene, la empresa no descuida el mercado regional. “El mercado latinoamericano y el argentino son muy importantes, hemos invertido mucho en el 2013 y abierto nuevas rutas, empezando por Panamá y también en Uruguay. Es un mercado que nos representa un 15% del total, y solo la ruta Buenos Aires-Montevideo abarca un 4%. Estamos también ahora desarrollando en Brasilia. Las cabinas van a empezar a llegar primero allí y después a Buenos Aires, a fines de 2015, principios del 2016”, explica a NOTICIAS Zoran Jelkic, director general del Área del Caribe, Océano Índico y América Latina de Air France. En la actualidad, y a pesar de las restricciones cambiarias, la compañía conserva siete frecuencias semanales entre París y Buenos Aires.

La vedette de la muestra fue, sin duda, la nueva y exclusiva primera clase, una especie de suite privada en el aire: una combinación de confort y refinación en un sillón que se convierte en cama de poco más de dos metros de largo, con pantalla táctil y todos los lujos, con los que la compañía sale a competir al mercado con las aerolíneas más selectas del mundo. Pero volar como si uno estuviera en una habitación de hotel tiene su precio: hoy un pasaje entre París y Nueva York en “La Première” oscila ronda los 6.100 euros.

En paralelo con la incorporación de las nuevas cabinas,  la compañía también intenta de a poco hacer pie en el mercado de las aerolíneas de bajo costo, un fenómeno ampliamente expandido en Europa: todas buscan hacerle frente a los números deficitarios. British Airways y Lufthansa, dos gigantes de la aviación aerocomercial, por citar un ejemplo, migraron parte de sus negocios en ese rumbo. Air France no será la excepción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *