Costumbres / 12 de enero de 2015

TENDENCIAS

La conexión fashionista

Nacieron las redes sociales para fanáticas de la moda. El objetivo es seguir a las “it girls” y, en el mejor de los casos, convertirse en una.

Por

LOCAS POR LA MODA. Antonia Bulnes, Pilar Matte y Josefina Pooley son las creadoras de la red social Cranberry Chic. Nació en 2013 en Chile y ahora desembarca en el país.

El fashionismo es una forma de vida. Y, gracias a internet, creció tanto en los últimos años que hoy las adictas a la moda son una tribu de millones de miembros. Una de las escenas clásicas de la pasión fashionista, que la web potenció al infinito, es la de espiar y luego copiar “looks” de otras mujeres. Celebrities o gente común, todos pueden tener una prenda o un estilo susceptible de inspirarnos. Las “it” girls –las chicas que siempre saben qué ponerse en cada momento, también llamadas “trendsetters” o creadoras de tendencias– son las estrellas de este mundo hecho de marcas, íconos y objetos de deseo.
Y, tarde o temprano tenía que suceder: ya se crearon redes sociales sólo para fashionistas que permiten estar en contacto permanente con aquellas mujeres que pretendemos imitar. Muchas de estas redes prestan también el servicio de ayudarnos a adquirir los productos que queremos.
A continuación y en detalle, una guía rápida para encontrar fashionistas en la web.
Ser líder de estilo. La que más exactamente cumple el objetivo de identificar qué lleva puesto alguien y “copiárselo” es Cranberry Chic, una red social creada en Chile en 2013 y que acaba de desembarcar en el país. Permite compartir, encontrar y comprar online prendas, inspirándose en otras usuarias. ¿Cómo funciona? Se pueden compartir imágenes de moda en dos álbumes: “Mis Looks” (donde se suben fotos de lo que una usa) o “Coolhunting” (fotos de personas inspiradoras o prendas que se ven en la calle o en la web). También se puede usar solo como espacio en el que ver lo que otros suben, a partir de agregar contactos de amigos, conocidos o cualquier perfil que resulte atractivo. Pero lo más interesante es justamente la posibilidad de comprar las prendas que gustan en una determinada foto. Dado que las usuarias etiquetan la marca, Cranberry Chic puede establecer el link al sitio de e-commerce correspondiente y ¡voilà!, hecho el contacto para el romance.
Compartir el placard. Pero a veces para hacer lugar a lo nuevo hay que deshacerse de lo viejo. Y si está en buenas condiciones y para otro puede ser justo lo que buscaba, ¿qué mejor que vender? Esa es la premisa con la que nació en febrero pasado “Renová tu vestidor”, la página creada por Cecilia Membrado en la que una comunidad de mujeres abre sus placards para compartir, comprar y vender. Tras años de experiencia liderando áreas comerciales de empresas como Nike, Rapsodia y Falabella, Membrado creó un emprendimiento en el que más de 25.000 usuarias acceden a diario, con 18.000 productos únicos a la venta. Y todo comenzó con una feria entre amigas, para vender aquello que no usaban y hacerle espacio a la ropa de su marido, estando recién casada: “¡esa feria fue un éxito! No solo compraban mucho sino que también muchas querían dar su ropa para vender. Me di cuenta de que existía la oportunidad de hacer algo importante”, cuenta.
Suerte de Mercado Libre de la moda pero con un perfil mucho más canchero, en el que permite que cada vendedora complete su perfil contando sobre sus marcas preferidas y estilo de vida, “Renová tu vestidor” también apunta a que cada una se diferencie y posicione según su look y gusto. “Cada vez nos dejamos influir más por personas o perfiles ‘trendy’ de chicas comunes que vemos caminando por la calle”, apuntan. Así, el vestidor de los sueños no solo es el de ‘it girls’ como Alexa Chung u Olivia Palermo (o ejemplos locales como Calu Rivero y Lucía Celasco), sino que también puede estar a un click de distancia, en usuarias superchic a las que solo les falta ser descubiertas.
Difusor de tiendas. El capricho de un vestido amarillo fue el disparador de Cynthia De Brito para crear, junto a su marido y una socia más, “Todas Tus Tiendas”, una página y ahora también una app en la que buscar prendas. “Estábamos viviendo en San Francisco por el trabajo de mi marido, y queriendo conocer el diseño de autor de allá, empecé a buscar por Internet, con mi vestido amarillo en mente. Lo encontré en varias marcas y páginas, pero pensé ‘qué bueno sería que hubiera una sola que las uniera a todas’”, relata. Del pensamiento a la acción no pasó mucho, y apenas volvieron al país crearon el emprendimiento.
Se trata de un sitio que funciona como guía de tiendas, sin posibilidad de e-commerce sino oficiando como difusor de las propuestas de los locales presentados. “Somos como un mix entre el online y el offline”, apunta Cynthia. Su diferencial, además, está en la elección de esos negocios. Lejos de las grandes marcas –aunque no las descartan a futuro–, “Todas Tus Tiendas” propone diseño de autor, showrooms y locales más boutique, algunos que resultan hallazgos incluso para las más conocedoras. Para marzo, planean además permitir la reserva de la prenda en el negocio vía la app.
Con 60.000 búsquedas por mes, este es otro emprendimiento que se demuestra redituable. En un contexto de inflación donde el rubro de la indumentaria es uno de los más castigados, estas nuevas propuestas tienen todas las de ganar: ofrecen opciones económicas, permiten bucear por todas las propuestas sin salir de casa y generan inspiración para el eterno “¿qué me pongo?” en segundos. Y además, suman el bonus perfecto de poder convertirte en la próxima ‘it girl’ a admirar y copiar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *