Economía, Sitios Externos / 13 de febrero de 2015

El dólar barato

El tipo de cambio se apreció 5% respecto a fines del 2013.

El ruido político generado durante las últimas semanas no tuvo, por el momento, un impacto relevante en lo económico, habiéndose registrado sólo movimientos marginales tanto en el riesgo país como en las cotizaciones alternativas del dólar. En este contexto, el Banco Central comenzó una leve aceleración al ritmo de devaluación del peso, después de haber mantenido el tipo de cambio oficial virtualmente congelado durante diciembre. Sin embargo, puesta en perspectiva, la devaluación sigue siendo muy moderada (1%) y compatible con la estrategia oficial de utilizar al tipo de cambio como un “ancla” antiinflacionaria, la cual busca recomponer el poder de compra de los salarios y apuntalar el consumo de cara a las elecciones. El costo de esta estrategia es una mayor apreciación del El costo de esta estrategia es una mayor apreciación del peso en términos reales, situación que se ve agravada por la fortaleza del dólar a nivel global. peso en términos reales, situación que se ve agravada por la fortaleza del dólar a nivel global. El tipo de cambio real bilateral se encuentra hoy un 5% más apreciado que en diciembre de 2013 y un 7% más que en diciembre del 2001: se ha diluido la ganancia de competitividad cambiaria de princios del año pasado. Paralelamente, medido contra la canasta de monedas de nuestros principales socios comerciales, el tipo de cambio real se apreció un 11% desde fines del 2013 y el bilateral contra el euro lo hizo en un 24%, alcanzando su nivel más bajo en 13 años.
Límites. Esa dinámica perjudica a las firmas exportadoras y, sobre todo, a las economías regionales, poniéndole un techo a la potencial recuperación económica. Esta evolución, a su vez, resulta particularmente negativa en presencia de un fuerte y creciente desequilibrio fiscal, que actúa como un claro factor desestabilizador de dicha estrategia. En un escenario de relativa estabilidad cambiaria, el Central también ha venido impulsando una incipiente baja en las tasas de interés, jugando a dos puntas: apurar la absorción de pesos y abaratar el crédito. Estos primeros movimientos podrían ser el comienzo de un ciclo bajista de tasas, los bancos participaron activamente en las últimas licitaciones de Letras que realiza semanalmente la autoridad monetaria, lo que le permitió al BCRA reabsorber casi la mitad de la expansión de pesos de diciembre por motivos fiscales. El Central redujo las tasas “cortas”, las cuales actúan como referencia para las tasas reguladas de los depósitos a plazo y los préstamos. Pese a que esta movida podría ayudar a consolidar el repunte que viene mostrando el crédito, por el momento es extremadamente leve (-0,3%) y se da en paralelo con una importante contracción monetaria. Para contribuir a la recuperación económica, el Central mostró una mayor flexibilidad con una caída cercana a US$ 150 millones que registraron las reservas en enero, después de haber acumulado un incremento de US$ 2.500 millones en diciembre y casi US$ 3.600 millones en el cuarto trimestre, gracias a la firma del “swap” de monedas con China.

 

Comentarios de “El dólar barato”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *