Editorial, Sitios Externos / 7 de marzo de 2015

Inundados e ignorados

Cuando la atención no está puesta en lo prioritario.

La Presidenta no tiene la culpa. La oposición, tampoco. La prensa oficial, menos, al igual que la prensa opositora. Y los poderes Legislativo y Judicial no pueden hacer milagros. Obvio. Es una catástrofe ambiental, la furia de la naturaleza, como poetizan algunos titulares. ¿Pero de qué puede servirle este frío y lógico descargo a los miles y miles de damnificados por esta tragedia?

Las cifras son demasiado elocuentes. Ya son más de cuatro mil los evacuados en las 6 provincias afectadas: Córdoba y Santa Fe –el núcleo del desastre–, San Luis, Santiago del Estero, Catamarca y Tucumán. Los muertos ya superaron la docena. Sólo en Córdoba, las pérdidas causadas por las inundaciones se estiman en mil millones de pesos, según calculó el gobierno provincial. Y de esa pérdida, apenas la mitad podría ser recuperada a través de un crédito específico del tesoro nacional. La magnitud del drama puede resumirse en una ecuación pluvial: durante el último mes, ya llovió todo lo que estaba pronosticado para la primera mitad del 2015. Por eso, el gobernador José Manuel De la Sota salió a aclarar que se vive “la peor catástrofe climática de los últimos 50 años”.

Y siempre que la sociedad se encuentra ante una crisis humanitaria excepcional, surge lo peor y lo mejor de quienes la integran. Entre lo mejor están las reacciones solidarias. Entre lo peor, los robos y saqueos de casas y comercios.

Pero lo que definitivamente no está presente es la atención prioritaria y de emergencia nacional tanto de las autoridades como de los actores que conforman la opinión pública. Se entiende: hay un fiscal muerto, una campaña presidencial enrarecida y un modelo económico deshilachado. La atención está en otro lado, lamentablemente. Por eso no es tan “cómodo” vivir en un país así.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *