Arte / 4 de Junio de 2015

Mi amor por lo tonto y lo pobre

Muestra dedicada a “Marcelo Pombo”. Colección Fortabat. Olga Cossettini 141. Puerto Madero. Martes a domingos de 12 a 20. Entrada $ 60, descuentos; $ 30 los miércoles.

Por

marcelo pombo
PRECISIÓN Y PRECIOSISMO. Se ve en la obra “Bodhisatva joven y náufrago” (2006), del artista Marcelo Pombo.

Un recorrido por “Marcelo Pombo, un artista del pueblo”, en Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, confirman que el título “Mi amor por lo tonto y lo pobre” del capítulo dedicado a Pombo en “El ojo del que mira. Artistas de los noventa” (Fundación Proa, 1998), sigue siendo acertado. Entonces, quien esto escribe sostenía: “Seductora y de una ficticia claridad, su obra, honesta y autorreferencial, parece anunciar estrechos contenidos, que en verdad son múltiples, y prometer contradictorios significados, que se transforman con la mirada”.
La curadora Inés Katzenstein organizó las más de 100 pinturas, dibujos, objetos, collage en siete núcleos. Detrás de la incorporación en su obra de decenas de elementos triviales sacados de contexto, Marcelo Pombo (Buenos Aires, 1959) aparece entreteniéndose con las manualidades, pero se hace cargo de la época y del lugar. Sus años como maestro de niños especiales en zonas carenciadas es central, en el sentido de reivindicar como noble lo que la sociedad por lo general no se detiene a mirar, por pequeño e inútil, por “tonto y pobre”.
Ni irónica ni cuestionadora del gusto ajeno, su obra es ingeniosamente decorativa y está profundamente enraizada en los asuntos que le importan. Aportan referencias que remiten a la sexualidad, la disparidad y exclusión social.
Con catálogo y obras de artistas invitados que participaron de sus mismos intereses: Omar Schiliro, Fernanda Laguna, Alfredo Londaibere, Pablo Suárez, y otros. Al 16/8; visitas guiadas de martes a domingos a las 17.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *