Economía / 28 de Julio de 2015

Qué pasará con el dólar blue

Exceso de pesos y caída en las exportaciones.

Por

OPERATIVO EN LA CITY. La AFIP intensifica los controles sobre el dólar paralelo.

La reciente estabilidad financiera es sólo una escena de una larga película de inestabilidad y falta de crecimiento económico. Difícilmente dure porque responde a medidas aisladas que terminan agotándose, y no se toman medidas económicas para mejorar los problemas de fondo detrás del dólar paralelo y su brecha; no se mejora genuinamente la relación entre los flujos y stocks de dólares y pesos. El gobierno está haciendo lo opuesto a lo que se necesita para mantener el dólar blue contenido y la brecha estable en torno al 38%/40%. El déficit fiscal pasará de 4,8% del PBI del 2014 a 6,9% este año y el Banco Central emitirá 192.000 millones de pesos (piso) para financiar al Tesoro. Cada vez habrá más pesos en la economía. La base monetaria crece al 35% cuando el PBI nominal aumenta el 28%. Sin embargo, cada vez hay menos dólares; el superávit comercial, único proveedor genuino, caería de 6.500 millones el año pasado a 4.500 en el 2015. Paralelamente, el déficit de cuenta corriente aumentaría de 2.350 a 9.550 millones de dólares.
Volatilidad a fin de año. La brecha cambiaria fluctuaría en torno al 40% y el 65%, inclusive podría presentar valores más elevados. Sin embargo, esa volatilidad tampoco implicaría una “explosión” financiera de aquí a diciembre. El gobierno usará todos los instrumentos a su disposición para evitar que el dólar blue y la brecha se disparen. O sea, hay que esperar más cepo, más trabas a las importaciones, más maquillaje de reservas y endeudamiento. Probablemente se siga vendiendo más dólar ahorro, intentando estimular la oferta de divisas en el mercado paralelo para bajar el blue y la brecha. Aunque si hay una caída de la demanda de dinero y la gente empieza a querer menos pesos y más dólares, la venta de dólar ahorro puede perder eficacia.
El camino hacia diciembre no será lineal sino con subas y bajas. La tendencia del dólar blue y su brecha será alcista, porque dependerá de los fundamentos macroeconómicos, basados en la política fiscal y monetaria. El tipo de cambio paralelo se determina en el mercado libre y se encarece por un exceso de demanda. Desde un estricto análisis, podríamos incurrir en el error de pensar que el actual desequilibrio cambiario se corrige por medio de un aumento de la oferta de dólares; pero eso sólo podría generar un alivio circunstancial, ya que el problema volvería agravarse de continuar la actual política monetaria expansiva. El verdadero problema de fondo es el exceso de pesos, y se agrava porque el Banco Central emite más de los que la gente quiere; eso “corre” contra las divisas.
La política monetaria actual exige que nuestra economía mantenga todos los años la capacidad de generar una entrada de dólares que compense la creación de pesos excedentes. Concretamente, debería generar un superávit de cuenta corriente (saldo comercial + regalías + dividendos + turismo + pago de intereses) y/o superávit de cuenta de capital y financiera (deuda + IED) equivalente al exceso de oferta de pesos que el Banco Central crea permanentemente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *