Danza / 30 de Julio de 2015

Jóvenes noventa años

Segunda función del abono “Homenaje a los cuerpos estables del Teatro Colón”. Primeros bailarines y solistas del Ballet Estable del Teatro Colón. En el Templo de la comunidad Amijai, 16 de julio.

Por

HOMENAJE. Los cuerpos estables del Teatro Colón cumplen 90 años de existencia, y la Comunidad Amijai lo celebra durante su temporada cultural.

★★★★ Los cuerpos estables del Teatro Colón cumplen en 2015 noventa años de existencia, y la Comunidad Amijai ha decidido rendirles homenaje durante su temporada cultural. Una excelente idea, que acerca la labor de los artistas de nuestro primer coliseo a un público cada vez más amplio. En la velada que comentamos, el homenajeado fue el Ballet del Colón, representado por algunas de sus primeras figuras, en un programa que amalgamó ‘pas de deux’ del repertorio clásico o académico con dúos extraídos de obras más actuales.
En el imponente auditorio de la calle Arribeños, arrancó la noche con uno de los fragmentos que el ruso Boris Eifman modeló para ‘Rodin’, la obra que marcó su debut en el Colón en 2014, en una sentida interpretación de Matías Santos y Luana Brunetti. A continuación, la bravura y el virtuosismo clásico se hicieron presentes de la mano del ‘pas de deux’ de ‘La esmeralda’, excelentemente bailado por Nadia Muzyca y Federico Fernández. Siguió el ‘pas de deux de la esclava’ de ‘El corsario’, joya del romanticismo rescatada y completada luego por Marius Petipa para los zares, donde pudo apreciarse la calidad de Macarena Giménez, de seguros ‘fouettes’ en la coda y delicada línea, acompañada por un vibrante y seguro Edgardo Trabalón. El breve (demasiado) programa ofreció en la segunda parte el ‘pas de deux’ del segundo acto de ‘El lago de los cisnes’, donde Luana Brunetti lució su espléndida línea y Dalmiro Astesiano su expresividad y solvente trabajo de ‘partenaire’. El final con las variaciones 17 y 18 de la ‘Rapsodia sobre un tema de Paganini’ con coreografía de Mauricio Wainrot, permitió disfrutar nuevamente la plasticidad de Nadia Muzyca, junto a Juan Pablo Ledo, quienes junto a sus colegas recibieron en el saludo final el aplauso de un público conocedor y ávido de acercarse a la magia de ballet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *