Política / 27 de Agosto de 2015

Gabriel Levinas: “Verbitsky nos hackeó el libro antes de salir”

El autor de la biografía no autorizada del periodista revela detalles de su pelea con “El Perro”. Peritajes y acusaciones cruzadas.

Por

Gabriel Levinas

“El perro está caliente”, dice Gabriel Levinas. No está hablando de Horacio Verbitsky, el periodista apodado “El Perro”, sino de una réplica de cerámica de un canino oriental que está apoyada sobre una estufa y con la que posará para las fotos, esta vez sí, en referencia a Verbitsky. Ácido, acaricia al perro y se ríe.
Levinas acaba de terminar de escribir junto a Sergio Serrichio y Marina Dragonetti una biografía no autorizada sobre el periodista llamada “Doble Agente. La biografía inesperada de Horacio Verbitsky”. Aunque todavía no está en la calle, el libro ya generó polémica. Levinas lo acusa a Verbitsky de haber participado de la redacción de los discursos de Omar Graffigna, el jefe de la Fuerza Aérea durante la dictadura, y de esconderse en el inicio del proceso en la casa del comodoro Juan José Güiraldes, entre otros puntos oscuros. Verbitsky salió a defenderse desde el diario Página/12 e intentó desmentir a sus autores (ver recuadro).
Noticias: ¿Cómo supo Verbitsky lo que revelaban en el libro si aún no salió?
Gabriel Levinas: Se robó el libro de nuestras computadoras. Nos hackeó el libro antes de salir.
Noticias: Es muy fuerte la acusación, ¿lo tienen chequeado?
Levinas: Es una cuestión de hecho. Los únicos que trabajábamos con el libro éramos nosotros en nuestras computadoras. Cuando él se hace del material, todavía no se lo habíamos mandado completo a la editorial. Nosotros enviamos todo el 25 de julio. En ese momento incluimos las preguntas y respuestas que él nos contestó por mail. Lo increíble es que en su defensa él dice que en el libro no las incluimos, con lo cual demuestra que accedió al libro de nuestras computadoras antes de que le enviáramos el texto completo a la editorial.
Noticias: ¿Creen que les hackearon las computadoras?
Levinas: Tuvimos un montón de intentos de intromisión. El correo electrónico nos avisaba que se habían conectado desde otro lugar al que estábamos nosotros. Él accedió a todo el libro porque en su defensa hace referencia a partes que sólo se pueden conseguir leyendo la versión final del libro. Nosotros no se lo dimos y la editorial tampoco.
Levinas: De hecho a la abogada que lo leyó se lo hicieron llegar por fuera de los canales digitales para evitar filtraciones. Alguien lo ayudó a hackear e interceptar nuestras computadoras. Lo increíble es que en una entrevista en Canal 7 le preguntaron cómo había conseguido el libro y él se puso nervioso y dijo que yo venía hablando del tema desde hacía varios meses.
Noticias: ¿Pudo hablar con Verbitsky para el libro?
Levinas: El primer contacto con él fue en noviembre de 2014 aunque ahora diga que recién se enteró del libro en mayo pasado. En ese momento dijo que nos íbamos a encontrar a la vuelta de un viaje de él a la Feria del libro de Guadalajara. A partir de ahí hubo un intercambio de mails en los que nunca aceptó recibirme. Sólo accedió a responder por escrito algunas preguntas.
Noticias: ¿Qué fue lo que más lo sorprendió de Verbitsky en la investigación?
Levinas: Que es una persona con muy poca empatía por los demás. Es capaz de dejar en banda al que sea. Lastimar a la gente de manera personal por asuntos políticos. El libro es sólido y excede a las pericias que pudimos hacer sobre su letra y su colaboración en la redacción de los discursos de los generales de la Fuerza Aérea.
Noticias: En su defensa, Verbitsky dice que nunca trabajó para la Fuerza Aérea y que sólo tenía una relación con Güiraldes.
Levinas: Es cierto que su relación era con Güiraldes. Él trata de sostener que Güiraldes ya estaba retirado y que no tenía influencia en la dictadura, pero no es así. Si bien estaba retirado, seguía ligado al poder militar y participó de la redacción de los documentos con las bases fundacionales del Proceso. Hay fotos de él con Ibérico Saint Jean y Albano Harguindeguy, cartas que se enviaba con militares, datos de gente que salvó y gente que nos dice que lo llevó a Verbitsky a su estancia en los primeros tiempos de la dictadura. Hay tres fuentes independientes que nos confirman eso.
Noticias: Verbitsky dice que hay siete personas que constatan que él no estaba escondido.
Levinas: Si salió o no del lugar de vez en cuando a hacer algo, no lo sé. La primera fuente que nos dice eso es Felipe Solá y sin que le hayamos preguntado nada. Él era amigo de Verbitsky y amigo de Güiraldes: “¿Vos sabés dónde pasó el 24 de marzo del 76 Verbitsky? En la casa de Guiraldes”, nos dijo. “Estuvo como un mes”, agregó. Eso está grabado. Y contó toda la historia, que después ratificaron otras fuentes, sentado en mi living. No entiendo por qué ahora se desdice con Verbitsky.
Noticias: Verbitsky también trata de refutar los peritajes que ustedes hicieron sobre su letra para probar que escribía los discursos de la Fuerza Aérea. Él aporta ahora dos peritajes que dicen que no es la misma letra.
Levinas: Un peritaje concluyente sólo se puede hacer con ambos originales y él no los tiene. Nosotros tenemos los documentos originales de los discursos y letras de Verbitsky que escribió en varias dedicatorias de libros de su puño y letra. Nuestros peritos, uno de la Corte Suprema, no sabían la letra de quién estaban peritando, con lo cual no hay animosidad. Recién se enteraron a quién estaban analizando después de hacer el trabajo y prefirieron resguardar su identidad por miedo.
Noticias: ¿Le molesta cuando Verbitsky lo llama panelista de Gran Hermano y le dice GIL por las iniciales de su nombre Gabriel Isaías Levinas?
Levinas: No, cómo me va a molestar. No lo hacía ni en el colegio secundario. No puedo creer que un tipo como Verbitsky, director del CELS, recurra a esas pelotudeces para agraviar.

 

9 comentarios de “Gabriel Levinas: “Verbitsky nos hackeó el libro antes de salir””

  1. El perro no es de los que ladran, esos perros son inofensivos. Este muerde y además es ladino. A tener cuidado Levinas que este no se viene con chiquitas.

  2. LO EXTRAÑO ES CUANDO LA JUSTICIA ENCUENTRA A UN OPOSITOR INOCENTE ES INOCENTE Y CUANDO LA MISMA JUSTICIA ENCUENTRA INOCENTE A ALGUIEN DEL GOBIERNO PARA ALGUNOS LOS MEDIOS SIGUE SIENDO CULPABLE…….QUE RAROS QUE SON ALGUNOS MEDIOS…NO?….CUANDO DESESTIMAN CAUSAS, INVENTADAS, POR CUALQUIERA SE TIENE EL MISMO COMPORTAMIENTO, COMO EL FAMOSO TÍTULO DE ABOGADA DE CRISTINA….3 VECES YA SE EXPIDIERON Y TOVADÍA INSINÙAN QUE …QUE ….NO LO TIENE???????????????
    QUE RARO….NO?

  3. GABRIELITO, OPOSITOR PAGO, NO TE HAGAS EL DISTRAÍDO QUE ALGO RECLAMA LA FAMILIA DE LEÓN FERRARI………O TE OLVIDASTE……??????
    SEGUÍ CON LANATA…..

    1. EDU. Deberías informarte. La reclamación que le hacía la familia quedó anulada. La Justicia falló a favor de Levinas hace como cinco meses. El problema era una cuestión de cantidad de obras que Ferrari le había dado, y los herederos reclamaban otra distinta -creo que reclamaban 3 obras más de las que había-

    2. El Tribunal Oral en lo Criminal 10 desestimó el 25 de agosto la causa por “defraudación por retención indebida” (artículo 173, inciso segundo del Código Penal de la Nación) contra el periodista. Según la investigación del fiscal Augusto César Troncoso, “el 21 de abril de 2008, Ferrari le prestó al comerciante de obras de arte 13 dibujos y dos collages que Levinas debía exhibir y eventualmente comercializar en la galería parisina Brun Leglise”. Los familiares del artista, fallecido el 25 de julio de 2013, le reclamaban una supuesta deuda de 144.000 dólares por esas obras. El periodista aseguraba que las obras no eran 15 sino 12, de las cuales se vendieron diez y otras dos regresaron a manos de la familia.

    3. El Tribunal Oral en lo Criminal 10 desestimó el 20 de agosto del 2015 la causa por “defraudación por retención indebida” (artículo 173, inciso segundo del Código Penal de la Nación) contra el periodista. Según la investigación del fiscal Augusto César Troncoso, “el 21 de abril de 2008, Ferrari le prestó al comerciante de obras de arte 13 dibujos y dos collages que Levinas debía exhibir y eventualmente comercializar en la galería parisina Brun Leglise”. Los familiares del artista, fallecido el 25 de julio de 2013, le reclamaban una supuesta deuda de 144.000 dólares por esas obras. El periodista aseguraba que las obras no eran 15 sino 12, de las cuales se vendieron diez y otras dos regresaron a manos de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *