Política / 10 de Diciembre de 2015

Pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y unión nacional

Las claves del discurso de Mauricio Macri en el Congreso. Ver fotos

Por

Luego de jurar y tomar posesión de su cargo frente a la Asamblea Legislativa, Mauricio Macri ratificó su compromiso de “trabajar incansablemente en los próximos cuatro años para que todos los argentinos, especialmente los que más lo necesitan”, vivan mejor.

El discurso fue corto. Equilibrado. Pero dejando claro cuál será la visión del gobierno entrante en los temas que hoy preocupan a gran parte de la sociedad.

Confirmó la necesidad de universalizar la protección social “para que ningún chico en la Argentina quede desprotegido” y urbanizar las villas. Enfatizó su decisión de “liderar una revolución” en educación a partir de “la ética del crecimiento y la superación” con una visión “amplia e inclusiva acorde a las realidades del siglo XXI”. Y planteó un desafío: la lucha contra el narcotráfico.

La clave para alcanzar los objetivos sería la unión nacional. Para Macri, “hemos vivido muchas divisiones” a lo largo de la historia porque “somos pasionales” y eso ha sido una fuente de “conflictos innecesarios” que nos ha llevado a “situaciones de violencia”.  Así, en un gesto que trasciende la mera formalidad saludó a quienes fueron sus “rivales” en las últimas elecciones. “Queremos sacar el enfrentamiento del centro de la escena y poner en ese lugar el encuentro, el desarrollo y el crecimiento, subrayó.

La legalidad aparece en un lugar central. “Podemos pensar de distintas formas, pero la ley debe ser respetada”, aseguró. Para el Presidente es “inadmisible avasallar a las instituciones con proyectos personalistas y con abusos de poder”, y alzando como bandera la defensa de la libertad y las instituciones, recordó que estos valores son algo “esencial para la democracia”. También ratificó su firme determinación de combatir la corrupción y reivindicó la división de poderes. “Voy a ser implacable con todos aquellos, sean propios o ajenos, que dejen de cumplir lo que señala la ley. No va a haber tolerancia con esas prácticas”; y destacó el rol de la “justicia independiente” por haber sido “un baluarte de la democracia en estos años”, al tiempo que advirtió que “no puede haber jueces militantes de ningún partido”.

En materia de política exterior también fue claro: “Creemos en la unidad y la cooperación de América latina y  del mundo, sin prejuicios ni rencores, y en el  fortalecimiento de la democracia como única manera de resolver los problemas de una sociedad”.

Ya sobre el final, invocó a Frondizi en el sentido de que el progreso de una Nación “no es obra de una persona o de un grupo de personas, sino que es tarea de todo el pueblo argentino e implica una responsabilidad compartida por todos”.Y llamó a “superar las situaciones que en el pasado nos hayan desviado del camino del crecimiento”.

En su primer discurso como Presidente, Macri plantea la necesidad de un Estado presente en que la legalidad, el respeto de las instituciones y la independencia entre los poderes aparecen como valores centrales; al tiempo que, el “trabajo en equipo” junto con la superación de “las diferencias” resultan claves para alcanzar los objetivos de gestión. Un país en que el desarrollo y el crecimiento vienen atados a la capacidad de aportar al diálogo y generar consensos, a nivel local y con el resto el mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *