Cultura / 13 de enero de 2016

MALBA 2016

De Jeff Koons a Yoko Ono

El museo cumple 15 años y lo festeja con exhibiciones de gran calidad. Entre ellas, retrospectivas de Jorge Macchi y Alicia Penalba.

Por

Yoko Ono llega en junio para la inauguración de “Dream Come True”. “Bailarina”, la obra de Jeff Koons, por primera vez en el país. Arriba, Alicia Penalba y la recuperación de una artista argentina.
Yoko Ono llega en junio para la inauguración de “Dream Come True”. “Bailarina”, la obra de Jeff Koons, por primera vez en el país. Arriba, Alicia Penalba y la recuperación de una artista argentina.

Para los 15 años de Malba presentaremos un nuevo guión curatorial para la colección permanente. Las nuevas narrativas partirán de una visión amplia, plural y diversa de la colección, dando importancia a las piezas históricas y obras maestras pero también incorporando otras nunca antes exhibidas, un recambio que permite generar nuevos discursos sobre el arte de la región”, dijo el español Agustín Pérez Rubio. Las grandes estrellas de Malba (obras de Frida Kahlo, Torres-García, Berni, Wifredo Lam, Roberto Matta, Xul Solar, Portinari) tendrán nueva compañía.
Pérez Rubio piensa en un museo más inclusivo y conectado. “Mi objetivo es ponerlo en el circuito mundial para que la gente, desde cualquier lugar del mundo, pueda conocer cómo piensa el museo”, dijo el director artístico de Malba al anunciar la programación 2016.
Un hecho excepcional. Malba, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, se integró rápidamente a la trama urbana y forma parte del corredor artístico integrado por el Museo Nacional de Arte Decorativo, el Bellas Artes, el Palais de Glace y el Centro Recoleta.
Su apertura fue un hecho excepcional (es un museo privado) en tiempos igualmente excepcionales: inauguró al público el 21 de septiembre de 2001 con “Arte en América Latina” con 283 piezas que pintaban un panorama del arte latinoamericano del siglo XX.
Contra todo pronóstico, el empresario y financista Eduardo F. Costantini siguió adelante con la apertura del Museo. Habían pasado apenas 10 días de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York y oficinas de Washington y la Argentina se dirigía inexorable hacia la catástrofe; había pasado menos de un año de la cobarde renuncia de Carlos “Chacho” Álvarez a la vicepresidencia del país y el poder de Fernando de la Rúa se derrumbaba.
Parece sencillo decirlo, pero el logro del museo propio le costó al presidente de Consultatio –que habla bajo pero sabe lo que quiere– algo más que los 25 millones de dólares que invirtió en este edificio inteligente, de líneas depuradas y excepcional luz natural, el primero de la ciudad erigido específicamente para museo. Hubo de sortear la incomprensión de un pequeño, pero ruidoso, grupo de vecinos de Barrio Parque. En contrapartida, miles de personas aprobaron su proyecto.
Por estos días, la institución ostenta en su explanada el trabajo de Leandro Erlich con el símil de la parte superior del Obelisco y cuatro proyecciones que muestran qué se ve desde las ventanitas del monumento urbano. Allí en abril se verá “Bailarina” del célebre y cotizado artista norteamericano Jeff Koons, cuya obra se presenta por primera vez en el país.
Malba es más que un lugar de exhibición, investigación y preservación del arte latinoamericano. Funciona como punto de encuentro que acompaña y expande las temáticas y problemas planteados en las exhibiciones. Realiza programas con niños, en su auditorio difunde cine, se ocupa de la educación, arte y pensamiento, literatura. Acaba de comenzar el curso de Leandro Pinkler (miércoles de enero) sobre “Las mil y una noches”, la fascinante recopilación de cuentos anónimos. Luego, entre febrero y marzo, Carlos Gamerro se extenderá sobre “Don Quijote de la Mancha”, a 400 años de su muerte.
Muestras. Entre las exhibiciones cabe destacar la inauguración en marzo de “Perspectiva”, que repasa los 25 años de producción artística del argentino Jorge Macchi. El artista con proyección internacional mostrará pinturas, videos, objetos, dibujos, esculturas, instalaciones que sorprenden modificando la visión de lo habitual. También en marzo, la suizo-brasileña Claudia Andujar presenta 80 fotografías blanco y negro sobre la cultura de la etnia Yanomami.
Yoko Ono vendrá en junio para la inauguración de “Dream Come True” (“Sueño hecho realidad”). Más conocida como la viuda de John Lennon, Ono es una reconocida artista por derecho propio. Feminista, a partir de 1962 formó parte del movimiento multidisciplinario Fluxus (fluir, dejarse llevar), un colectivo que sacudió el horizonte artístico, este constituye un estado de ánimo antes que un estilo; estaban más interesados en metas sociales antes que estéticas.
En octubre, se verá por primera vez en un museo argentino una exposición de la artista Alicia Penalba (1913, Argentina – 1982, Francia), con esculturas abstractas: totémicas, monumentales, aladas, como las exhibidas en la planta baja de Cancillería; con escultura de cinco metros de altura en la explanada.
El arte de Brasil estará en Malba a través de 130 piezas de la Colección Fadel, uno de los acervos brasileños más importantes y completos de fines del siglo XIX a la actualidad; a partir de noviembre. La chilena Voluspa Jarpa (julio) y el colombiano Carlos Motta (octubre) agregan elementos explícitamente políticos y sociales a la programación 2016; se ocupan de la construcción social de la memoria, la religión y las identidades culturales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *