Mundo / 10 de marzo de 2016

Los más ricos del mundo también pierden plata

El análisis del ranking anual de multimillonarios de Forbes muestra que la crisis internacional no cesa. Fortunas heredadas y pocas mujeres en la cima.

Por

Bill Gates sigue siendo el hombre más rico del mundo.
Bill Gates sigue al tope del ranking.

La justificada obsesión académica con la distribución de la riqueza genera toneladas anuales de papers que intentan descifrar en qué etapa se encuentra el capitalismo. Pero pocas aproximaciones intelectuales son tan ilustrativas de la sintomatología de la globalización económica como el ranking de los más ricos que desde hace 30 años elabora la revista norteamericana Forbes. La lista de este año, que acaba de aparecer, se asemeja a una radiografía de los negocios planetarios.
De los 1.810 “billonarios” (con más de mil millones de dólares de patrimonio, según la métrica anglosajona) que existen en el planeta, apenas el 10% son mujeres, lo cual confirma en términos contables los diagnósticos feministas sobre la insuficiente igualdad de oportunidades entre géneros que persiste aún en el siglo XXI. De hecho, entre las más ricas mujeres del mundo, abundan las que heredaron su fortuna, no las que tuvieron oportunidad de amasarla con sus propias manos.
Otra realidad que refleja el ranking de super ricos es la crisis internacional que no cesa. Este año, se cayeron de la lista 221 miembros. Entre los que quedaron, se destaca el tropezón de un conocido de la Argentina: Carlos Slim, que perdió un 30% del valor de su paquete accionario, por culpa de un cambio regulatorio sobre las telcos en México y la devaluación del peso mexicano. Pobre. Igualmente, le quedan 50.000 millones y el 4° puesto en el ranking global de Forbes. Lo acompañan en su “caída” otros colegas del rubro telefónico, que parece haber sido uno de los más sacudidos por la incertidumbre financiera y la carrera tecnológica. Esa es la palabra clave: tecnología. El rey de los magnates sigue siendo el casi retirado Bill Gates, con 75.000 millones, y los creadores de Facebook y Amazon le pisan los talones en el top ten. También la revolución digital explica la creciente población joven que ingresa al ranking. Aunque no todo es progreso: los principales “billonarios” sub-30 califican como tales tras heredar las acciones familiares de emporios de la vieja economía, que en muchos casos ni siquiera gestionan. Como explica el economista francés Thomas Piketty, en su polémico tratado “El Capital en el siglo XXI”, la lista de Forbes muestra una tendencia preocupante: las mayores viejas fortunas acumuladas son premiadas por el sistema financiero con las mayores tasas de rentabilidad del planeta, muy por encima del mérito de los nuevos ricos generados por las industrias más dinámicas del nuevo milenio. 

*Editor Ejecutivo de Noticias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *