Sociedad / 14 de Abril de 2016

Uber: el publiviaje de Nacho Viale

El nieto de Mirtha se presentó como el primer usuario del servicio. Resultó que era una acción de marketing. Según la justicia, el accionar de la empresa es ilegal.

Por

Uber: el publiviaje de Nacho Viale

El controvertido debut de Uber en la Argentina vino de la mano de una campaña publicitaria acorde a los nuevos tiempos. Lejos de marquesinas, afiches o spots televisivos, la compañía apostó a las nuevas tecnologías. Tanto en Twitter como en Instagram, Uber contó con un vocero: Nacho Viale (35).
El nieto de Mirtha Legrand fue el primer pasajero en el país y, además, se encargó de distribuir por las redes sociales imágenes y videos de su periplo. Sin embargo, la fascinación de Viale con el servicio brindado no era espontánea. “El viaje de Nacho estaba programado. Corrió por cuenta del área de marketing de la empresa”, aseguraron desde Uber. Así, actuando como un usuario más, el productor televisivo estaba en realidad publicitando a una empresa que horas después fue prohibida por la Justicia de la ciudad.
El periodista Jorge Rial aseguró hoy en el programa Ciudad Gótika, en Radio La Red, que Nacho había cobrado U$s 60 mil  por ser el primer pasajero de Uber. En diálogo con NOTICIAS, el propio Viale desmintió esta información: “Nada de lo que dicen es verdad. No cobré un peso por hacerlo”. Apeló a la ironía para desestimar este rumor: “Ojalá pudiera cobrar toda esa plata por hacer eso”. Amén de desligarse de la retribución económica, el productor televisivo dio precisiones sobre cómo fue programado el viaje publicitario. “A los chicos (de Uber) los conozco y como justo yo tenía una reunión a la misma hora que comenzaba el servicio nos pareció una buena idea”, detalló.
Además, ésta no fue la primera vez que Viale mostró su simpatía por Uber. En marzo, cuando la empresa comenzó a buscar choferes en el país y las primeras voces en contra empezaron a hacerse escuchar, el productor televisivo lanzó una encuesta en su Twitter, en la cual el 85% de los votantes estaban a favor. Además, dejó clara su postura: “Si ciudades como NYC pudieron adaptarse al avance tecnológico e incorporar incluso a los taxis, ¿por qué nosotros no podemos?”, se preguntó.
Menos de 24 horas después de que Nacho se deshiciera en elogios hacia Uber y su debut en Capital, el titular del juzgado 15 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, Víctor Trionfetti, ordenó la suspensión de cualquier actividad realizada por la empresa.
La resolución judicial era previsible. Incluso el Secretario de Transporte de la Ciudad, Juan José Méndez había lanzado la advertencia: “(Uber) No tiene autos autorizados. Opera al margen de la ley”.
La empresa aseguran que siguen brindando su servicio con total normalidad y que su accionar es legal, amparándose en un artículo del Código Civil, pero parece insuficiente cuando hasta el presidente Macri se metió en el conflicto y se volcó en favor de la decisión del gobierno de la Ciudad de prohibir el servicio.

 

3 comentarios de “Uber: el publiviaje de Nacho Viale”

  1. Qué atorrante. Jugar con la ilusión de la pobre gente que no tiene trabajo. No leimporta a este sin verguenza que una chofer de uber esté expuesto a perder hasta la camisa por trabajar para una empresa ilegal sin seguro de pasajeros, sin registro profesional, sin respetar ninguna norma de transporte público. Se imaginan lo que harían los abogados con un pobre infeliz que tiene un siniestrado o un muerto en accidente de tránsito: sacarle hasta la camisa. Y bue… por plata baila el mono. Atorrante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *