Sociedad / 7 de mayo de 2016

Terror en el mundo del polo por un reality

Seis mujeres de apellidos ilustres se decidieron a ventilar, por tevé, hipocresías y frivolidades de este ambiente. Por qué las critican en su propio entorno.

Por

Chicas malas. Monteverde, Blaquier, Bereciartúa, Gassiebayle y Kemble se decidieron a contar todo.
Chicas malas. Monteverde, Blaquier, Bereciartúa, Gassiebayle y Kemble se decidieron a contar todo.

Lo único que nos faltaba”. “Es vergonzoso”. Estas son algunas de las frases que utiliza la high society dentro del mundo del polo para definir a “Lucky Ladies”, el nuevo reality de Fox Life que permite espiar el exclusivo mundo de este deporte de élite. Es que los más conservadores de este selecto universo temen lo que puedan llegar a ventilar en tevé estas seis mujeres elegidas para mostrar el corazón del deporte. “Ellas no cumplen con los códigos y costumbres del polo”, las critican en su propio entorno, pese a que todas tienen una relación con esta actividad, ya sea a través de sus familias o parejas.

Sucede que Julieta Kemble, Concepción Cochrane Blaquier, Martina Monteverde, Solana Gassiebayle, Sylvita Pereyra Iraola y Anita Bereciartúa llegaron a la pantalla chica para desnudar hipocresías y frivolidades del polo. “Yo no soy como la esposas de los polistas que andan con los caballos”, desliza Julieta Kemble en el primer capitulo del programa. Una frase un tanto polémica, si se tiene en cuenta el rol que deben cumplir las mujeres en este deporte. Y que supone cultivar un perfil muy bajo y resignar la carrera profesional por acompañar a sus maridos. A la hora de establecer el arquetipo de mujer en el polo, todos señalan a la ex modelo Delfina Blaquier, mujer de Ignacio Figueras, e hija de Eduardo Blaquier y la corredora Delfina Frers. Su prima Concepción, en cambio, con una personalidad más rebelde, independiente, y su estilo “freak & chic” -como ella lo define-, parece romper todas estas reglas. Al igual que el resto de las mujeres del elenco.

En el ambiente del polo no lo pueden creer. Porque la realidad de la mujer polista es la de María Vázquez y Adolfo Cambiaso, o la de Loli López y Lucas Monteverde, ex modelos en medio del campo, y no como estas mujeres que están en tanto evento”, explican a NOTICIAS fuentes del polo. Y en la misma línea agregan: “Son chicas de un ambiente selecto, pero no son las mujeres típicas del polo. Siempre buscaron diferenciarse de la carrera de su familia o maridos”.

Pero las críticas de la alta sociedad están lejos de preocupar a las protagonistas: “El programa le va a dar de comer y criticar al polo. Hay que tomarlo con humor. Lo importante es poder divertirse con estos personajes”, dice Kemble. Cochrane Blaquier también hace oídos sordos a lo que pueda decirse en el universo que supieron crear y cuidar sus ancestros: “Sé que hay gente a la que no le va a gustar, pero como dice el refrán: ‘ladran Sancho, señal de que cabalgamos’”.

 

7 comentarios de “Terror en el mundo del polo por un reality”

  1. que sera lo proximo…? ver a estas mujeres aburridas de su vida acomodada y de privilegios , darle de comer en camara a los indigentes… para hacer algo distinto y enriquecer una inexistente vida interior….??
    Andaaaaaaa…..

  2. Delfina Blaquier bajo perfil? cada paso, una foto. Cada movida una foto. Vivir para “el afuera ” es de altisimo perfil y necesiad constant de aprobacion.

  3. Modelos y farandula en las nuevas generaciones.Por un par de zapatos o carteras caras muestran la hilacha como decian las abuelas.Y maridos que pensando en los pesos miran para otro lado(en todos los sentidos)

  4. Es un ambiente que los ultimos 15 ,20 años ha cambiado totalmente.Algunos ^ casamientos^ fuera de rango,dieron frutos mas extraños e introdujeron modelos y personajes de la farandula.La discrecion ya no es una virtud.Y por un par de zapatos o una cartera cara corrieron los limites.Y es el caso de estas señoras,que para aumentar los ingresos se prestan a cualquier juego.Falta de clase y maridos que miran para otro lado(en todos los sentidos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *