Showbiz / 20 de julio de 2016

Bandana agotó 13 shows

El fenómeno teen de principios de los años 2000 volvió con éxito. Reinvención y madurez de las Popstars argentinas. Ver fotos

Por

Sus siluetas aparecieron recortadas delante de una pantalla. Ellas, con trajes blancos, miraban de reojo a la platea, que estalló en gritos, lanzó globos y alzó los carteles que decían “Gracias por volver”. En el teatro Lola Membrives empezó a sonar uno de los hits de principios de los años 2000, de esos que saben hasta los que no son fans: “Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches”. Cuando llegó el estribillo, “¡Hey, hey! Hay una luz a tu alrededor”, el regreso ya era una realidad: Virginia Da Cunha (35), Valeria Gastaldi (34), Lourdes Fernández (35) y Lissa Vera (34) volvieron a ser Bandana.

En el camino quedó Ivonne Guzmán, la quinta integrante, que decidió no participar de esta nueva etapa y seguir como vocalista de la banda de cumbia colombiana (formada por argentinos) La Delio Valdez.

Las cuatro mujeres, con lágrimas en los ojos en varios pasajes del show, encararon una seguidilla de recitales que empezó el 8 de julio y durará, al menos, hasta el 23 de julio; en 13 de esas funciones las entradas ya se agotaron. “Gracias por habernos esperado todos estos años”, dijeron en el inicio de la presentación que hicieron junto a cinco músicos en vivo. “A ver si nos acordamos las letras”, bromean. Cruzan miradas cómplices, se guían, se abrazan y acompañan: no terminaban de creer lo que pasa en el teatro. Pareciera que el tiempo no pasó, que la banda nunca se separó y que los pañuelos de colores siempre estuvieron anudados en las cabezas de sus seguidores. “Así seguimos, somos las mismas”, reafirmaron de cara al público.

En formato vintage, encuadrado en un viejo televisor con perillas, en la pantalla se proyectaban las imágenes de la ilusión inicial: el casting masivo en la cancha de Ferro, las audiciones en las que participaron 3500 chicas, los encuentros con los coachs, los entrenamientos vocales, los shows. Popstars, el reality show que surgió en Nueva Zelanda en 1999 y tuvo ediciones en más de 50 países, tuvo su primera versión argentina en 2001 para elegir una girl band (al año siguiente fue sólo para participantes masculinos, cuando surgió el quinteto Mambrú por la pantalla de Telefé). Al culminar los cuatro meses de programa -emitido por Azul TV-, las jóvenes comenzaron su vertiginoso camino en el mundo del pop, de la mano de RGB, la productora de Gustavo Yankelevich y Víctor González. En aquel momento todas pisaban los 20 años y llegaban con historias personales diferentes al programa. Virginia, nacida en Córdoba, había estudiado danza y canto y cursaba la carrera de Comunicación Social en la USAL; Valeria, hija de Marcos Gastaldi, ya había ganado experiencia en la actuación y había estudiado canto y teatro en Nueva York; Lourdes había sido parte del coro de niños del Teatro Colón durante cinco años y ya tenía una banda; Lissa participaba en coros de la Iglesia. Ya formadas bajo el nombre de Bandana, se convirtieron en un fenómeno teen que sorprendió por su alcance: vendieron todos los tickets de 150 teatros Gran Rex (489 mil personas), llenaron dos veces el estadio de Velez Sársfield (más de 100 mil espectadores), lanzaron cuatro discos, salieron de gira por el país, América latina, Estados Unidos y España y estrenaron en los cines “Vivir intentando”, la película que convocó a 1.1 millón de fans. Llegaron sin escalas al primer puesto del ránking de FM Hit, tuvieron su propio programa en Radio Disney -emitido en simultáneo para Argentina, Uruguay y Paraguay-, ganaron un Premio Gardel y se llevaron la estatuilla al “Grupo Revelación” en los Premios MTV. En 2002 se convirtieron en las primeras argentinas en grabar la banda de sonido de una película de Disney, para la que cantaron Muero de amor por ti. La fama a la que las lanzó la televisión las rodeó pronto y también así se diluyó: a pesar de los cientos de shows, discos vendidos y seguidores, en febrero de 2005 adujeron “ciclo cumplido” y se separaron.

Todas siguieron carreras solistas y nuevos proyectos artísticos pero sin la repercusión lograda con Bandana. “En cada presentación que hacía cada una nos decían ‘está buenísimo, me gusta, pero ¿cuándo vuelve Bandana’”, cuenta a NOTICIAS Gastaldi apenas terminado el show del regreso. Da Cunha alternó estos años entre su proyecto como solista -llamado Virginia Pancakes-, las bandejas de DJ y su pasión por los deportes. Gastaldi lanzó dos discos solistas (Universal), con los que salió de gira por Argentina, México y Estados Unidos (en donde teloneó shows de Paulina Rubio y Luis Fonsi), estuvo a cargo del warm up del recital de Miley Cirus en River y también dedicó tiempo a la maternidad con sus dos hijos, Santino y Manuel. Fernández también presentó tres trabajos individuales (dos de la mano de EMI y el último de manera independiente), luego formó la banda UPS! Junto a Emanuel N’Taka (ex Mambrú), Machito Ponce y King África, y la dupla Guapas con Gastaldi. Vera, por su parte, fue mamá, abrió su propia academia de baile y participó en Gran Hermano Famosos.

El primer contacto para la vuelta, según ellas mismas contaron, se dio entre Valeria y Lourdes. Días después, las cuatro se juntaron a tomar un café y ahí quedó tomada la decisión: 11 años después del adiós las Bandana empezaban a prepararse para volver. El 26 de enero Gastaldi publicó en su cuenta de Twitter: “Existe la posibilidad de UN show. Veremos si se da. No cuento más”. Desde que ese mensaje llegó a los fans, cuentan, no hubo marcha atrás. Nuevamente con la producción de RGB, grabaron el disco “Bandana, La Vuelta”, con 12 de sus éxitos y lanzado por Sony Music a la par del primer show en el Lola Membrives. Ensayaron durante cuatro meses el espectáculo, con una apuesta visual mucho más llamativa que las de los comienzos, cinco cambios de vestuario (diseñado por Gustavo Alderete), los pasos de baile de siempre combinados con nuevos movimientos en el escenario, la asesoría artística de Marcelo Iripino y la dirección general de Mariano Demaría. Aunque habían interpretado esas canciones cientos de veces, la preparación requirió esfuerzo para volver a ponerse a tono. “Además de compañeras somos amigas, hermanas de la vida. En este tiempo nos reencontramos con nosotras como artistas, con todo lo que cada una tiene para dar en el escenario. Estamos muy felices de volver a compartir esto”, cuenta a NOTICIAS Lourdes Fernández, la arengadora natural del grupo. “Ahora lo disfrutamos desde otro lado. La primera vez no estábamos preparadas para ser popstars, éramos chicas, aprendimos a los tumbos”, confiesa a NOTICIAS Virginia Da Cunha, que coincide con Gastaldi: “Estamos en otro momento de la vida, con nuestras familias, proyectos. La premisa es disfrutar y ver a dónde nos lleva todo esto”. “La energía del público fue increíble, una pared de gente que gritaba y cantaba con nosotros”, cuenta Lissa a NOTICIAS sobre las tres bandejas repletas del Lola Membrives desde las que llegaba el apoyo. El público, aseguran, fue uno de los principales motivos de la vuelta. Gustavo Yankelevich, el hombre a cargo de la producción, contó que en un principio sólo planeó una función, pero se agotó en una hora. La siguiente demoró 20 minutos en venderse y la tercera quedó sold out en apenas 18 minutos. De ahí en más, la agenda siguió creciendo hasta sumar los shows que programaron hasta el momento, con entradas de entre $350 y $700, y horarios de matinée, a las 17.30 y 20.30 según el día (en el mismo teatro está en cartel la obra El Quilombero).

“Muchas gracias por volver a elegirnos. Es increíble reconocer las caras de muchos que venían a los shows anteriores. ¡Son muchos de los que corrían la combi!”, dijo Lissa. En la primera explosión de Bandana los celulares eran sólo cosa de adultos, los videoclips se veían en los canales de música y todavía faltaban algunos años para que se fundaran Facebook y Twitter. Gran parte del público que dio el presente en los shows del regreso es de aquella época: en las redes sociales compartieron con las chicas de la banda sus colecciones de fotos 10×15, remeras autografiadas, recortes de revistas y los VHS de la película. Ahora, los videos grabados con celulares de “Un demonio”, “Cómo puede ser” y “Guapas” se replicaron en las cuentas de los seguidores que tenían su entrada desde febrero, los que esperan que llegue su turno y las propias Bandana, que postean en sus cuentas los días del regreso. “Esto es una fiesta y recién empieza”, repitieron entre canciones. Emocionadas, con la voz quebrada, agradecieron los aplausos. El fenómeno teen está de vuelta más de una década después.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *