Sociedad / 3 de agosto de 2016

Los partos domiciliarios se triplicaron en los últimos cinco años

El caso de la pareja condenada por la muerte de su bebé reabrió el debate acerca de los riesgos de los nacimientos en casa.

Por

El hogar, un lugar donde la mayoría de los humanos se siente a gusto. Implica lo más íntimo, la cercanía con los afectos y la familia. Ese querer sentirse protegido fue quizás el motivo por el que, al igual que tantos otros padres, una pareja de Neuquén decidiera llevar adelante un parto domiciliario. Aunque con un desenlace trágico: el bebé murió en pleno trabajo de parto al no recibir atención médica, y la pareja fue condenada a hacer tareas comunitarias y a donar aparatología a un hospital luego de ser denunciada por homicidio culposo. Un hecho que reavivó el debate sobre los riesgos de esta práctica a la que ya se sumaron celebrities como Demi Moore y Cindy Crawford, y que en la Argentina sólo se da en el 2 por ciento del total de nacidos vivos. Pero que cobra mayor visibilidad gracias a famosas como Carla Conte, Paz Cornú, y hasta Juanita Viale, que en el 2011 perdió a su bebé de ocho meses tras decidir tenerlo de esta forma y no recibir atención inmediata.

Tal como se supo por aquel entonces, la actriz había empezado con contracciones, por lo que había llamado a su partera Sandra La Porta, que al encontrarse en un parto le recomendó que se relajara y se hiciera paños fríos, pero el dolor no cesaba. Recién cerca de la medianoche, Viale rompió bolsa y su pareja de aquel entonces, Gonzalo Valenzuela, la llevó a un sanatorio. Allí se le hizo una cesárea, pero el bebé falleció. Algo similar sucedió con la pareja de Neuquén. Aunque con una salvedad: ellos jamás habían consultado a un especialista durante el embarazo. El bebé venía de nalgas, y murió por asfixia y múltiples fracturas por las maniobras realizadas por el padre durante el parto.

Según datos de la Asociación Argentina de Parteras Independientes (AAPI), las muertes mediante esta práctica son poco frecuentes. Según un informe de la asociación de 1.127 nacimientos registrados, sólo el 15% terminó en un traslado al hospital, y sólo se registraron dos muertes dentro de la institución. Y si bien, según el Ministerio de Salud, el parto a domicilio sólo se da en 7.500 casos por año, la AAPI indica que se triplicó en los últimos cinco años. En parte, porque se multiplicaron las denuncias por violencia obstétrica. El deseo de tener un parto humanizado es lo que ha llevado incluso a celebrities a elegir este procedimiento. A nivel local, además de Viale, también lo eligieron la diseñadora Paz Cornú, que hace unas semanas tuvo a su segundo hijo en su casa, y Carla Conte, que en el 2009 fue una de las primeras en hablar sobre el tema en el país. “Lo decidí en el transcurrir del embarazo. Se daban todas las condiciones para poder hacerlo. Lo planifiqué, y lo hice con una obstétrica. Fue fantástico, porque me sentí confiada”, cuenta Conte a NOTICIAS. Aunque para su segundo hijo, que nació en el 2014 eligió tener un parto en una clínica: “En una ecografía nos dijeron que íbamos a tener que hacerle un estudio al bebé apenas naciera, así que lo hicimos en una institución. Pero la idea era volver a hacerlo en casa. Creo que lo importante es que cada mujer pueda informarse, y de ahí elegir y decidir cómo parir”.

Eso sí, en el caso de decidir por este procedimiento, la pareja debe considerar que los costos van desde los 10.000 hasta los 20.000 pesos, según la cantidad de obstétricas que se desee tener presentes al momento del parto.

Debate. Tal como explica Viviana Andini, obstétrica de la AAPI, la mujer que elige el parto domiciliario debe tener en cuenta ciertos requisitos para asegurar su salud y la de su bebé: “No debe sufrir ninguna patología. En el parto debe estar acompañada de una obstétrica, una partera y hasta en algunos casos un médico. Y siempre se debe tener un plan B de trasladarse al hospital”.

En cuanto a los riesgos, según Andini “son los mismos que en un hospital. Pero actualmente el mayor peligro es no estar articulado con el sistema de salud porque cuando hacemos un traslado no nos escuchan. Como si fuera un castigo del sistema”.

En cambio, para Catalina Gerace, obstétrica y presidenta del Comité científico de la Asociación Obstétrica Argentina el riesgo de muerte en el hogar es cuatro veces mayor. “Porque hay eventualidades como la presión alta que no pueden saberse a priori”.

De todas maneras, ambas obstétricas coinciden en que el crecimiento en el número de partos en casa tiene su razón en las fallas del sistema de salud. Gerace lo explica: “Si no tenemos una cantidad de obstétricas por cama, los nacimientos salen como pan caliente. No hay contención”. Andini cuestiona: “Algo ha sucedido que ha apartado a estas mujeres”. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *