Sociedad / 31 de agosto de 2016

El fenómeno de las chicas cool que terminan cosificándose

Son famosas que cuestionan los estereotipos femeninos, pero se exhiben en las redes como objetos sexuales. Por qué en las fotos decapitan sus cabezas. Los casos Jimena Barón, Cande Tinelli y Agustina Cherri. Ver fotos

Por

Candelaria Tinelli se muestra sexy en su Instagram.
Candelaria Tinelli se muestra sexy en su Instagram.

Son jóvenes, y dicen que tienen fuertes ideales: creen en una vida sana, en ser vegetarianas para defender los derechos de los animales, critican al modelo de mujer sumisa ante el hombre y defienden la libertad de tatuar su cuerpo sin límites. En síntesis, quieren estar fuera de todo estereotipo femenino. Jimena Barón, Candelaria Tinelli y Agustina Cherri son algunas de estas chicas que tienen un discurso cool, pero que encierran una contradicción: se muestran en las redes sociales cosificadas, como una mujer objeto a la vieja usanza. Ya sea que den a conocer una fuerte confesión, un momento en la cocina o en el baño, las chicas esconden sus rostros y terminan exhibiendo sus partes más sexies.

Exhibir. “Todavía hay hombres que necesitan minas serviles, de entrecasa, para sentirse más viriles o seguros”, confiesa la actriz Jimena Barón enfundada en una malla cavada blanca, exhibiendo sus curvas. La declaración es acerca de su escandalosa ex pareja, el jugador Daniel Osvaldo, con quien había vuelto a intentar una vida en familia, tras denunciarlo por violencia de género. Pero lejos de representar la gravedad de la situación que estaba describiendo, Barón se “confiesa” con una sensual producción de imágenes que la muestran en una playa en biquini y haciendo topless. Por supuesto, no es algo que la actriz solo haga para las revistas. En su cuenta de Instagram, además de mostrar su forma de vida saludable, la joven disfruta subiendo imágenes de sus curvas. Con una particularidad, en muchas ocasiones no muestra su rostro.

Esta extraña práctica de “decapitarse” para la foto es bastante común entre las celebrities, una moda que impuso la polémica Charlotte Caniggia. Y que los sociólogos y estudiosos de la representación de las mujeres en los medios identifican como “la eliminación de la individualidad de la imagen”. Es decir, ver a la mujer como un simple cuerpo y objeto. Algo que también suele hacer Candelaria Tinelli. Otra joven que, a pesar de criticar que se hable de ella y de su cuerpo, copa las redes sociales con sus imágenes en corpiño, top y bombacha frente al espejo, o desnuda exhibiendo su piel híper tatuada.

La tercera chica cool algo contradictoria es Agustina Cherri. La actriz es conocida por llevar un estricto estilo de vida con una dieta vegetariana para ella y sus hijos, a los que educa en el estilo progre de las escuelas Waldorf. Sin embargo, tanto en las redes como en las tapas de las revistas, Cherri no teme hablar sobre su vanguardista estilo de vida de una manera particular: en bombacha y corpiño, o en topless.

Figurar. Más allá de la contradicción, lo que preocupa a los especialistas es que en la actualidad mostrar el cuerpo, que antiguamente se reservaba para el mundo de lo privado, se ha convertido en una forma de garantizarse la aparición en los medios. “No pueden salir de la noticia-producto porque no tienen una personalidad que las ponga por fuera de esa aparición en los medios”, analiza la especialista en medios de comunicación Adriana Amado Suárez. En la misma línea la psicóloga y Directora del Programa de Estudios de Género y Subjetividad de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), Mabel Burin se pregunta: “¿Será que la exhibición compulsiva las pone en una posición de gran visibilidad? Si este fuera el caso, mostrar sus cuerpos se convierte en un objeto de uso, como mostrar un par de zapatos. Es exhibirse, como un nuevo modo de inclusión social, en un contexto en el que el riesgo de exclusión aparece siempre presente”. De allí que las jóvenes decidan tapar su cara. “Lo que está ausente resalta lo que se trata de mostrar”, explica Burin.

Por otra parte, Amado Suárez indica que el freno está en salirse de ese mundo: “Hoy todo lo que capturamos y subimos a las redes sociales tiene rango de público. Y una vez que tomas esa foto sugestiva no sos dueño de la imagen. Por eso el límite está en salir del circuito. En Hollywood se impusieron los celulares de tapa que no permiten tomar fotos. También hay famosos que decidieron cerrar sus cuentas de Twitter, o incluso no tener mail”. Además, la analista indica: “Si fueras cool, o vanguardista, no estarías tuiteando”. La pregunta es: ¿Estarán dispuestas Tinelli, Barón y Cherri a abandonar el ritual de “pelar” lomo por su discurso e ideales? Por ahora, la respuesta parecería indicar que no.

 

2 comentarios de “El fenómeno de las chicas cool que terminan cosificándose”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *