Ver fotos">
Mundo / 26 de Septiembre de 2016

Hillary vs Trump: ¿Quién ganará el debate?

Esta noche se llevará a cabo en Nueva York el primer debate presidencial entre la candidata demócrata y el republicano. Golpes bajos para el espectáculo televisivo del año. Ver fotos

Por

Clintos y Trump frente a frente hoy para el primer debate televisivo.
Clinton y Trump frente a frente hoy para el primer debate televisivo.

Faltan horas apenas para el que ya se anuncia como el debate presidencial del siglo. Con más audiencia que una pelea de pesos pesados en Las Vegas, el combate verbal de Hillary Clinton y Donald Trump será visto por 100 millones de telespectadores, que opacarán los  67M del Obama-Romney de 2012, y borrarán del podio los 80 millones del Carter-Reagan de 1980 (el récord hasta el momento).

El primero de los tres cara a cara entre la demócrata y el republicano, que tendrá lugar en la Hofstra University, en Nueva York, dejarán chico incluso en super lunes de la NFL (aunque los de Trump temen que parte de su público fiel se incline por el partido), con ratings que estarán a la par de un Superbowl (el récord lo tiene el del 2015 con 114 millones de televidentes). En ese sentido, el magnate inmobiliario aporta un buen caudal: los debates de las elecciones primarias tuvieron 24 millones de seguidores entre las distintas plataformas. El de hoy podrá verse por ABC, CBS, FOX, NBC, C-SPAN, y los canales de noticias del cable, además de las opciones de live streaming, incluyendo YouTube, BuzzFeed, Twitter y Facebook.

 

Frente a frente

El problema de la demócrata se llama falta de confianza (en ella); el del aspirante republicano, credibilidad como presidente. Y la campaña ha hecho foco en eso, llevándolo al barro. En vísperas de la cita en la Universidad de Hofstra, en Hempstead (Nueva York), ya se filtraron algunos cruces de acusaciones: parece que será un vale todo -el trabajo sucio ha probado ser útil para erosionar al rival-, con tal de minar las posibilidades, intactas hasta ahora en ambos bandos como indican las encuestas. Trump hará foco en la salud de Hillary, en su falta de transparencia con el financiamiento de su campaña (60% de los votantes estadounidenses piensa que la candidata demócrata no es honesta), y en su falta de carácter para hacer frente a una realidad económica complicada, lo mismo que en temas de seguridad. Hillary se concentrará  en “Las siete mentiras letales de Trump”, una selección que el equipo demócrata considera definitiva para desacreditar al contrincante.

 

Primera fila

La batalla tambien se librará desde la primera fila con los invitados. Trump amenazó con llevar a una antigua amante de Bill Clinton como respuesta a la decisión del equipo de Hillary de invitar a al millonario inversor Mark Cuban, que ha criticado a Trump (y su eficiencia para los negocios) y apoya a Clinton. “Si el zopenco de Mark Cuban de fallida fama de benefactor quiere sentarse en la primera fila, tal vez yo ponga a Gennifer Flowers justo a su lado!”, tuiteó Trump.”Hola Donald. Sabes que estoy de tu lado y definitivamente estaré en el debate!…”, le contestó Flowers, que fuera amante de Clinton cuando él era gobernador de Arkansas (1983-1992). El candidato a vicepresidente republicano, Mike Pence, indicó finalmente que Flowers no asistirá al evento.

 

La forma vs. el contenido

Clinton es una de las candidatas más experimentadas que haya buscado la presidencia, luego de décadas de desempeño como activista por los derechos de los pobres, senadora y secretaria de Estado. Su rival no ha ocupado un cargo público, y revela desconocimiento sobre temas cruciales de la discusión pública; pero tiene años de experiencia como estrella de “realities”, y domina la pantalla chica como pocos. Y eso puede ser un arma letal en el escenario político. En su enfrentamiento con Jeb Bush, contrincante de Trump en las elecciones primarias republicanas, lo apodó “low batery” (baja energía). Y Bush nunca se recuperó. “Clinton corre el riesgo de ser el equivalente de Richard Nixon“, advierte a la BBC Barbara Perry, experta de la Universidad de Virginia en la historia de estos debates. Nixon era en 1960 el candidato que mejor medía en las encuestas, pero John F. Kennedy manejaba mejor las cámaras, y lo aniquiló en aquel mítico debate.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *