Mundo / 20 de enero de 2017

Quién es Mike Pence: el ultraconservador vicepresidente de Trump

El ex gobernador de Indiana es un opositor declarado al aborto y al matrimonio gay. Abogado y locutor, tiene la elegancia al hablar que a Trump le falta. Es la carta de los repúblicanos para una sucesión.

Trump eligió a Pence como su contrapunto.
Trump eligió a Pence como su contrapunto.

La importancia del cargo de Mike Pence pasa algo desapercibida, pero su trascendencia es grande: el vicepresidente de Estados Unidos, además de presidir el Senado, tiene la función de ser portavoz de la política del Gobierno y aconsejar al presidente, y es el relevo natural si a Trump le ocurre algo que le impida terminar el mandato.

Pence se convertiría en presidente de Estados Unidos si el magnate de Nueva York muriera, renunciara o fuera apartado del cargo por un “impeachment” de aquí a enero de 2021.  De ocurrir algo así, Pence tiene todo para dar la talla del puesto.

Durante la campaña electoral, este abogado demostró tener mejor imagen presidencial que Trump por su larga trayectoria política (virtud de la que carece el nuevo mandatario), y el dominio de la voz y las formas que le da su experiencia como locutor radiofónico en el pasado.

Pence actua como balance de Trump y el tándem funciona bien. Y ya auguran que  la vicepresidencia será ser su trampolín para la carrera hacia la Casa Blanca en 2020.

En ese razonamiento hay también quien temen lo que pueda pasar con sus políticas, por su ultraconservadurismo en lo político y lo religioso.  “Soy cristiano, conservador y republicano, en ese orden”, se ha definido él en alguna ocasión.

Nacido en Columbus, Indiana, hace 57 años, su vínculo con el Partido Republicano es largo y profundo. Se sentó además en la Cámara de Representantes durante una década, entre 2003 y 2013, y allí trabajó para limitar el gasto público y apoyó la guerra de Irak.

Desde ese último año y hasta ahora ha sido gobernador de su estado, donde ha dado especial relevancia a la bajada de impuestos.
Pero sus posiciones conservadoras sobre el aborto y la homosexualidad, entre otros temas, le han valido fuertes críticas durante su gestión en Indiana.

Con una ley de libertad religiosa que abría las puertas a la discriminación de los homosexuales se granjeó hace un tiempo especial censura. No era la primera vez, además, que muestra una actitud calificada por algunos de homofóbica. Al final tuvo que dar marcha atrás ante la respuesta de la opinión pública.

Trump lo eligió como compañero de fórmula a pesar de que Pence no lo había apoyado desde el principio de la carrera hacia la presidencia. En las primarias republicanas, Pence se situó del lado de ultraconservador Ted Cruz.

Ya en campaña, cuando saltó la grabación en la que Trump alardeaba de tratar a las mujeres de forma cercana al abuso, Pence aseguró sentirse “ofendido” por de su “jefe”. El de Indiana está casado desde hace más de 30 años con Karen Pence, profesora y pintora, y tiene tres hijos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *