Cabezas - 20 años, Opinión / 25 de enero de 2017

Lo que perdimos por el crimen de Cabezas

Las deudas institucionales que quedaron sin saldar en Argentina a 20 años del asesinato del fotógrafo.

Por

Con el crimen de José Luis Cabezas, perpretado hace 20 años, se perdieron muchas cosas. Se perdió un padre de tres hijos y un compañero de trabajo inolvidable. La redacción de NOTICIAS y la prensa en general perdieron un reportero gráfico de una expresividad impactante. La República Argentina la diferencia fundamental, en términos de libertad de expresión, con el pasado dictatorial: también se asesinan periodistas en democracia, fue la moraleja. También se perdió- aún más- confianza en las fuerzas policiales, capaces no solo de garantizar zonas liberadas sino también de colaborar activamente en un acto sanguinario. Y la Justicia perdió parte de su legitimidad como mecanismo de protección de víctimas inocentes, dejando libre -en distintas modalidades, pero libres al fin- a todos los condenados por el asesinato del fotógrafo.

En definitiva, perdimos la inocencia cívica, esa ilusión necesaria para vivir y trabajar por el sistema social que nos contiene. El caso Yabrán -así debería haberse llamado históricamente, para no olvidar al victimario y sus cómplices- dejó una amarga premonición sobre los intentos futuros para construir nuevas “burguesías nacionales” apalancadas en el poder político.

Protegido por funcionarios y políticos de todos los colores -también por periodistas y opinadores complacientes-, el violento magnate pudo cobijarse en las sombras para multiplicar sus negocios… hasta que lo descubrió NOTICIAS. Ya destapado y señalado por la ejecución de Cabezas –quien cometió el “pecado” de fotografiarlo-, Alfredo Yabrán tuvo que irse a la Casa Rosada a plena luz del día, en un gesto desesperado por blanquearse y buscar la complicidad explícita del menemismo, aquel poder de turno. Ya era tarde: todos los medios y la opinión pública se habían lanzado a cuestionarlo. Lamentablemente, también era tarde para Cabezas.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.

Seguí a Silvio en Twitter: @santamarinasilv

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *