Mundo / 28 de enero de 2017

Ivanka destronó a Melania como Primera Dama

La hija de Donald Trump desplazó a Melania y tendrá su oficina en la Casa Blanca. Su marido acupa el cargo de principal consejero del presidente. El matrimonio mueve los hilos de la política estadounidense.

Por

Ivanka es la hija preferida de Trump, la única que puede hacerlo cambiar de parecer.
Ivanka es la hija preferida de Trump, la única que puede hacerlo cambiar de parecer.

La primer semana de Trump en funciones ya indica que Melania, ocupará un rol pasivo, y que será su hija Ivanka quien se desempeñe como Primera Dama.

La tercera esposa del presidente de EE.UU. seguirá viviendo en su departamento de New York con su hijo Barron (lejos de la política de Washington), mientras Ivanka, la hija predilecta del magnate, se mudará a la Casa Blanca con su marido Jared Kushner (será asesor personal del republicano). Juntos, ocuparán la oficina de la Primera Dama en la Casa Blanca.
Mano derecha

Desde la campaña, Ivanka tiene un papel más destacado que la criticada Melania, que fue desplazada de la escena luego del papelón que protagonizó al copiar uno de los discursos de Michelle Obama.

La hija de Donald, por el contrario, desde un principio mantuvo un papel activo: participó como representante de su padre en el comité del Partido Republicano, se metió de lleno en los actos, y desarrolló las estrategias de mercadeo y publicidad.

Ahora, con Melania ya definitivamente fuera de la arena política, la hija mayor del Donald Trump, se prepara para pisar fuerte en la Casa Blanca, y tomar el timón de los temas sociales que atañan a una Primera Dama. De hecho, previo a la investidura de su padre Donald, Ivanka lo acompaño en las reuniones que tuvo el presidente electo a lo largo de los 50 estados que componen Estados Unidos, para conocer las necesidades de la gente.
Hija modelo

Mannequin en sus 20, como su madre Ivanka (que ahora sueña con ser embajadora en República Checa), mezcló su pasión por la moda con su carrera económica para encontrar su propio nicho, lejos de los negocios inmobiliarios que manejan sus hermanos.

Con 35 años, graduada con honores en Economía en la Wharton School de la University of Pennsylvania, madre de tres hijos (Arabella, Joseph y Theodore, de 5, 3 y un año), Ivanka manejó hasta hace unos meses su propia empresa de joyas y accesorios valuada en 150 millones de dólares. Con ese negocio se ganó el respeto empresarial de su padre.

“Ella tiene toda su confianza, la escucha, y a veces hasta logra que cambie sus planes”, aseguró su hermano, Eric Trump en una entrevista con la CNN, donde dilucidó la influencia que Ivanka tiene sobre Donald. Por eso es la única de los hijos de Donald Trump que residirá en Washington.
My first lady

“Todo se trata de una exageración, un rumor sin fundamento. No pienso robarme o pelear por el puesto de Primera Dama. Simplemente trabajaré para mi país, mi nación, mi gente y todo eso al lado de mi padre”, expresó Ivanka Trump en una entrevista para ABC News.

“Mi padre tiene la mayor responsabilidad que se puede tener en el mundo. Y espero estar allí para apoyarlo y apoyar esas causas que me han preocupado toda mi carrera profesional. Su enfoque es conducir al país nuevamente a ser la nación más importante del mundo. Y si necesita de mi apoyo estoy dispuesta a dárselo. Pero eso no quiere decir que seré la Primera Dama”, insiste. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *