Política / 12 de Marzo de 2017

Oráculo Barrionuevo: predijo la violencia en la marcha y la CGT lo ignoró

El gremialista comió un asado con la cúpula sindical el primer día de marzo. Les avisó que la movilización iba a salir mal, pero no lo escucharon. El factor Cristina.

Por

Casi no queda nada de carne, aunque hace rato una docena de los sindicalistas más importantes del país le dejaron de prestar atención a la comida. La tensión, en ese almuerzo del primer día de marzo, es bien visible en la sede de Azopardo 802. Luis Barrionuevo, respaldado por cuatro o cinco dirigentes más, lanza una advertencia casi cinematográfica: “No podemos hacer la movilización, va a haber mucha gente que no es nuestra, no vamos a poder controlar la marcha. Llamemos a un paro”. Pero el gastronómico no logra hacer firme su posición y el asado con la actual cúpula de la CGT y, entre otros, Hugo Moyano, se alarga en medio de discusiones. Luego llega la segunda e increíble premonición. La luz se corta de manera imprevista y la reunión se interrumpe.

Falta menos de una semana para que, por primera vez en casi cien años de historia, una marcha organizada por la confederación obrera se desborde y sus dirigentes se vean obligados a escapar entre insultos y empujones. Barrionuevo lo advirtió, pero nadie lo quiso escuchar. Ahora se regodea con la profecía cumplida, y le echa la culpa de los desmanes al kirchnerismo y a la izquierda. “Si Cristina Kirchner mandó a los suyos a que no fueran a Comodoro Py, para que vayan a la marcha, por algo fue”, se lo escuchó decir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *