Música / 19 de marzo de 2017

Charles Aznavour, el inefable cantautor

Con 92 años y una muy extensa historia, llenó una vez más el Gran Rex porteño.

Por

★★★★ No sería justo analizar esta nueva actuación argentina de Charles Aznavour, en medio de una larga gira internacional, como si te tratara de un artista de otra edad. No sería lógico olvidarse que, con 92 vitales años de vida, con miles de kilómetros recorridos, con grandes composiciones en su haber, con cientos de millones de discos vendidos y con una trayectoria intachable, es una de las personas que ha brindado momentos maravillosos a mucha gente de muchos países. No sería esperable que el público se plantara frente a este legendario y diminuto señor, de simpatía infinita, como si estuviera descubriéndolo. Y ni siquiera sería serio pensar a su banda acompañante, dirigida por su tecladista Erik Benzi, como la de cualquier otro cantante de moda.

Afortunadamente, la promesa de “la última actuación en Buenos Aires” que se hizo en otras oportunidades sigue sin cumplirse. Y desde hace rato, lo que se espera de Aznavour  es que repase muchos de sus éxitos, que le ponga la garra y la hondura que aún conserva, que sonría a la platea de un Gran Rex colmado, que repase varios de sus grandes éxitos, que nos recuerde que es un enorme autor y un “diseur” que puede suplir carencias vocales y auditivas –que confesó en el arranque del show– con oficio, con gracia, con la espalda que le da su propia historia.

Como cada vez que nos visitó, el armenio/francés distribuyó su repertorio entre el francés y el castellano. No faltó el habitual dúo con su hija y coreuta Katia Aznavour para “Je voyage”. Ni joyas de la chanson française como “Les émigrants”, “Les deux guitarres”, “Paris au mois d’août”, “Désormais”, “La juventud”, “Comme ils disent”, “Emmenez moi”, etc. Entregó momentos muy buenos, aún con las dificultades técnicas mencionadas, en “Désormais”, “Los placeres antiguos”, “Dime que me amas” o “Te espero”. Se escucharon sus hits: “Venecia sin ti”, “She” y, naturalmente, “La Bohème”. Aunque faltaron temas como “La mamma”, “Apaga la luz o los dedicados a la causa armenia. No sería posible conformar a todos los presentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *