Sociedad / 26 de Marzo de 2017

El padre Grassi contado por su reemplazo en Felices los Niños

Por Juan Manuel Casolati | El actual presidente de la Fundación cuenta la cara más oscura del sacerdote condenado por pederasta.

Por

Justicia. Al cura le confirmaron su condena por pedofilia.

Ahora que la Justicia parece haber agotado todas las instancias posibles, tras la confirmación de la condena a 15 años de prisión por “abuso sexual agravado” contra menores de edad por parte de la Corte Suprema de la Nación, nos enfrentamos como sociedad con el verdadero Julio César Grassi: el manipulador, el creador de una verdadera secta en los hechos que durante mucho tiempo dirigió los destinos de la Fundación Felices los Niños, la entidad civil más grande de la Argentina luego de Caritas. En otras palabras, un pedófilo que se escondía en las palabras religiosa y la estética del decir.

Muchas personas creyeron en el padre Grassi y en su obra. Aún hoy son muchos los que siguen creyendo en que es inocente. Pero las pruebas son irrefutables. Y si alguna circunstancia patentiza al máximo Tribunal de Justicia es la innegable autoridad moral y estatura jurídica para sostener todos sus fallos.

Yo también creí en él y, en mi sana creencia, acepté el convite de Grassi para dirigir los Hogares Convivenciales de la Fundación. Pero, al poco tiempo, descubrí que él era el responsable de los males que aquejaban a la entidad. Y a los miles de chicos a los que este espacio les daba cobijo. No solo abusó a quienes debía cuidar sino que hizo lo mismo, y de distintas formas, con todos aquellos que creían en él. Robó y usó fondos de los niños y niñas que debía cuidar para provecho propio y del “grupo de tareas” que lo secundaba en la inmoral administración de la organización.

Tal vez sea hora de que la Iglesia cumpla con lo que pregona y le inicie un juicio canónico para apartar de sus templos a un nefasto adulador de Dios.

Como sociedad tenemos la obligación de trabajar para sostener una obra bellísima que hoy cuida, alimenta y cuida, en todas sus formas, a más de 2.000 menores y adolescentes.

Grassi ha sido apartado de la obra y ya no tiene ninguna injerencia, ni él ni sus cómplices. El destino de los chicos está en manos de un nuevo Consejo de Administración que sólo desea trabajar para el presente y el futuro.

Es hora de dejar el pasado atrás y juntos forjar un nuevo proyecto que tienda a la verdadera protección de la niñez.

*Presidente de la Fundación Felices los Niños.

 

6 comentarios de “El padre Grassi contado por su reemplazo en Felices los Niños”

  1. Si tal cual como se llama el pt. De la Fundación y en manos de quién esta hoy la Fundación, de los Salesianos, del Obispado correspindiente, del Estado, de un part. o de alguna entidad? Creo que aqui está el quid de la cuestión.

  2. Muy buena nota y mi sentir es similar. Lo unico que me sigue llamando la atencion es que los unicos pedofilos publicos son de la iglesia catolica. No he visto de ninguna otra religion y no encuentro explicacion aun pese que el ser humano es perverso en todas sus formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *