Cine / 30 de Marzo de 2017

El otro hermano

(Argentina, 2017, 112′) Suspenso. Dirección: Adrián Israel Caetano. Con Daniel Hendler. AM16.

Por

★★★★ Esta película puede verse de dos maneras: una, como el uso de una trama policial para mostrar la degradación material y moral de un mundo; otra, como un ejercicio de género, con elementos que vienen del policial negro pero, en gran medida, abrevan del western. Lo importante es que, como sucedió hace años con “Un oso rojo”, Adrián Israel Caetano logra que ambos modos de mirar se entretejan en uno solo. Un hombre común –pero con pocos escrúpulos verdaderos– llega a un pueblo perdido en el nordeste argentino porque han asesinado a su madre y su hermano. Pero sólo quiere el dinero del seguro. En ese pueblo hay un hombre que lo domina sin escrúpulos y desde la oscuridad. Ambos se encontrarán y enfrentarán hasta la máxima violencia. Ninguno está del lado moral correcto, y eso es interesante para el espectador que, de un modo o de otro, en diferentes momentos, querrá que alguno se salga con la suya. Lo de Caetano no es citar el mejor cine clásico sino otra cosa: utilizarlo como un lenguaje para contar un mundo, compartirlo con nosotros y sacudirnos con él. No ahorra detalles terribles y logra pintarnos a un verdadero diablo (el personaje de Sbaraglia, perfecto) y su efecto seductor (Hendler, también perfecto). En última instancia, en este relato de una dureza absoluta, quien se sale con la suya es el realizador: logra hacer cine, esa cosa que tanto escasea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *