Restaurante / 12 de Mayo de 2017

La Mar, la rebelión del Atlántico

Donde la fauna marítima parece infinita, la clave está en compartir los platos.

Por

Lisa, bonito, pez limón, trucha, almeja panopea, cigalas, navajas… en “La Mar” la fauna marítima parece infinita. “La pesca argentina no tiene nada que envidiarle a la peruana”, desmitifica Anthony Vásquez, chef a cargo de “La Mar”, quien hace algo más de dos años llegó a Buenos Aires con su mentor, Gastón Acurio, a descubrir las bondades de nuestro Atlántico.

“Como en toda cebichería, aquí trabajamos sólo con producto muy fresco, entonces el sabor de la pesca es casi dulce, no es nada agresivo”. Otro mito argentino con el que acaba Vásquez. Sépanlo: el pescado que tiene olor a pescado está “viejo” y, ahora, gracias a la mano experta de los peruanos, que junto con los japoneses saben tratar el pescado como nadie, se ha hecho justicia.

Comer en “La Mar” no es barato, pero la clave está en compartir. La carta es larga y llena de tentaciones: cebiches, tiraditos, causas, woks, anticuchos, pescados enteros (en diez preparaciones diferentes) y, ahora que se viene el frío, chupes y parihuelas, dos sopas típicas del Perú. Los cebiches y tiraditos no tienen comparación con ninguno que haya probado en Argentina (este fin de semana puede sacarse las ganas en el stand de “La Mar” en Masticar). El pescado es tiernísimo y la sazón compleja y delicada.

El personal, en su mayoría peruano, podrá darle una descripción detallada de los ingredientes, siempre muchos, así que mejor entregarse a la alquimia. Gracias a la frescura del pescado ninguno falla, pero una de las estrellas es el cebiche lujurioso, de langostinos crudos, pulpo y pescado (el día de nuestra visita fue lisa, curada con ají “puta parió” o chunchito, como lo llaman en Perú) en leche de tigre cremosa de corales y ají amarillo.

Entre los postres, son imperdibles los picarones, unos buñuelos de zapallo con miel de hoja de higos y especias. Para beber, excelentes piscos sours y una carta de vinos interesante, pero si quiere llevar el suyo, no se cobra descorche. Ni cubierto. Detalles a imitar de la hospitalidad peruana.

Arévalo 2014, Palermo Hollywood. 4776-5543. Cocina peruana. Lunes de 20 a 24. Martes a domingo de 12 a 16 y de 20 a 24. Reservas. Tarjetas. Precio promedio: $ 650.

 

Comentarios de “La Mar, la rebelión del Atlántico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *