On Demand / 2 de junio de 2017

Twin Peaks

(EE.UU., 2017) Suspenso. Dirección: David Lynch. Con Kyle MacLachlan. Netflix.

Por

Lo mejor que nos ha dado el audiovisual en el año, lejísimo. Esta tercera temporada engancha con el desconcertante último episodio (un cuarto de siglo después) de la segunda, aquella destrozada y luego discontinuada por la televisión. Igual, eso es Lynch en estado puro: imágenes alucinantes, historia casi surreal, tonos donde el humor absurdo esconde algo inquietante que termina provocando el horror absoluto. Si quiere una narración lineal o cartesiana, no es el caso: “Twin Peaks” apela a la emoción inconsciente a veces desde el absurdo. Ahora bien: una vez que “entramos” en este universo de presencias caóticas donde el Mal ha triunfado y se regodea en lo imposible, cada plano, cada situación proponen un goce y una libertad estéticos totales. En criollo: entre, déjese llevar por las imágenes y caiga en “estado Lynch”. Un milagro ante la mediocridad general.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *