Mundo / 20 de Junio de 2017

Brexit: comienzan las conversaciones de cara a una salida en 2019

A pesar del caos interno y de haber perdido la mayoría absoluta en el Parlamento, Theresa May se dispone a iniciar las negociaciones para que Inglaterra abandone la Unión Europea.

Por

Las elecciones del 8 de junio  fueron un “plebiscito” de la gestión de la representante del Partido Conservador, Theresa May. Dejaron en claro que el apoyo al Brexit “duro” que plantea la primer ministro recibió un duro rechazo.  Los conservadores perdieron 12 escaños, y mantuvieron 318 asientos, mientras que los laboristas obtuvieron 261 escaños, 29 mas que en 2015. May tuvo que pactar con el Partido Unionista Demócratico de Irlanda (DUP) para que apoyen su gobierno.

El Brexit “duro” consistía en la sanción de leyes que determinen el control inmigratorio, dejar de someterse a la Corte de Justicia de la Unión Europea, abandonar la aduana y el mercado común europeo, entre otras medidas.

May había planteado el llamado a elecciones como un plebiscito entre ella, quien se mostraba como la única capaz de tener el carácter necesario para plantarse ante la Unión Europea, en contraposición a Jeremy Corbyn, representante del Partido Laborista, quien hasta hace pocos meses era cuestionado por su propio partido. La propuesta laborista con respecto al Brexit resultó un híbrido, en la que se destacaba dejar la Unión pero mantener los beneficios del libre mercado actual entre el continente y la isla. Hoy no es posible precisar si May permanecerá mucho tiempo más en Downing Street.

Hace 11 semanas, la mandataria invocó el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, mecanismo que prevé la retirada voluntaria y unilateral de la Unión Europea.  El negociador seleccionado por los ahora 27 países que conforman la Unión ha sido Michael Barnier. La salida de Inglaterra se hará efectiva el 29 de marzo de 2019.

Se pueden trazar dos cursos de acción: que May replantee su estrategia de salida de la Unión Europea, por una manera más elegante y sutil. Esto implicaría mantener el mercado y la aduana común como hasta el momento, dejando en suspenso su idea de legislar el tope de inmigrantes que puede llegar a la isla.

De acuerdo a datos oficiales de la Office For National Statistics de Gran Bretaña, el crecimiento se ha desacelerado en el último trimestre, mientras que en la Unión Europea ha repuntado. La economía jugará un rol fundamental en la forma que May elegirá para que la salida de la Unión sea lo menos traumática posible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *