Arte / 2 de agosto de 2017

“Naturaleza: Refugio y recurso del hombre”

En el CCK, Sarmiento 151; gratis. Miércoles a domingos y feriados, de 13 a 20.

Por

Es fácil imaginar cómo serán las huellas arqueológicas del futuro pensando en el consumo irresponsable del presente. La bienvenida exhibición “Naturaleza. Refugio y recurso del hombre” es un estímulo a la continuación de difíciles y necesarios procesos colectivos, y embrionarias transformaciones en la vida personal, para proteger al planeta. La carta del Gran Jefe Seattle, enviada al presidente de Estados Unidos Franklin Pierce en 1854, recuerda que: “La tierra no pertenece al hombre… es el hombre el que pertenece a la tierra”.

En el Año de las Energías Renovables, “Naturaleza. Refugio y recurso del hombre” despliega, mayormente, impactantes piezas de 45 artistas nacionales e internacionales que incitan a pensar, viajar, soñar. La propuesta ofrece momentos tan bellos como inquietantes e invita –en palabras del ministro Hernán Lombardi– a “a tomar conciencia de cómo nuestras formas de vida modifican el medio ambiente, actualmente en estado de alerta, para contribuir a la construcción de un futuro mejor”. La mención del funcionario no es azarosa ya que la situación climática del planeta es preocupante y debe ser asunto de todos. ¿Cuánto futuro le queda a la civilización actual?

Colectiva y multidisciplinaria, incluye instalaciones de sitio específico, pinturas, esculturas, intervenciones, performances, videoarte y fotografías. Agua, aire, tierra, flora y energías renovables y no renovables son los asuntos constitutivos de las obras. La curaduría de Ana Battistozzi, Laura Buccellato y Gabriela Urtiaga (curadora General de Artes Visuales CCK) se organiza en distintos núcleos temáticos: El origen de una idea, Antropoceno, Utopías / Distopías, Sustentabilidad / Compromiso Ecológico, Activismo creativo, Extrañamiento, Ecosistemas, Nuevos mundos / Nuevas naturalezas. ¿Antropoceno? “Edad de de los humanos”, término utilizado por algunos científicos hablando de una nueva era geológica que, por el cambio climático, da por terminada la era actual conocida como Holoceno. Aunque otros creen que la nueva denominación es más una declaración política que una propuesta científica, el mundo del arte la adoptó como propia.

Margarita Paksa y Gabriel Valansi, por ejemplo, denuncian el avance del cemento mientras que el uruguayo Rimer Cardillo, con su instalación “Cupí de Buenos Aires” –montículo con moldes de pájaros muertos tras estrellarse en edificios vidriados– señala la intrusión desmedida del hombre en la naturaleza. El maligno plástico que acaba con la vida en los océanos está de forma festiva en los globos de “La mitad del aire en un espacio dado”, obra del británico Martin Creed a la que se puede ingresar y jugar.

Las significativas piezas de los argentinos Tomás Saraceno, Víctor Grippo, Luis F. Benedit, Valeria Conte Mac Donell, Joaquín Fargas, García Uriburu, Nadia Guthmann, Silvia Rivas, Miguel Rothschild, dialogan con las de artistas internacionales como Ana Mendieta, Gabriel Orozco, Ricardo Pascale, Bill Viola, y otros. Al finalizar la muestra los elementos con posibilidad de reciclado serán seleccionados por “cooperadoras ambientales” para ser reutilizados y continúen el ciclo de sustentabilidad. Con apoyo de embajadas de Francia y Estados Unidos, Institut Français; al 3/12.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *