Clásica / 5 de agosto de 2017

Javier Camarena, un cantante fuera de serie

Concierto del tenor junto a la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. Director: Enrique Arturo Diemecke. Teatro Colón.

Por

Javier Camarena es una de las grandes figuras del panorama operístico internacional. En los últimos años, conquistó a los públicos diversos. Su debut en el Colón despertó una comprensible expectativa entre los melómanos porteños que cayeron rendidos a sus pies.

Camarena es un cantante fuera de serie. Deslumbra por la claridad de su timbre, la naturalidad de su emisión, sus agudos potentes, el caudal de su voz y el dominio magistral de su instrumento. Pero el tenor mexicano no es un acróbata del canto. Es un artista refinado y profundamente sensible, que utiliza su técnica impecable sólo como una herramienta al servicio de la música que interpreta. Fue impactante su despliegue de virtuosismo en “A mes amis”, de “La hija del regimiento”, de Donizetti, que entonó con deslumbrante naturalidad. Sin embargo, igualmente admirables fueron su musicalidad y su fraseo, tanto en las arias del bel canto italiano, como en los fragmentos de óperas francesas. Entre estos, el aria de Nadir, de “Los pescadores de perlas”, de Bizet, fue uno de los pasajes más sublimes del concierto.

En todo momento, la Filarmónica de Buenos Aires, dirigida por Enrique Arturo Diemecke, acompañó con ductilidad y coherencia. Al finalizar “La donna è mobile”, que marcó el cierre formal del programa, el público deliró. Frente a los fervorosos aplausos, Camarena mostró su simpatía, con sonrisas y palabras sentidas, expresando su emoción por cantar en una sala que continúa siendo una meca para los cantantes de todo el mundo. Se escucharon luego “Alma mía”, “Granada” y, por último, “El día que me quieras”, una dedicatoria muy especial para sus flamantes fans porteños.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *