Mundo / 13 de Agosto de 2017

Macron gato: el presidente francés pierde popularidad

Tras una serie de medidas económicas impopulares buscó apoyarse en la buena imágen de su esposa, pero el perfil cholulo de la primera dama le jugó en contra.

Por

El presidente francés y su esposa en la tapa de Paris Match.
El presidente francés y su esposa en la tapa de Paris Match.

La popularidad del presidente francés Emmanuel Macron va en caída tras las primeras medidas económicas de ajuste (sólo 36% se muestra satisfecho, según un sondeo reciente), y para contrarrestarlo, apeló a la -hasta ahora- buena imagen de su esposa. Pero causó el efecto opuesto.

Las imágenes que mostraban la semana pasada a la primera dama Brigitte Macron con el cantante de U2 Bono, y la barbadense Rihanna, indignaron a quienes sufren la apretada economía francesa. El cholulismo y el despilfarro de fondos del estado fueron las principales críticas en las impadosas redes sociales.

“No existe ninguna razón por la cual la esposa del jefe de Estado deba obtener un presupuesto de los fondos públicos”, escribió el activista Thierry Paul Valette, creador de una petición que han firmado más de 270.000 personas en internet, para que Brigitte Macron no tenga una posición oficial como primera dama.

Primera dama

La Constitución francesa no otorga ningún estatus oficial a la esposa (o esposo) del presidente, aunque tradicionalmente se le asigna una oficina en el Palacio del Eliseo, un asistente o dos, y agentes de seguridad. También se espera que acompañen a su pareja a los compromisos oficiales, y a menudo se involucran en obras de caridad.

“Cuando una persona vive contigo, ella debe tener un papel y ese papel tiene que ser reconocido”, sentó posición el presidente en una entrevista reciente al canal de noticias TF1. Pero esto contradice su línea durante los debates de la campaña, en la que prometió acabar con el nepotismo: su rival conservador, François Fillon, se vio involucrado en un escándalo por pagos que le hizo a su esposa Penelope cuando supuestamente trabajó para él, y esto le costó la presidencia.

En respuesta a la indignación pública, Macron dijo entonces que prohibiría que los políticos empleen a familiares. “Haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga”, tuiteó el político francés Thierry Mariani (aliado de Fillon) .

 

Comentarios de “Macron gato: el presidente francés pierde popularidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *