Mundo / 11 de septiembre de 2017

Del Mani Pulite al Lava Jato, cómo combatir la corrupción

El Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia, con los jueces Antonio Di Pietro y Sergio Moro como invitados estrella, debate este semana sobre la necesidad de una reforma judicial.

Por

El juez brasileño Sergio Moro junto al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti
El juez brasileño Sergio Moro junto al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti

Desde mañana y hasta el jueves, en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, se desarrollará el II Congreso Bienal de Seguridad Jurídica, Corrupción y Pobreza. Diego Bunge, Presidente de Fores, organizador de la cita, habla sobre la necesidad de resetear la justicia.

NOTICIAS: ¿Por qué eligieron estos tópicos?

Bunge: El Congreso lo estamos realizando en virtud de un convenio con la cátedra de cultura jurídica de la Universidad de Girona y un esfuerzo de Fores. Y encaja perfectamente dentro del Plan Justicia 20/20 que encara actualmente el Ministerio de Justicia de la Nación y el ministro German Garavano, que es un plan integral de reforma judicial. La idea de estas charlas discutir al mismo tiempo el combate a la corrupción y a la pobreza como planes de acción del Gobierno. Y vamos a debatir también ejemplos que hacen a la ética en la banca. Va a hablar el Presidente del Banco Nación, Javier González Fraga. Vamos a ver como desde el sector público se han tomado pasos en casos concretos como es el caso de la villa Rodrigo Bueno. Vamos a tener a actores que están actualmente dándole combate a la corrupción en Brasil como el juez Moro en diálogo junto al juez Antonio Di Pietro a 25 años del famoso “mani pulite”. Y vamos a ver que funciono y que no.

NOTICIAS: ¿Qué función desarrolla el Observatorio de Fores?

Bunge: El observatorio es precisamente el “fiscal” del Plan Justicia 20/20. Nosotros como sociedad civil nos focalizamos y especializamos en gestión judicial. Porque vemos a la justicia como un servicio para la comunidad. Y creemos que ese servicio debe ser medido en cuanto a eficacia, eficiencia, con que grado de independencia se lo brinda, como se deben comportar los jueces, que grado de formación requieren, como son elegidos y su rol. Cuando la gente se queja del sistema justicia, también se queja que mal prestan su servicio los abogados. El observatorio está dirigido a ver que tanto se cumplen los objetivos del Plan Justicia 20/20. Es una tarea provechosa para la sociedad y es activa con el Ministerio de Justicia de la Nación.

NOTICIAS: Uno de los ejes es la lucha contra la corrupción…

Bunge: El grado de tolerancia con la corrupción o de naturalización de la corrupción tiene que ver con la eficacia, con la eficiencia del régimen sancionatorio de la misma. Los habitos sociales se van armando en función de como el sistema lo va moldeando. Cada vez mas lamentablemente naturalizamos mas fenómenos que no deben ser naturalizados para el bien de la sociedad y de los individuos. Uno de esos ejemplos es la naturalización de la mala, lenta, ineficaz justicia como servicio. Y esto costo lo pagamos en muertes, en pobreza, en injusticia y en convulsiones sociales y políticas.

NOTICIAS: De hecho es uno de los temas de la campaña en un año eleccionario.

Bunge: Muchas personas no le dan la importancia que se merece porque consideran que hay otros bienes esenciales, que tampoco están provistos, como seguridad o al acceso al trabajo o la salud. Y estos últimos también están relacionados con el adecuado acceso a la justicia de las personas de una comunidad. Existe un protocolo internacionalmente, pero en la Argentina no lo tenemos quizás porque no queremos tener.

NOTICIAS: ¡Qué debe cambiar?

Bunge: Por un lado, la propensión al cambio es resistida. Y existen grandes incentivos de los que están dentro del sistema de no cambiar. Pero si la justicia y el servicio de justicia y su mal funcionamiento están puestos en evidencia ante la opinión pública, es un factor para que adecuen su conducta.

NOTICIAS: Otro eje del congreso es la pobreza estructural de Argentina y el rol que juega la Justicia.

Bunge: El servicio de justicia en tanto y en cuanto se brinda de forma rápida y eficaz, y poco costosamente, contribuye a la disminución de la pobreza. Por lo tanto, cuanto más servicio de justicia se brinde a más sectores de la sociedad, más equidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *