Mundo / 9 de febrero de 2018

Donald Trump, en guerra contra las propinas

Mediante un cambio de la legislación actual, busca que la propina pase a manos de los dueños y no de los empleados.

Por

En Estados Unidos la propina que cada comensal deja en el restaurante puede llegar al 20% del valor total del ticket, y la misma es de carácter casi obligatorio, representando unos 6000 millones de dólares anuales, que pasarían a ser propiedad de los dueños en caso de que Donald Trump apruebe su controvertida ley.

El secretario del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, Alexander Acosta, pretende revocar una norma promulgada durante la administración Obama que garantizaba que las propinas sean recibidas por los trabajadores y de esta forma paliar la inequidad salarial. En su lugar, se propone establecer una ley que busca que los dueños pasen quedarse con ese dinero, en el caso de que paguen a sus empleados el salario mínimo federal de 7 dólares por hora; en la actualidad esa paga minima por hora puede llegar a los 2 dólares, siendo la propina fundamental para aumentar las ganancias.  La Asociación Nacional de Restaurantes es uno de los principales impulsores que está detrás de esta medida para incrementar los ingresos de los propietarios.

El nuevo reglamento, en caso de ser aprobado, supondrá un efecto directo sobre 280 mil locales a lo largo de todo Estados Unidos, que emplean una gran cantidad de meseros, cocineros y bacheros. En contraposición,  una coalición de 17 estados opositores liderados por California, se oponen a la medida ya que: “ perjudicaría a los empleados de bajos salarios que reciben propinas y no pueden darse el lujo de subsidiar a sus empleadores”. California por su parte exige por ley el pago del salario mínimo a los trabajadores gastronómicos y a su vez prohíbe que los empleadores retengan las propinas

 

2 comentarios de “Donald Trump, en guerra contra las propinas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *