Mundo / 4 de marzo de 2018

Luz roja para venezolanos en Colombia

El país vecino de Venezuela empieza a cerrar las puertas, y los miles que cruzaron viven en las calles.

Por

Un hombre de Valencia, Venezuela, baila bajo el sol del 08/02/2018 ante coches en un sem·foro de Bucaramanga, Colombia. Con lo que recauda en las esquinas, este joven y otros tres integrantes del grupo pagan sus cuartos y comidas. A†veces tambiÈn logran enviar dinero a sus familias. Rotan los sem·foros para compartirlos con otros artistas callejeros. (Vinculado al reportaje de dpa "El drama humano vuelve a la frontera entre Colombia y Venezuela" DEL 10/02/2018) Foto: Natalia Ortiz Mantilla/dpa +++ dpa-fotografia +++

Tras casi un año de relativa calma, aunque siempre con una masiva migración desde el lado venezolano, el drama humano volvió con fuerza a la frontera entre Colombia y Venezuela a raíz de medidas tomadas por el Gobierno colombiano que buscan controlar la migración masiva.

El caos y la tensión se sienten principalmente en el puente Simón Bolívar, que comunica Villa del Rosario (Colombia) y San Antonio (Venezuela), considerado históricamente uno de los puntos fronterizos de mayor tránsito en América Latina.

Muy cerca del puente está la ciudad colombiana de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, donde desde hace meses el drama de los venezolanos se pone en evidencia con miles de personas durmiendo en los parques.

Según Migración de Colombia, entidad que depende del Ministerio de Relaciones Exteriores, cada día ingresan por ese punto a Colombia unas 37.000 personas. La gran mayoría retornan a Venezuela (cruzan la frontera para estudiar, trabajar o para abastecerse de alimentos y medicinas), pero es incierta la cantidad de venezolanos que deciden quedarse. Lo cierto es que cada día parece crecer el número de venezolanos en las calles de Cúcuta, en ciudades del litoral caribeño, e incluso en urbes como Bogotá, muy distante de la frontera y en donde pululan los vendedores informales de arepas.

Freno. Las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno colombiano llegan tras entender que que la situación “se desbordó”.

Casi un millar de venezolanos fueron expulsados el mes pasado de un coliseo deportivo que se habían tomado en Cúcuta para dormir. La Alcaldía dio la orden del desalojo para evitar que el problema fuera más grave, pues encapuchados lanzaron bombas incendiarias para obligar a salir a las personas.

Y las medidas anunciadas por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, establecen más controles en el flujo migratorio. “Si bien no se trata de un cierre de la frontera, las inspecciones demoran el flujo y desde el viernes se presenta en el lugar una caótica congestión de viajeros”, explican desde el gobierno.

“Sentimos miedo de que de pronto haya una estampida y queden nuestros niños en medio, porque ellos son frágiles y están asustados”, dijo una venezolana al diario “La Opinión” de Cúcuta.

Santos anunció en Cúcuta que el Gobierno colombiano no volverá a entregar a los venezolanos las llamadas tarjetas de movilidad fronteriza, documento que les permitía entrar y permanecer en Colombia por siete días, aunque sin permiso para trabajar.

Sin embargo, el jefe de Estado dijo que los venezolanos pueden entrar a Colombia con su pasaporte, que es sellado para una estadía de 90 días, con posibilidad de ser prorrogada por otro periodo igual. Asimismo, Santos marcó que otra opción es el trámite de un permiso especial de permanencia, que les permitirá a los venezolanos vivir y trabajar hasta por dos años.

Pero muchos venezolanos que cruzan la frontera a diario dicen que no comprenden las nuevas normas adoptadas por Colombia, mientras sostienen tarjetas de movilidad que ya no son aceptadas.

Obligados a tramitar el pasaporte, los pobladores de la frontera argumentan que ese un problema adicional por las dificultades para obtener ese documento. Otros aseguran que no pueden destinar para la expedición del pasaporte el poco dinero con el que ingresan a Colombia para comprar alimentos y medicinas que escasean en su país.

“Esto es muy duro, están acabando con nuestro país y ahora con esto no sabemos qué hacer. ¿Cómo vamos hacer, si en el Saime (servicio de identificación y migración de Venezuela) hay una mafia alrededor de la expedición de documentos y ahí empieza el problema para nosotros? No tenemos cómo hacerlo, la Guardia (Nacional) está con el Gobierno (venezolano) y nos atropella”, concluyen.

Semáforos. Sea para vender chucherías, limpiar parabrisas o mendigar, los venezolanos se han apropiado de los semáforos de Cúcuta, Bucaramanga y Bogotá, pero también en Lima, y hasta en la ciudad brasileña de Boa Vista (ciudad del norte que en los últimos meses recibió a miles de refugiados).

“Allá no conseguíamos trabajo, ni comida ni nada. Aquí tenemos un poco de todo eso”, dice el líder del clan Maturín que integran adultos y mayores. Diez miembros que trabajan en un semáforo de Boa y obtienen cada día unos treinta reales. “Es muy feo. Pero por suerte la mayoría de los brasileños nos entiende y ayuda”, aclara el limpiador de parabrisas.

“No es aceptable dejar la situación en manos del azar, la caridad o la improvisación aislada de las entidades territoriales. Este es un asunto de Estado y debe abordarse con seriedad en toda su complejidad, incluyendo el plan de soluciones a los venezolanos que ingresaron regular e irregularmente”, insiste el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández.

 

Comentarios de “Luz roja para venezolanos en Colombia”

  1. Gracias a julio y su banda de criminales este delincuente se ha encargado de viajar por el mundo pidiendo sanciones económicas contra nuestro pueblo además de una invasión militar extranjera además del ataque económico que mantiene el delincuente Santos de Colombia contra nuestra moneda y la brutal extracción de todos los artículos de la cesta básica y medicinas además de la gasolina y todos los aditivos del petróleo esa travesía por el puente es una componenda para que miserable como ustedes den al mundo noticias de falsos positivos y como quiera que lo pongan la mayoría son colombianos porque los venezolanos que pasan por esa frontera van en tránsito ya que se dirigen a otros países ya que ese país esta mas mal que el nuestro ya que lo que tenemos es un ataque a nuestra economía pero Colombia tiene una verdadera crisis humanitaria ya que los ricos de ese país están acabando con ese pueblo a fuego del grueso además de la miseria a una cosa si se cerrara esa frontera como debe de ser se morirían de hambre los colombianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *