Showbiz / 20 de marzo de 2018

Series de ficción colmadas de pura realidad

De Pablo Escobar a Gianni Versace: las series se inspiran en hechos reales. Ola de biopics.

Por

Ricky Martin y Édgard Ramírez en "American Crime Story".

Crisis creativa de los productores o hartazgo de los espectadores? Las series policiales y políticas basadas en casos reales ocupan más y más espacio tanto en el cable como en las plataformas de streaming. Desde “American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace” (Fox) a la búsqueda desesperada del terrorista en “Manhunt: Unabomber” (Netflix), la ficción nunca se pareció tanto a la realidad. Y es una tendencia que seguirá por un buen tiempo.

Vieja tendencia. El deseo de entender la realidad a partir de contenidos ficcionalizados no es nuevo. Los cruces entre la vida cotidiana y los guiones están presentes desde hace años en la televisión local. Por ejemplo como cuando Alberto Migré sumó en “Rolando Rivas, taxista” al hermano del protagonista como un joven admirador del Che Guevara que participaba de la resistencia contra las autoridades. Su muerte en la telenovela “que paraba al país” en los comienzos de la década del 70 puso en la mesa familia nada menos que la discusión sobre la subversión.

Quien llevó en nuestro país este cruce hasta sus últimas consecuencias, con resultados desparejos pero con envidiable pulso, fue Rodolfo Ledo (“Naranja y Media” con Guillermo Francella entre otras) que había sorprendido en la pantalla del Canal 9 con la recreación de casos policiales como la matanza ocasionada por el odontólogo Ricardo Barreda o el asesinato de Walter Bulacio en el recordado “Sin condena”.

La policía federal brasilera en medio de los allanamientos que dieron base al Lava Jato en “O Mecanismo”

Pero lo cierto es que tras varios años de comedias costumbristas, hoy la televisión local, empujada por una tendencia mundial y la inversión de las OTT más grandes, pone nuevamente énfasis en la adaptación de historial reales como para por ejemplo con “Sandro de América, la serie”, que emite Telefe (ver recuadro Locales).

Policiales. Más allá de las históricas que son tendencia hace tiempo (desde “Los Tudor” y “Los Borgia” a la reciente “The Crown”), las cadenas estadounidenses le encontraron en el último tiempo la vuelta a los policiales que hicieron historia en el último cuarto de siglo pasado , atrás del éxito de la colombiana “El Patrón del mal” y el hit de Netflix “Narcos”.

En esa senda se incribe “Manhunt: Unabomber” -también de Netflix-, que recrea con fidelidad la búsqueda que realizó el FBI del hombre que entre 1978 y 1995 envió cartas bombas a diferentes puntos de los Estados Unidos sin mostrar un claro patrón de conduct, en una narración doble en la que se muestra cómo fue su captura y, a la vez, cómo el proceso judicial, y como afecta al agente que logró entender su mente para apresarlo (muy en la línea de “Hannibal” de Ridley Scott).

La DEA al frente de las detenciones del Cartel de Juárez en “Narcos”

Con otro presupuesto y un ojo exquisito a la hora de la recreación histórica Ryan Murphy -el showrunner del momento-, creador de series como Nip/Tuck o Glee y que recientemente firmó uno de los pases del año, desde Fox a Netflix, perfeccionó el arte de contar la realidad con dos series de antología que vienen sumando espectadores y premios.

La primera es “American Crime Story”, que busca contar en diez episodios algún crimen célebre. En 2017 se centró en las acusaciones de asesinato del deportista O.J. Simpson. Y este año en el raid de sexo y muerte de Andrew Cunanan, el asesino serial que terminó con la vida de Gianni Versace. Su éxito mundial es tal que ya están confirmadas y en etapa de preproducción dos nuevas temporadas: una centrada en las secuelas del Huracán Katrina, de 2005, y otra sobre el vínculo entre Bill Clinton y Mónica Lewinsky, que se verán en los próximos dos años.

Celebridades. La otra serie de antología de Murphy se llama “Feud” y habla de enfrentamientos de grandes personajes históricos del siglo XX.

El año pasado comenzó con “Bette and Joan”, con la rivalidad entre las divas del cine Bette Davis y Joan Crawford, y este año se rodará una nueva entrega, con diez episodios sobre el vínculo entre Carlos, el príncipe de Inglaterra, y su Diana, la princesa de Gales.

Susan Sarandon como Bette Davis en “Feud”.

En el caso del retrato del viejo Hollywood, el creador y sus productores terminaron en la Justicia porque la actriz Olivia de Havilland, de 101 años, consideró que la manera en la que fue representada, por Catherine Zeta-Jones, era denigrante y nadie le había solicitado permiso el debido permiso.

Lo cierto es que el límite entre lo que se puede y lo que no se puede hacer al ficcionalizar la realidad no siempre es claro.

Actual. No todas las biopics cercanas tienen base en los ’80 y ’90. Tras el éxito de “Narcos” Netflix se animó a encargarle a José Padilha su versión del “Lava Jato” con la miniserie “El mecanismo”. El director brasileño que se hizo famoso con el largometraje “Tropa de Élite” y su secuela, habló con NOTICIAS sobre su receta para el éxito.

“Toda mi obra es una combinación de datos ciertos con ficcionalización. Y todo lo que muestro es real, aunque esté en una serie. Por ejemplo, es sabido que Pablo Escobar mantuvo sitiado el Palacio de Justicia en 1985 pero yo no sé los diálogos que tuvo al organizarlo o los detalles de cómo se le ocurrió. Eso es lo que yo ficcionalizo pero los hechos son reales”, explica Padilha ahora inmerso en “El mecanismo” y su visión del entramado de corrupción brasileño y la investigación llevada adelante por la Policía Federal de Brasil que dio lugar al Lava Jato y el caso Odebretch.

“Todo lo que se ve en ‘El Mecanismo’ es real, salvo los nombres, porque no estamos legalmente autorizados a usarlos. Los personajes son reales, sus nombres, no”, detalla. De todos modos no se descarta que los involucrados se enojen y amenacen con alguna acción en Tribunales.“Hay que ser muy cuidadosos y ejercer un pensamiento crítico. El desapego a los hechos es un problema muy fuerte en Brasil, Argentina y en América Latina”, expresa Padilha.

Sandro. Agustín Sullivant se luce haciendo del Gitano.

En este sentido, será interesante cómo se desarrolla la serie sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman que está rodando en el máximo de los secretos la productora catalana JWP bajo la dirección del inglés Justin Webster y que será de corte documental.

“Es completamente cierto eso de que la realidad supera a la ficción. Cada día nos levantamos con noticias que son tan difíciles de creer que nos parecen exageradas para una serie. ¡Mirá a Estados Unidos y lo que hace Trump! ¡Mirá a la Rusia de Putin! Vivimos tiempos de sucesos absurdos. Quizás es más fácil para la gente abordarlos desde la ficción”, cierra el director.

 

Tomás Balmaceda
@capitanintriga

 

 

Comentarios de “Series de ficción colmadas de pura realidad”

  1. Esa serie sobre la muerte(un SUICIDIO cantado) del CHORRAZO SUICIDA Nisman, si tiene en cuenta la “pericia” trucha y disparatada de los mistongos “peritos gendarmes” de la borrrachita Bullirch(“casualmente” la que lo precipitó al SUICIDIO al GATERO “fiscal”) va a ser un mamarracho igual que ésta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *