Menú
Política / 14 de mayo de 2019

Caso D’Alessio: la cámara de Mar del Plata cree que la banda es de la AFI

El fallo de la Cámara se leyó como una derrota de Comodoro Py, pero los jueces dejaron la puerta abierta. Espías en la mira.

Por

Ayer se conoció el fallo de la Cámara Federal de Mar del Plata que definió que por ahora la causa que investiga las trapisondas del espía-falso abogado Marcelo D’Alessio debía continuar en el juzgado de Dolores a cargo del juez Alejo Ramos Padilla.

En su fallo, los jueces fueron claros sobre que la resolución era transitoria porque aún no se pudo determinar qué delito cometía la banda de espías -aunque por ahora se investiga una asociación ilícita- y por lo tanto no se puede establecer el lugar del delito, lo que permitiría echar luz sobre el juzgado que debería investigar el caso.

D’Alessio vivía en Canning, Etchebest (el denunciante) en Mar del Plata, se reunieron con el fiscal Carlos Stornelli en Pinamar, la banda tenía oficinas en Buenos Aires, intentaron extorsionar empresarios en provincia de Buenos Aires y Neuquén, entre otros lugares.  Es decir, hay muchas jurisdicciones posibles.

(Te puede interesar: Caso D’Alessio: qué declaró el ex de la actual pareja de Stornelli)

Pero sobre este tema, los jueces Eduardo Jimenez, Alejandro Tazza y Bernardo Bibel arrojaron una inquietante hipótesis que podría delinear el curso de la investigación. Según su criterio, los magistrados creen que el plan criminal investigado pudo haberse originado en la AFI (Agencia Federal de Inteligencia), porque había funcionarios de ese organismo estatal que tenían relación con D’Alessio, proporcionaban información, recibían informes y hasta habrían encargado operaciones a D’Alesiso. Si se define que todo se originó en la AFI, la causa pasaría a algún juzgado de Comodoro Py.

Lo escribieron así: “Creemos que resulta de vital importancia que el Juez establezca rápidamente, y con la debida precisión, en qué lugar se habría conformado dicha organización criminal por ser un dato relevante, las particularidades de su constitución, así como las de sus integrantes; y todo otro dato o elemento que resulte relevante para poder así deducir, si la fuente de informaciones que era utilizada en forma indebida era proporcionada desde el seno de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI)”. En realidad es Agencia Federal de Inteligencia.

Y en el siguiente párrafo arrojaron su hipótesis: “Es que, y según nosotros lo interpretamos, es el sitio donde habría nacido el plan criminal a partir del cual se habrían cometido o intentado cometer aquellos otros delitos que se sindican como el propósito criminal de la organización”.

En su fallo, los camaristas le dieron tiempo al juez para que siga avanzando en su investigación y la ordene, pero le advirtieron que si un día quieren, podrían “de oficio” volver a resolver sobre la competencia, sin necesidad de consultarle al juez.  Ya anticiparon que, si la causa sigue como está, podría ir a Comodoro Py, donde los espías se mueven mucho mejor.