domingo, noviembre 17, 2019

COSTUMBRES | 15-02-2019 17:00

Turismo: a un paso del avión

Los hoteles de aeropuerto no sólo son convenientes para estadías cortas o de negocios: también ofrecen mejores tarifas, funcionalidad y confort.

Imaginemos esto: llegamos a destino después de un largo viaje en avión, y, tras realizar los trámites de Migraciones, recoger la valija y pasar por Aduana, no hace falta ir en busca del bus o taxi más cercano para comenzar el siguiente trayecto (en general largo) hacia el hotel. La comodidad de nuestro alojamiento nos espera en el mismo predio del aeropuerto, y basta con subirse a un transfer interno para llegar a hacer el check in y tener al alcance una cama y una ducha, tan deseadas cuando el jet lag apremia. Esta maravilla es solo una de las ventajas que ofrecen los hoteles de aeropuerto. Que aunque suelen ser tenidos en cuenta más que nada para estadías muy breves o de negocios, poseen beneficios que los convierten en serios candidatos para cualquier vacación.

Cinco estrellas. Un gran prejuicio contra los hoteles en aeropuertos es que a veces se considera que no tienen tan buen nivel como aquellos situados en el centro de las grandes ciudades, con mayor demanda y tráfico de gente. Pero muchos pueden contradecir esta idea.

En Canadá, el Fairmont Vancouver Airport es un hotel insonorizado que fue votado por quinto año consecutivo como el número 1 en hoteles de aeropuerto de Norteamérica. Solo cinco minutos lo separan de la cinta de las valijas, y entre sus atractivos se encuentran sus vistas de piso a techo, sus variados restaurantes, su pileta cubierta climatizada y su spa especializado en tratamientos para combatir el jet lag. Además, permiten hospedarse por el día para hacer más agradables las conexiones largas.

Desde Booking.com, también recomiendan Pullman Creek City Centre Residencesen Dubái, perfectamente a la altura de la opulencia árabe. A solo 2 kms de la salida del avión, seduce con su pileta al aire libre, su restaurante gourmet, sauna, gimnasio, cancha de tenis y locales de ropa, todo envuelto en un aura de modernidad y lujo y a precios más bajos que en el centro de la ciudad. Es que esta es otra ventaja no tan conocida de estos hoteles:

En San Pablo, Brasil, hospedarse en el Pullman SP Guarulhos Airport sin duda evitará atascarse en el tristemente célebre tráfico de esta ciudad. Además, ofrecerá acceso a su servicio de spa de excelencia, su gran pileta exterior, su parque infantil y la cocina contemporánea de su bistró. Y aquellos viajando con mascotas tendrán la buena noticia de que también es petfriendly. Por otro lado, de elegir alguna de sus tres suites superiores (incluyendo la presidencial) las comodidades también incluyen un pase al Executive Lounge una vez en el aeropuerto.

Leer también: Temporada 2019: dónde veranean los políticos

En Finlandia, por su parte, el Clarion Hotel Helsinski Airport propone habitaciones de lujo a dos minutos en tren desde la terminal. En un país en el que hasta el aeropuerto posee galería de arte abierta las 24 horas, su hotel más cercano también se reviste de cultura y buen gusto, con un restaurant muy chic cuyo menú combina sabores nórdicos con estética neoyorquina, esculturas en las habitaciones, piezas de diseño contemporáneo y materiales de pureza autóctona.

Modernos y conectados. Otra razón interesante para decantarse por este tipo de hoteles es su buena conectividad. Aunque se piense que están lejos de las principales atracciones, en verdad tienen una amplia oferta de medios de transporte, dado que requieren comunicarse en forma eficiente con la ciudad. Y en muchos casos, estas propuestas poseen transfers gratuitos ida y vuelta al aeropuerto. Así sucede en Wyndham Quito Airport, un hotel cinco estrellas en Ecuador que desde su misma arquitectura simula la modernidad y curvas de una terminal.

Leer también: Los hoteles se enfrentan al desafío del dólar barato y AirBnB

En ese mismo camino, otro recomendado del sitio Booking.com es Capriby Fraser Changi City, a cinco minutos del aeropuerto de Singapur y tres del centro comercial Changi City Point. A su estilo moderno y vanguardista se suman detalles de arte, una enorme pileta al aire libre, un gimnasio, restaurantes y un formato de habitaciones en studio, sumamente cómodas.

En Madrid, en tanto, el Hotel Nuevo Boston también suma modernidad, una característica repetida y para aplaudir en estas variantes;lejos de la arquitectura clásica, son construcciones muy funcionales y tecnológicas, pensadas para adaptarse a las últimas necesidades de los viajeros. Y este hotel español lo logra combinando una decoración cálida en tonos pasteles, géneros nobles y estampados de diseño, haciendo posible sentirse como en casa de inmediato. La sensación se completará comiendo en su elogiado restaurante de cocina mediterránea, o descansando en su solárium en las alturas.

Y al hablar de vanguardia, Pekín es un gran referente. Por eso también entra en el listado el hotel Cordis en esta capital china, a solo 500 metros de la terminal 3 del aeropuerto. Su estilo es el de un lujo más que agradable, que se aleja de la ostentación para proponer confort y tecnología de punta, desde sus camas de diseño, sus baños de mármol, su restaurant gourmet o su Cardio-Studio abierto las 24 horas, entre otras facilidades. El punto de la flexibilidad horaria, de hecho, aplica no solo al gimnasio sino también a todo el hotel, y es otro atributo de este tipo de propuestas, muy apreciado en tiempos de vuelos intercontinentales y pesado jet lag.

Muchas veces pasados por alto, los hoteles de aeropuerto reúnen enormes beneficios que vale la pena tener en cuenta al momento de planificar un viaje. Una variante para comenzar la experiencia aún más relajados y tranquilos.

por Vicky Guazzone

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario