lunes, diciembre 9, 2019

OPINIóN | 29-03-2019 11:34

Vidal y Stanley, las “lloronas” que puso el Gobierno para callar a Macri

A las mujeres fuertes del PRO les tocó poner la cara a las crecientes e incómodas cifras de aumento de la pobreza.

El Gobierno se interna un poco más cada día en un callejón sin salida alarmante para un año donde el Presidente busca la reelección. Por un lado, es de manual el imperativo de ensayar discursos “pum-para-arriba” para darle empuje a cualquier campaña electoral, acá y en la China. Pero al mismo tiempo, el relato optimista choca con el límite impenetrable de la realidad económica y social en caída cotidiana: hacerse el positivo y despreocupado en medio del pantano genera un nivel de antipatía que se refleja nítidamente en las encuestas de percepción de la performance oficial.

Hasta hace poco, Mauricio Macri y Marcos Peña hacía uso y abuso de la postura sobradora para neutralizar las críticas de amigos y enemigos respecto de la gestión de Cambiemos. Era antipático, pero funcionaba. Ahora ya no, y el entorno presidencial empieza a admitir “en off” la necesidad de esconder un poco al jefe de Estado, para que no irrite -como le pasa a Cristina Kirchner- a las audiencias impacientes y hartas de tanta promesa no cumplida. Del optimismo zen y canchero de Macri & Peña, se pasó en los últimos tiempos a una humildad forzada que no convence a nadie.

Pero resulta que justamente este año se trata de convencer a toda costa. Y rápido. Se diseñaron entonces dos tácticas de emergencia para contener la sangría de credibilidad discursiva oficial ante la crisis inmanejable que atormenta a la mayoría del país. Una es la del enojo presidencial (y de su jefe de Gabinete), que aprovecha cada ocasión para mostrarse “caliente” con los que le ponen el palo en la rueda, o con los que le señalan que su rueda está trabada por un palo que es necesario sacar. La otra es respuesta es tercerizar las mejillas presidenciales cada vez que llega el turno de recibir cachetazos de realidad. A Dujovne le toca exponer sus cachetes ante cada mala nueva económica. Pero tampoco el carisma del ministro de Economía supone un gran blindaje para la vulnerable imagen de Macri.

(Leer también: Ni Macri, ni Lavagna, ni Cristina: en el 2019 ya ganó el dólar)

Todo se vuelve insostenible cuando se trata de comunicar oficialmente las nuevas cifras de pobreza. “Quiero ser evaluado como Presidente por si fui capaz, o no, de reducir la pobreza”, declaró Macri dos años atrás, sin imaginar -o sin preocuparse- que se estaba colocando uno de los peores grilletes para validar su relato de gobierno al cabo de su primer, y acaso único, mandato. Y ahora que solo queda anunciar impotencia frente a la evolución de la pobreza en la era Cambiemos, el estilo presidencial de comunicación no alcanza -nunca lo hizo, no es su fuerte- a empatizar con las mayorías afectadas o indignadas con el empobrecimiento estructural de la Argentina.

Hace falta conectar rápido y fuerte con la gente, se desesperan en el equipo duranbarbista. Y cuando se trata de conectar positivamente con las emociones populares, en general el PRO echa mano a sus damas estrella: María Eugenia Vidal y Carolina Stanley, las últimas cartas que suele jugar el equipo de comunicación oficial cuando teme por el humor social contra la siempre sospechada “insensibilidad” de un “gobierno de ricos”. “Nos preocupa y duele”, esgrimió la gobernadora bonaerense para referirse a la pobreza sin freno. “Hoy es un día triste”, se atajó la ministra de Desarrollo Social de la Nación.

Es tradición en América latina -aunque su origen se remonta al antiguo Egipto- la contratación de lloronas (también conocidas como “plañideras”) para ambientar los velorios y garantizar que mantuvieran el tono adecuado de dramatismo que la ceremonia requiere. A cambio de dinero o especie, estas profesionales de la pena se ponían al hombro la tarea más desgastante del sepelio, desplegando su histriónica pericia para conmover al público presente en un momento donde solo queda espacio para la resignación. Con su performance convincente, lograban además liberar las manos y las mentes de los deudos -verdaderos protagonistas del velorio- para que pudieran ocuparse del ceremonial y de resolver los trámites más concretos y urgentes de la dolorosa despedida. Chau pobreza cero.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS. Autor de "Historia de la Guita: La cultura del dinero en la Argentina" (Ed. Planeta)

por Silvio Santamarina*

Galería de imágenes

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario