Monday 17 de June, 2024

SOCIEDAD | 04-06-2024 11:44

Patitos en fila, la ola amarilla

El exótico adorno capilar que se puso de moda entre los argentinos. El origen oriental.

Sin previo aviso, Argentina está atravesando una invasión de patos. Pero no se trata de animales, sino de adornos que cada vez más personas, para no quedar afuera de la moda, lucen en sus cabezas. Los Patitos Kawaii se convirtieron en cuestión de semanas en la última tendencia. Se trata de unos simpáticos adornos amarillos que se prenden al pelo y no mucho más. Sin embargo, llegaron para quedarse y sin que nadie entienda por qué se convirtieron en una tendencia que todos quieren imitar.
Más aún, la variedad de diseños de estos pequeños patitos hace que cada uno consiga el que se adapte a sus gustos. Desde aquellos con peluca alborotada a lo Milei para los libertarios hasta otros con lentes y gorros de lana para los hipsters, nadie puede o quiere quedarse afuera de lucir al pequeño animal en su cabeza.
Moda. La llegada de los patos a Argentina es tardía si se la compara con el resto del mundo. En el 2023 estos accesorios ya estaban presentes en muchas partes del planeta pero en nuestro país fue recién hace unas semanas cuando, principalmente en el Barrio Chino de Capital Federal, comenzaron a comercializarse con amplia aceptación del público. Así, cerca del barrio de Belgrano decenas de personas salían con el patito amarillo en sus cabelleras y de allí la tendencia explotó hasta expandirse por todo el país. Hoy, los Patitos Kawaii ya se encuentran también en muchas ciudades del interior e incluso varios vendedores ambulantes han dejado de lado sus habituales mercancías para ofrecer patitos de hule ante la amplia demanda que existe. El origen de esta moda no está muy claro. La teoría más aceptada refiere que proviene de Japón y está vinculada a la cultura del animé. De hecho, el término Kawaii es japonés y su traducción es “tierno” o “adorable”. Otra versión indica que su país de origen es Filipinas, pero también a raíz de vínculos con la cultura del animé y el manga. Así, por un precio que oscila entre los 1.500 y 2.000 pesos, dependiendo la zona y el local donde se los compre, estos patitos de hule de origen desconocido se convirtieron en el último grito de la moda y ya se han adaptado a los usos y costumbres argentinos. No sólo porque algunos famosos como Yanina Latorre lo hayan lucido incluso en tevé, sino que también llegó a las altas esferas de la política: la diputada de la Libertad Avanza, Lourdes Arrieta, mostró uno en el Congreso.
Durante la presentación del presidente Javier Milei en el Estadio Luna Park, uno de los elementos de merchandising más vendidos en las inmediaciones fueron los patitos con el look presidencial de una cabellera albortada. A estos, se suman aquellos que vienen con la camiseta de la Selección argentina para comenzar a palpitar la Copa América de junio y hasta hay otros con boinas gauchas. Solo con buscar entre los miles de patitos, cada quien encontrará su diseño ideal.
En épocas de precios delirantes para muchos argentinos, la última moda fashionista de llevar pequeños patos en la cabeza es accesible. Y, al igual que muchas otras tendencias, no se sabe bien cómo surgió.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios