SOCIEDAD | 10-01-2020 10:45

Vanesa, esposa de Felipe Noble: la antigrieta menos pensada

La mujer del heredero de Clarín se reveló peronista pese al código interno que se lo impedía. Recambio generacional en la conducción del Grupo y futuro político. Una Ernestina 2.0

En estos diez años que lleva casada con el heredero del Grupo Clarín, Vanesa Defranceshi Sadi (43) se ganó el apodo de “monje negro”. Es la mujer que acompaña y sostiene a Felipe Noble Herrera (43), uno de los dos hijos adoptivos de la mentora del multimedios fallecida hace dos años.  “No me  disgusta -dice- porque sé que políticamente el monje negro es el que está escondido y hace. Felipe con su forma de ser, súper respetuoso, tiene sus tiempos; y al tenerme a mí ciertas cosas se le hacen más fáciles”. Vanesa lo piensa un poco, se ríe y remata: “pero otras se le hacen más difíciles”.

La de la sotana negra, en realidad,  ya es una metáfora perimida. Después de años de cumplir con el voto de silencio que se le exigía, sorprendió revelando su identidad peronista, su admiración por Cristina Fernández y la intención de acompañar activamente al flamante gobierno.

En los últimos meses, la nuera de Ernestina que desempeñaba un rol protocolar en la Fundación Noble, el ala solidaria del Grupo, se convirtió en el personaje anti grieta menos pensado. Y sorprende a propios y extraños con su acercamiento a las filas del nuevo oficialismo de la mano de Juan Cabandié, el dirigente de La Cámpora que durante los gobiernos kirchneristas llamaba al multimedios “mafiamedios Clarín” y arengaba al grito de “Noble, Magnetto, devuelvan a los nietos”.  Es una misión de paz que arranca complicada, también puertas adentro de su hogar. 

De modo que una alegoría más precisa sería hoy la de un caballo de Troya que incomoda, con su inesperada jugada. En la corporación ahora saben que su rol ya no se limitará al de una esposa dispuesta a fotografiarse en situaciones sociales. La abogada es apoderada general de su marido y podría –en un futuro no muy lejano- representarlo, incluso, en las reuniones de directorio.

La cuerda se tensó en los últimos meses. Cuando en plena campaña electoral Alberto Fernández dio a conocer su proyecto Argentina Contra el Hambre acompañado por dirigentes sociales, políticos, empresarios y sindicalistas en la Facultad de Agronomía, la mujer de Felipe estaba presente en el acto, pero el diario la cortó de la foto. Era su bautismo público en el partido y no faltó quien, un poco en broma, un poco en serio, le preguntara qué hacía ahí. “La compañera es peronista y del grupo Clarín”, la presentaron. 

Vanesa Noble Herrera

Pero la noticia no estalló hasta que Vanesa se apareció el 27 de octubre en el bunker triunfal del Frente de Todos y luego subió una foto a su Instagram junto al flamante Presidente. Días después, en una entrevista con Agustín Gallardo del diario Perfil, reveló que en el 2011, el año más crudo de la persecución a Felipe y Marcela por la obtención de su ADN para establecer si eran hijos de desaparecidos, votó a Cristina e incluso estuvo a punto de visitarla en Olivos. Era un secreto de familia. Pero la escena se transformó.

En los últimos dos años, Felipe y Vanesa perdieron lo que les quedaba de su ascendencia. En el 2017 murió Ernestina Herrera de Noble y al año siguiente, Hilda Sadi, la madre de ella. “Yo me sentía muy trabada,tenía que pedir permiso para todo. Pensé: Vanesa, a tu edad, ya no están tus padres, tenés marido, hijos, años de terapia. Y me decidí a hacer lo que quiero”. Dice que hasta ahora había temido que su sinceramiento fuera interpretado como  “una deslealtad con el Grupo”, como llama siempre a la empresa. 

Noticias: ¿Con el Grupo o con Felipe?  
Vanesa Noble Herrera: Tal vez hace un tiempo él tampoco iba a entender mi razonamiento.

Noticias: ¿Ahora lo entiende?
Noble Herrera: Ahora respeta mi postura, que yo haya hablado de mi ideología. Creo que al estar en democracia uno puede hablar, decir de lo que piensa, sin que eso implique faltarle el respeto a nadie. No por tener de familia política al grupo Clarín yo tengo que sentirme censurada. 

Noticias: ¿La empresa es tu familia política?
Noble Herrera: Y…yo me casé con el grupo Clarín. Con Felipe, pero el grupo Clarín vino en el combo.

Noticias: ¿Ernestina supo que eras peronista?
Noble Herrera: Creo que si tenía alguna duda se le disipó cuando le puse de nombre a mi hija Mora Eva. Ella no tenía un pelo de tonta. 

Noticias: ¿Hablabas de política con ella?
Noble Herrera: Era un tema que no se tocaba. Pero sabía que Eva era por Evita. Igual Felipe siempre supo que yo era justicialista. Me despertaba soñando, cantando la marcha peronista y él me decía ‘Callaaaate’. A veces, cuando lo quiero molestar le canto la marcha (carcajadas). Y Mora dice que ella es peronista. Con el tiempo le voy a explicar de qué se trata. Creció viendo en casa mi santuario con estampitas y figuras de Evita.  

Noticias: ¿En el Grupo Clarín conocían tu inclinación política?
Noble Herrera: Siempre lo supieron. Antes de casarnos, uno de los socios le preguntó a Felipe si me había hecho leer el código interno del Grupo Clarín y él le respondió ‘¿qué código?’. Igual, aunque me lo hubiesen hecho leer yo conozco la Constitución Nacional.

Noticias: ¿Qué establece ese código?
Noble Herrera: No hablar de política, no aparecer en fotos con políticos ni tener favoritismo por ciertos políticos. Siempre hice lo que sugerían, pero después me di cuenta de que eso que me pedían a mí,  no lo respetaban los demás. Entonces yo tengo códigos si los tienen conmigo. Me pedían que si daba notas a radio o tevé sobre la Fundación tenía que llamar antes a Marcela o a Martín Etchevers (gerente de Comunicaciones de Clarín). Y yo un tiempo traté de respetar eso. 

Noticias: Hablás en pasado. 
Noble Herrera: Entré a la Fundación hace ocho años. Felipe se sumó pero estaba muy sola. Todo lo que hacía era a pulmón y la reactivamos. Conmigo estaban todos para la foto, pero después hacían eventos y no me participaban. Se ve que molestaba. Así que ahora preferimos ayudar a nivel personal y, en lo que podemos, sumar a la Fundación. Fue muy desgastante que nos pongan palos en la rueda, o hacer cosas y que después vayan otros a recibir los premios.Por ejemplo, hemos colaborado con el hospital Rivadavia durante años pero a recibir el premio fue Marcela. Si te corresponde a vos, los otros miembros deben saber que no pueden tener la caradurez de ir. Entonces los códigos no existieron más.

Vanesa Noble Herrera

Noticias: ¿Con quién conversaste la idea de aparecer en el bunker de los Fernández?
Noble Herrera: Lo hablé con mi terapeuta.

Noticias: ¿Con Felipe no?
Noble Herrera: Le comenté que estábamos invitados. Él estaba en el exterior. Le dije: ‘mirá Felipe, yo voy a ir. Te pido que respetes mi decisión’.

Noticias: ¿Qué te dijo Alberto Fernández esa noche en que se conocieron?
Noble Herrera: Había mucha gente,pero al final fuimos unos pocos a la terraza. Me sentí muy cómoda, le agradecí y me respondió que, al contrario, ese era también mi lugar, para trabajar juntos. Le dije que era partidaria de que la grieta desapareciera, que contara conmigo para lo que pudiese ayudar y quedamos en contacto a través de Cabandié. Nos abrazamos y le dije: ‘Que Dios lo bendiga’.  

Noticias: ¿Cómo surgió tu participación en el Consejo contra el Hambre?
Noble Herrera: Un mes y medio antes de las elecciones, Cabandié nos reunió en su oficina a Marina Méndez y a mí, nos contó del consejo y decidimos sumarnos al observatorio. Nos convocaron para las reuniones y así fuimos avanzando. Con ella también tenemos un proyecto vinculado a las Islas Malvinas.

Noticias: ¿Cuál va a ser tu aporte al Consejo contra el Hambre?
Noble Herrera: Hace unos días tuve una reunión con el ministro Daniel  Arroyo. Más allá de la concientización con artistas que conozco, le dije que quiero hacer trabajo de campo. Y se quedó asombrado. Quiero hablar con la gente, no a través de informes. 

Noticias: ¿Cuándo empiezan?
Noble Herrera: Arrancaríamos con los operativos en el conurbano a mediados de enero. Durarán tres días y después, en distintas provincias. Mi función ad honorem será esa. Y también le dije que iba a hablar con Adrián Suar, y ya lo hice, para que en las novelas se empiecen a incorporar personajes como una nutricionista o alguien que tenga la tarjeta de Argentina contra el Hambre. 

Noticias: ¿Aceptarías un cargo político?
Noble Herrera: Justamente el otro día, después de la reunión en el ministerio, me propusieron postularme en el futuro como legisladora de la Ciudad de Buenos Aires. Lo agradecí y dije que tengo que pensarlo.Para aceptarlo tendría que sentir que estoy preparada. No podría improvisar. 

Noticias: Tal vez esta participación es un ensayo para tu lanzamiento político.
Noble Herrera: Puede ser. Estoy recorriendo un camino y nunca sabés a dónde te lleva. A lo mejor termino teniendo algún cargo político.

Vanesa Noble Herrera

Noticias: En twitter Felipe hace publicaciones en las que rechaza a la clase política. Lo vas a tener que convencer de que no son tan malos.
Noble Herrera: Conociéndome tendría que confiar en que no voy a terminar contaminada de ninguna manera.
No sabe, no contesta. Es el viernes 27 de diciembre y, mientras se prepara para irse de vacaciones a Punta del Este, la pareja recibe a NOTICIAS en la histórica residencia de Martínez que Ernestina hizo construir hace tres décadas para vivir con sus hijos. Estuvo dos años deshabitada hasta que la pareja le compró su parte a Marcela con la intención de mudarse. Felipe no quiere participar de la nota aunque Vanesa se lo pide. Acepta hacer algunas fotos pero enseguida se pone nervioso, le tiembla la voz y se escapa. Está más cómodo del lado del fotógrafo, haciéndole bromas que enojan a su mujer. “Ella es la que habla. A mí no me gusta. Gracias que acepté que vengan a casa”, dice. Durante varias horas nos acompañará, hará que sus hijos no interrumpan la charla y sólo intervendrá en una ocasión para disentir con Vanesa. Cuando no se siente entrevistado, Felipe es afable y divertido. Hace picardías como un chico. Hay que saber esperar para conocerlo.

Mientras el fotógrafo le saca fotos  a su mujer junto a la piscina, él le pregunta a los gritos si puede contar una anécdota. Estamos en una barranca majestuosa que cae al río, con una arboleda centenaria. Felipe me cuenta que un día recorrió toda la casa y cada rincón de ese jardín buscando a su madre, pero que no la encontraba. Hasta que descubrió que Ernestina se había trepado a un árbol para hacerle una broma.

Recordarlo le ilumina la cara. Dice que le costaba lograr que dejara fuera de casa el rol de empresaria. Su madre sabía que conducir Clarín no estaba entre sus sueños. Que su pasión son los aviones. “Me llegó a decir que si tanto me gustaba podíamos intentar que yo tenga una línea aérea”, dice Felipe con una risita espasmódica y contagiosa. Se lo ve cómodo evocando esas historias del pasado. Pero quien impulsó la mudanza a esa mansión llena de recuerdos es su mujer. A Felipe le parece demasiado grande, no está seguro de que le guste vivir ahí. Con más de dos mil metros cuadrados, seis livings y un comedor para treinta personas decorados con valiosos cuadros y tapices, es un hogar diseñado para una intensa vida social. Se le han hecho refacciones de mantenimiento y algunos muebles todavía conservan la etiqueta del inventario que les impuso la división de bienes de la herencia. Incluso el escritorio que usaba Ernestina está tal como ella lo dejó. “A veces es difícil porque entrás a la casa y ella aparece en cada rincón –contará Vanesa- y muchas cosas no se han tocado por respeto a su memoria. Pero de a poquito le queremos poner a la casa algo de modernidad”. 

La hosquedad de Felipe es, tal vez, su modo de resistencia. Él habla por sus tuits, de antiperonismo explícito. Firmó la petición para que la justicia no evite el juicio oral y público a Cristina y retuitea a los usuarios anti K más furiosos. Mientras Vanesa subía a su Instagram una foto junto a Estela de Carlotto con espíritu navideño y texto antigrieta, él compartió el 23 de diciembre el meme del “rayo peronizador” sobre el efecto devastador del peronismo en los niños; y antes, la carta publicada por el periodista Osvaldo Bazán, muy crítica de las primeras medidas de gobierno. 

¿No vas a aflojar ahora que Vanesa se sumó al proyecto?, le pregunto. Felipe responde sin filtro: “Ni loooooco”.

Vanesa Noble Herrera

Vidas paralelas. Vanesa y Felipe festejan sus cumpleaños juntos. Nacieron con horas de diferencia. Ella el 18 de abril de 1976 y Felipe, según fue inscripto, el día anterior.
Vanesa es la cuarta hija de una familia del  barrio porteño de Belgrano. Padre arquitecto, madre asistente social que era prima segunda de Ramón Saadi, dato desapercibido públicamente porque cuando su padre (primo hermano de Leónidas Saadi) vino del Líbano, escribieron el apellido de forma distinta, con una sola A. 

Como la de su marido, la historia de Vanesa está signada por varios episodios de la represión ilegal de la última dictadura. “Cuando mi mamá me tuvo en la Clínica Los Andes –cuenta- supo que nació un bebé, le pusieron una mascarilla y no recuerda nada más. Durante el embarazo le habían dicho que éramos dos pero le entregaron a mí solamente. Con los años esa fue una clínica cuestionada por haber asistido a parturientas desaparecidas y aquel domingo de Pascuas en que nací había muchos uniformados. Mi madre vivió atormentada por la idea de que le pudieron haber robado un hijo. Hasta que llamó por teléfono a Abuelas y fue a dejar la muestra de ADN al hospital Durand. Así lo conoció a Juan Cabandié”.

Noticias: ¿Tu mamá tenía militancia en el peronismo?
Noble Herrera: No, no. Era peronista y siempre estuvo identificada con la ayuda social. Lo llevaba en la sangre y me transmitió esos valores, pero nunca militó. 

Noticias: ¿Tu tío desaparecido era su hermano?
Noble Herrera: Si. Yo tenía un mes cuando desapareció Américo. Estaba llegando a su casa y lo metieron en un auto. Nunca más se supo de él. Tenía un comercio, tampoco era militante. Tal vez estaba en la agenda de alguien, o a algún poderoso no le caería bien. Ese hermano fue el lamento constante de mi mamá.  

Mientras en el año 2000 Hilda Sadi se vinculaba con las abuelas intentando que aquel hijo imaginado la estuviera buscando, Vanesa lo conoció a Felipe. 

Noticias: Dijeron haberse conocido en un curso vivencial. ¿Qué era eso?
Noble Herrera: Los famosos Insight de Argentina Works, coaching ontológico. Terminaron siendo denunciados por Telenoche Investiga como una secta. Había un líder que te trataba de sacar trabas. Gritaba :¿Qué querés, que querés? para que salieran tus sentimientos. Estaba de moda. Éramos 120 personas, con nuestro nombre de pila estampado en la remera. Yo caí en el mismo grupo que Felipe de casualidad. Felipe ni hablaba, era súper tímido. Un día se retrasó y un compañero dijo ‘hoy el negrito no vino’. Me cayó mal porque yo también soy de tez mate y lo sufrí en la escuela. Así que me puse del lado de él. Sentí que lo tenía que proteger”. 

Se hicieron amigos. Y al tiempo la llamó al trabajo para preguntarle si lo había visto en el diario. “Decime que no es en policiales”, bromeó ella. “No. Mirá en Sociedad de Clarín”. Aparecía en una foto junto a su mamá y la hermana. “Él iba a casa como amigo y había contado que la mamá era periodista, que tenía una hermana y los dos eran adoptados. Pero al saber quién era dejé de llamarlo porque pensé que podía parecer una interesada”. Vanesa estaba de novia hacía siete años. Él se puso de novio con otra pero siguieron en  contacto. “En el 2001 –sigue el relato- cuando la detienen a Ernestina por la presunta adopción ilegal de los chicos, mi mamá le ofreció que venga a casa con la hermana. Y cuando salió en libertad hicieron un asado en esta misma casa,  al que invitaron a unos pocos amigos. Ahí conocí a mi suegra”.

Al tiempo cortaron con sus respectivos novios. Compartían mucho tiempo. “Como mejores amigos, casi hermanos, de esos con los que te peleas y te reís al mismo tiempo –dice- y decidimos probarnos como pareja. Pero antes atravesaron las dudas de su controvertido origen. “Nos preguntábamos si no seríamos hermanos. Nos comparábamos unas manchas en el brazo, los dientes, mirábamos fotos de cuando éramos chicos.”

Vanesa Noble Herrera

Noticias: ¿No compararon sus ADN?
Noble Herrera: No sé si se hizo. No creemos ser hermanos, pero lo pensamos.

Finalmente, tras cuatro años de noviazgo decidieron casarse en 2009. Cuando se lo dijeron a Ernestina los mandó a hablar con Magnetto, quien debía dar la aprobación. Como suele pasar en la realeza, les dijo que harían falta unos seis meses para analizar a la novia y avanzar con unos papeles. “Me apura el reloj biológico”, le respondió Vanesa. Y hubo boda en diciembre.

Cuando al año siguiente murió Néstor Kirchner, la recién casada le envió el pésame a Cristina a través de Cabandié. Hilda Sadi lo llamaba siempre para ver si tenía alguna novedad sobre su caso y los unía un vínculo afectuoso “Yo deseaba conocer a Cristina –cuenta- porque siempre me gustó como oradora, su fortaleza, su forma de ser, a pesar de algunas diferencias porque lógicamente me sentía afectada”.  

La Presidenta iba a recibir a Vanesa y a su madre en Olivos pero Mora, su hijita de pocos meses, levantó algo de fiebre y le dio excusa para anular la visita. Dice que por aquellos días se sentía partida al medio: “Felipe conocía mi ideología, y que aunque no compartía la persecución que sufría, deseaba que se encontrara  la verdad y si era hijo de desaparecidos lo supiéramos. Lo sentía como abogada, como peronista y persona que tenía un familiar desaparecido y la sospecha de que a mi madre le pudieron haber robado un bebé los militares. Pero por el otro lado lo tenía a él. Se me dividía el corazón. Yo estaba en el medio de esa grieta”.

En el 2011 el enfrentamiento entre el Gobierno y el Grupo Clarín estaba en su momento más severo y la causa contra Ernestina por la presunta apropiación de sus hijos iniciada en el 2001 por Estela de Carlotto se aceleró. “Felipe estaba anímicamente muy mal. Estuvo tan desesperado que me dijo que si no existiera Mora no sabía si seguiría con su vida. Ahí empezamos a acompañarlo con mi familia para no llevarle problemas a Ernestina que estaba muy mayor. Le dije a Cabandié que quería que lo conociera para entender lo que estaba pasando. 

Noticias: ¿Cómo fue ese primer encuentro entre Felipe y Cabandié?
Noble Herrera: Nos reunimos en Belgrano,  en un restaurante de Amenábar y Virrey del Pino. Fuimos también con mi hermano Leonardo. Le explicamos que ellos eran testigos de causa y no se los estaba cuidando, que eran seres humanos que estaban sufriendo y él se lo debe haber transmitido a Cristina porque desde entonces las aguas se calmaron un poco.  

Noticias: ¿Pero cómo fue el diálogo entre ellos?
Noble Herrera: Al principio fue raro, no sabían de qué hablar. De futbol, Juan es de Boca y Felipe de River (se ríe). El dialogo se fue llevando. 
En ese momento de la entrevista, Felipe pasa por donde estamos conversando. Quiero que me cuente cómo es su relación con Cabandié ahora, pero hace un gesto de cerrarse la boca para responder que no va a hablar.  Vanesa salva la situación: “Cuando sale del rol político Juan es muy sensible, se genera mucha empatía. En La Cámpora estaba muy con la camiseta puesta y dice que maduró porque ese fanatismo no llevaba a nada”.

Noticias: ¿Se hicieron amigos?
Noble Herrera: Ellos hablan de fútbol o de política y tratan de llegar a un término medio. Los encuentros son positivos, se nota que hay cariño y respeto.

Noticias: Felipe no quería comprometer a su madre investigando su origen. Ahora que ya no está, ¿reanudará la búsqueda de su identidad?
Noble Herrera: Sí, es algo que tiene en mente. Cree que las abuelas hicieron su trabajo y como no encontraron compatibilidad me pregunta ¿Y ahora quién me ayuda?

Vanesa Herrera Noble

Noticias: ¿Es cierto que hace unos días Felipe participó de un almuerzo con Cabandié y Estela de Carlotto?
Noble Herrera: Hubo una reunión con muy pocas personas pero no puedo contar más. La idea de él es seguir la investigación. Cuando quiera irá a la  Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) a dejar una nueva muestra de sangre, para mayor seguridad.

Noticias: ¿Creés que quiere realmente?
Noble Herrera: En el fondo él quiere saber, no solo por él, a veces le digo: ‘vos podes querer o no, pero es posible que tus hijos lo necesiten.(N de la R: además de Mora (9), tienen a León (4) La mayor ya hace preguntas. Quiénes son sus verdaderos padres, qué es lo que él sabía.

Noticias: En el 2003, Ernestina publicó una carta en la que abre la posibilidad de que sus hijos adoptivos provinieran de la represión ilegal. ¿No les dio más detalles en privado, antes de morir con más de 90 años, sobre cómo llegaron a su vida?
Noble Herrera: Tengo entendido que no. Desde muy chicos les dijo que eran adoptados pero nunca supe que les haya contado algo más. Sólo les dijo que, si querían, se sacaran la duda. 

Noticias: ¿Nunca te llegaste a encontrar con Cristina? ¿En el búnker electoral no la viste?
Noble Herrera: No, pero a través de Cabandié me hizo llegar su libro dedicado. Fue muy emocionante para mí. Estará el que lo entienda y el que no. Pero a mí me hizo bien.

Noticias: ¿Crees que Cristina te aceptará mientras Felipe la combate en las redes sociales?
Noble Herrera: Ella es una mujer muy inteligente y puede separar. Debe interpretar lo que dice Felipe por lo que ha sufrido, hay que estar en sus zapatos. Y debe entender lo que yo siento desde mi lugar. Es más, sería magnífico que se conocieran y creo que ahí se terminarían las críticas de  Felipe y lo que pueda llegar a pensar Cristina de él, si es que tiene tiempo de pensar en él.

Noticias: Felipe siempre dijo que está esperando que le pidan perdón. ¿Alguien le pidió perdón? ¿Le pidió perdón Estela de Carlotto cuando se encontraron?
Noble Herrera: De alguna manera ese perdón de Estela para con Felipe existió.

Noticias: ¿Qué quiere decir “de alguna manera”?¿ lo hizo o no lo hizo?
Noble Herrera: Sí, hubo una disculpa explicando lo que pasó. Y se pudieron aclarar algunas cosas como que de parte de Abuelas nunca quisieron lastimarlos.

Noticias: ¿Te tenés fe para achicar la grieta desde casa?
Noble Herrera: Me va a costar mucho pero voy a dar todo lo mejor. Siento las ganas de que se vaya sanando la grieta. Pero es muy difícil en nuestra sociedad. 

Noticias: Dijiste que, por parte del Gobierno,  percibís voluntad de cerrar la grieta y que esperás la misma actitud del Grupo. Pero hace unos días se utilizó la web del Senado para desmentir una información de Clarín sobre gastos en custodia de Cristina en su viaje a Cuba, con un texto que acusaba al diario de actuar “con la mala fe y las mentiras de siempre”. ¿Hablaste de esto con gente del gobierno?
Noble Herrera: No, no. Creo que todavía hay mucho rencor de ambos lados. Y habría que limar eso.

Noticias: El Senado es el territorio de Cristina. No lo tiene muy limado…
Noble Herrera: Es una pena.

Por primera vez, Felipe interviene en la conversación: “Yo opino que no se debería usar la página para eso”, dice, y se va.

Noticias: Pero a la vez por esos días Alberto Fernández almorzó con los empresarios nucleados en AEA y públicamente le expresó a Magnetto su deseo de terminar con las peleas…
Noble Herrera: Sí. No sabemos de qué se habló, pero vimos en alguna foto que había sonrisas.

Vanesa Noble Herrera

El futuro. El patrimonio que comparten Marcela y Felipe Noble Herrera está calculado en 800 millones de dólares. Juntos podrían retener el control del Grupo. Con lo poco que le atrae el poder, Felipe fantaseó alguna vez con vender su parte y ser libre. Pero visitó a su madre en el cementerio y tuvo una epifanía. Sintió que debía continuar con su legado. 

Noticias: ¿Sería liberador para vos que vendiera su parte?
Noble Herrera: No sé si lo sería. Porque sentiría que él como hijo y yo como nuera la defraudamos a Ernestina y todo lo que hizo. No me lo perdonaría.

Noticias: ¿Entonces van a pelear un espacio de decisión? ¿De qué manera van a ejercer ese liderazgo?
Noble Herrera: Felipe está trabajando en eso. Su lugar lo tiene.

Noticias: ¿De qué forma participa?
Noble Herrera: Va a las oficinas, no todos los días pero va, asiste a las reuniones de directorio. Y se está preparando para que en un tiempo pueda participar con capacidad y conocimientos.

Noticias: ¿Cómo se prepara?
Noble Herrera: Son reuniones con distintos profesionales, asesores, tanto de adentro como de afuera del Grupo, porque son necesarios los asesores externos para tener la biblioteca entera y no sólo la mitad. Su lugar Felipe ya lo tiene, pero tarde o temprano lo va a tener que ocupar en el cien por ciento. Los socios son personas mayores. Y si bien uno más joven puede partir antes que el mayor, hay lugares que por la naturaleza van a tener que ocupar los hijos o los apoderados que ellos designen.

Noticias: Considerando su bajísimo perfil, ¿actuarías como apoderada de Felipe?
Noble Herrera: Yo ya soy apoderada de Felipe. Tengo un poder general y si, llegado el momento, él me lo pide, podría pensarlo. Siempre para colaborar con la empresa y principalmente con mi familia. Igualmente por ahora él  confía en lo que deciden sus socios y descansa en esas decisiones. Y llegará el momento en que, estando capacitado, podrá estar de acuerdo o no. 

Noticias: ¿Sabés qué impacto tuvo entre los socios tu sinceramiento ideológico?
Noble Herrera: No, no lo hemos hablado. Pero sé que en la redacción cayó muy bien. No esperaban que la mujer de Felipe fuera peronista. Antes iba a reuniones al diario y me miraban raro pero ahora percibo cierta complicidad con los trabajadores; me sonríen con aprobación, aunque en general siempre tuve buen vínculo. Cuando ha habido problemas por despidos nos contactaban para ayudarlos a resolver. Me he reunido con delegados gremiales y yo le llevé una carta a Magnetto de su parte para que supiera lo que les estaba pasando a los trabajadores. Ernestina conocía a cada uno. 

Magnetto y Alberto Fernández

Noticias: ¿Sos una especie de Erneestina 2.0?
Noble Herrera: Magnetto le dijo a Felipe que tengo el carácter y la forma de ser de Ernestina. Me puedo reconocer en la fortaleza, la perseverancia. Tal vez está mal que hable de mí, pero me identifico en no darnos por vencidas nunca.Pero sé que Ernestina fue única. A mí me gustaría tomarla de ejemplo, como a mi madre y a Evita, pero poder ser Vanesa. A veces Felipe me dice ‘te pareces mucho a mi mamá. Y le respondo que todo bien, pero soy la esposa, no la mamá.  

En el espejo. Vanesa atraviesa esa sucesión simbólica que no parece interesada a ejercer la hija de Ernestina. Quiere vivir en la casa que moldeó su suegra y adoptó el apellido Noble Herrera, aunque el segundo sea el de soltera de Ernestina. 

Noticias: Me produce mucha curiosidad tu fascinación por Cristina en el mismo momento en que le abría varios frentes judiciales a tu familia. ¿Será que después de padecer al Grupo como contás, Cristina vino a castigarlos como vos no podías?
Noble Herrera: (abre bien los ojos, asiente con la cabeza). Jajajaja, qué buena reflexión.

Galería de imágenes

Alejandra Daiha

Alejandra Daiha

Editora Ejecutiva y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario