jueves, noviembre 14, 2019

MUNDO | 17-10-2019 11:41

Ofensiva contra Siria: el peligro turco

La retirada de Trump le abre la puerta a Erdogan para avanzar sobre los kurdos.

Los kurdos fueron traicionados muchas veces y ahora están por serlo una vez más. El Tratado de Sevres les reconoció su lucha contra el ejército otomano en la Primera Guerra Mundial, pero la concesión de un Kurdistán independiente fue anulada poco después, en el Tratado de Lausana.

Bush padre los exhortó a levantarse contra Saddam Hussein, pero cuando lo hicieron y el dictador sunita respondió aniquilándolos con armas químicas, Washington miraba para otro lado.

Ahora es Trump el que paga con una traición la valerosa lucha de los kurdos contra ISIS en el norte de Siria. Tan cuestionable es que Estados Unidos abandone a quienes fueron sus aliados en la guerra contra el Califato yihadista, que la ola de indignación sacude incluso al Partido Republicano, justo cuando el presidente necesita que sus senadores lo salven en el juicio político que avanza contra él.

(Te puede interesar: Juicio político a Donald Trump : jueces o cómplices)

Esa es la única razón por la que podría revertir la decisión de retirar a los marines de Siria, dando vía libre a una ofensiva de Turquía en el Este del Éufrates.

A Trump no parece importarle que el presidente turco, Tayyip Erdogan, quiera aplastar a los peshmergas. Quizá ni se planteó que, si el ejército turco vence, es probable que luego ejecute una limpieza étnica. Su plan de instalar allí a millones de refugiados árabes-sirios sería funcional al plan de alejar de la frontera de Turquía a todos los kurdos.

Antecedente. El feroz desprecio de Erdogan quedó expuesto en 2014, cuando Kobane fue sitiada por ISIS. Los tanques turcos se alinearon en la frontera, junto a la cual se encuentra la ciudad kurda, pero no para defender a la población que estaba en riesgo de ser aniquilada, sino para impedir el ingreso a Turquía de quienes huyeran intentando sobrevivir.

Esta vez será el ejército turco el que se lance sobre los kurdos. Ankara los acusa de tener vínculos con el PKK, la violenta organización separatista que lideró Abdullah Öcalán hasta que lo recluyeron en una isla del Mar de Mármara. Pero la posible limpieza étnica quizá tenga más que ver con las virtudes de esa confederación kurda que rige de hecho al este del Éufrates, aunando los cantones de Jazira, Kobane y Afrin.

(Te puede interesar: Un regalo para Putin: Estados Unidos abandona Siria)

Allí hay más democracia que en los países árabes. Ese proto-estado al que llaman Rojava también es modelo de tolerancia étnica por la asimilación de minorías como los asirios, siríacos, jazidíes y armenios.

Otra virtud es la igualdad de género y los roles protagónicos que las mujeres kurdas cumplen tanto en la vida política y social, como en las estructuras militares y los campos de batalla. Para el presidente islamista turco y para muchos regímenes de Oriente Medio, esos atributos resultan malos ejemplos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Claudio Fantini

Claudio Fantini

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario